Deporte

La visita más ‘tranquila’ del Madrid a Pamplona

Miguel Ángel Lara

La visita a Pamplona es, desde los años 80, una de las más calientes en el calendario del Madrid. Es cierto que ya nada tiene que ver con aquellos años en los que a Buyo le caía de todo o en los que un cochinillo ‘saltó’ al césped ‘vestido’ con el 7 del Madrid. Pero la hostilidad con la que se recibe al Madrid en la casa de Osasuna es siempre de alto voltaje, quizá el más elevado en toda España.

La del sábado será la primera visita de los blancos al renovado Sadar, al estadio del muro rojillo. Y será, a causa de la pandemia, la más tranquila de los blancos al feudo navarro. La preocupación para los dos equipos está en el cielo, en la previsión de nieve que hay en la capital navarra para el sábado y un termómetro que se espera esté por debajo de cero a la hora del partido (21.00).

No habrá gente en al grada, pero no será la primera vez que Osasuna y Madrid jueguen a puerta cerrada. Ahora será el partido completo, pero el 3 de mayo de 1989 lo hicieron durante 45 minutos. El Comité de Competición clausuró con tres partidos el campo de El Sadar por los incidentes que obligaron a suspender el partido en el minuto 43 con 1-0 para los rojillos. “Por los ininterrumpidos lanzamientos de objetos al terreno de juego”, escribió en el acta Socorro González, el árbitro. Un petardo cayó al lado de Buyo poco después de que el meta del Madrid se quejara de haber sido alcanzado por un objeto.

Se decidió que lo que quedaba de partido se jugara en Zaragoza el 8 de marzo. Pero el Madrid, que reclamó la victoria, alegó que la fecha era imposible porque chocaba con sus intereses en la Copa de Europa y su partidos de cuartos ante el PSV (1 y 15 de marzo). Se aplazó al 3 de mayo. Hugo Sánchez, a falta de cuatro minutos, neutralizó el gol de Pizo Gómez en Pamplona. En la grada solo había un puñado de directivos de Osasuna y de la Federación Navarra.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class