Deporte

Morata desespera a La Cartuja

Un fallo clamoroso en la primera mitad acabó con la poca paciencia de la grada hacia él. Se fue con una sonora pitada y la gente se volcó con Gerard Moreno

En un partido amable, en el estreno de España en la Eurocopa se habría hablado de Pedri, titularísimo en esta selección aún por concretar y batiendo récords de precocidad al mismo ritmo que en su explosión en el Barça. El canario, a sus 18 años y 201 días, se convirtió en el jugador español más joven en debutar en una fase final, y en el cuarto jugador más joven en hacerlo en una Eurocopa. Pero no se hablará más de lo cuenta sobre eso porque el partido fue áspero y apenas se supo en La Cartuja del más joven de la selección. Toca hablar, una vez más, de los problemas de España para romper este tipo de partidos. Morata, siempre él, volvió a convertirse en el centro de atención por un disparo clarísimo que se le escapó fuera que provocó una inesperada ola reactiva contra su persona y su posición en el once. Muy a su pesar, la afición de España la ha tomado con él y le considera el culpable de todos los males del equipo.

El puesto de ‘nueve’ sigue siendo uno de los grandes debates de la selección, más en un equipo donde en demasiadas ocasiones los goles hay que sacarlos con tenazas. En ese contexto fue titular Morata en el arranque eurocopero de España, escogido por un Luis Enrique que relegó al banquillo a Gerard Moreno, máximo anotador español del curso y aterrizado en la concentración de Las Rozas tras un apabullante final de temporada coronado por la Europa League. Las decisiones de un entrenador son tan propias que solo se pueden juzgar en función de sus resultados. Morata gusta a Luis Enrique porque le ofrece un trabajo oscuro y combativo que el asturiano considera imprescindible para iniciar con éxito la presión que exige a todos sus jugadores. Morata lucha, persigue y se pelea con los defensas, y aún así tiene fuerzas para estar atento y colocarse en las jugadas de ataque. Así lo hizo en esa clamorosa oportunidad que se fue al limbo, casi cuando se daba carpetazo a la primera mitad. Un pase de Jordi Alba desde la izquierda y un error en el control de Danielson dejaron franca la pelota a Morata en la frontal del área. Se preparó el cuero con comodidad y buscó el hueco pegado al poste izquierdo de Olsen, pero el guardameta sueco tapó lo justo y necesario para que Morata esquinara en exceso. El rumor en la grada devolvió a todos a aquella última jugada en el Wanda ante Portugal, cuando el delantero estrelló la pelota en el larguero después de una inmensa cabalgada hacia la portería. La siguiente jugada demostró que la afición no va a tener ninguna paciencia con su delantero. Morata entró en uno de sus habituales fueras de juego, objeto de memes en las redes, y empezaron a sonar los pitos.

Mínima reacción a favor

Morata tuvo también la primera de la segunda mitad, un disparo raso que se fue desviado y que volvió a desatar un coro de silbidos respondido, esta vez, con aplausos y gritos a favor del delantero. El único consuelo para el atacante de la Juventus, si es que lo hay, es que los pitos se fueron extendiendo al resto del equipo a medida que empeoraba el juego y Suecia aprovechaba el desconcierto. Su sufrimiento no acabó en el minuto 66, cuando fue sustituido bajo la absoluta desaprobación de La Cartuja y el único aplauso de Luis Enrique. La entrada al campo de Gerard un poco después fue recibida con euforia por la grada. Morata, entonces, recibía cariños de sus compañeros en el banquillo, pero está por ver hasta qué punto le pasa factura todo esto.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class