Deporte

Javier Clemente: «Vi la lista de Luis Enrique y al cuarto nombre dejé de leer»

Javier Clemente. Tienda EL CORREO. Bilbao.

El vasco espera una Eurocopa difícil para España: «Juegan bien y son jovencitos, aunque les falta experiencia»

La llamada de ABC sorprende a Javier Clemente ultimando los detalles para viajar a Trípoli, Libia. Hace apenas unos días que se ha conocido el interés de la Federación de aquel país por rescatarle como seleccionador y tiene cita con ellos para cerrar el contrato. «No estaban contentos con el anterior entrenador y se ve que les urge, porque el 19 de junio debutan en la Copa Árabe. Parece que algunos jugadores han pedido que vuelva».

Clemente ya dirigió a ‘los caballeros del Mediterráneo’ entre 2014 y 2016 y ni la distancia ni los 71 años ya cumplidos parecen asustarle para iniciar esta enésima aventura. Reconoce que si no entrena se aburre, pese a que aún mantenía un vínculo con

el banquillo dirigiendo a la selección vasca. «Eso es para los que estamos aquí, pero no es un puesto con contrato», se disculpa. «Hasta ahora lo llevaba yo, pero si me ofrecen un puesto profesional lo primero es lo mío. Se lo darán a otro, imagino». Entre tanto ajetreo, aún saca tiempo para analizar lo que ha dado de sí la temporada recién terminada y el inminente próximo reto de la selección española. Lo hace libre de ataduras y con su mordacidad habitual, la misma que le ha acompañado en 45 años de andadura como entrenador. Siempre en el ojo del huracán.

¿Qué le parece la lista de Luis Enrique para la Eurocopa?

No la he leído. Solo los titulares que habéis publicado en los periódicos, que no va Sergio Ramos, que no va nadie del Real Madrid y poco más.

¿De verdad?

Sinceramente, no creo que haya pasado de la primera fila. Al cuarto o quinto nombre dejé de leer. Lo que haga Luis Enrique me parece bien. Tiene todo mi apoyo porque el equipo le tiene que gustar a él y encima me cae estupendamente. Lleva a los jugadores que cree que van a hacer lo que él necesita y yo no me meto. Yo he sido seleccionador y no entiendo otra cosa que no sea llevar a los que te gustan.

Se pone en su piel…

Hay que respetar a los entrenadores, que son los que llevan el trabajo, los que piensan en el equipo durante meses y los que conocen a los rivales. A mí me preguntas qué equipo lleva Suecia y no tengo ni idea. Ni les he visto, porque no tengo ningún interés. Lo mismo me pasa con Italia o cualquier otro que vaya. Eso lo sabe Luis Enrique, que para eso es su trabajo. Yo ahora puedo hablar de los partidos de Libia, que es lo que me interesa en este momento.

Usted también vivió esa presión por no contar con los jugadores del Real Madrid.

Sí, pero a mí me resbalaban las críticas. Yo me habré equivocado muchas veces, pero lo he hecho con cosas en las que creía. El entrenador que se equivoca por cambiar de idea según lo que dicen los demás… Mejor que se dedique a otra cosa. Si vas a hacer caso a lo que opinan quinientos tíos, mal vas. Mire la lista de la Eurocopa. En cada periódico cambiaríais a dos o tres jugadores. Y eso solo los periodistas, no hablo ya de los aficionados. Pero entonces, ¿qué hacemos? ¿Se lleva Luis Enrique a 64 futbolistas? Cada uno tiene que comer y beber lo que a él le gusta, no lo que yo le diga.

Aún le recuerdan lo suyo con la Quinta del Buitre.

Sí, pero se equivocan los que dicen que yo dejé de llevarles. Al único que no convoqué es a Sanchís y he reconocido muchas veces que era un jugador con nivel para estar en la selección. Era muy bueno, pero yo buscaba centrales con otro estilo. A Míchel le llevé al principio y dejé de llamarle por su rendimiento fuera de casa. Entendí que no podía convocar a unos para los partidos en casa y a otros para los de fuera. Necesitaba que se trabajara igual en todos los partidos. Y luego quedaba Butragueño. Pero a Emilio se lo expliqué un día y tuvo un comportamiento exquisito. Estuvo educado y amable y no puso ningún problema. Jugando al ataque era el mejor que teníamos, pero a la contra, que es lo que buscábamos nosotros, no nos valía. En el Madrid, dominando noventa minutos, era el rey de España, el mejor delantero.

Y los nombres que llegó a leer de la convocatoria, ¿le gustan?

Son jovencitos y juegan bien. Lo que te ofrece la juventud es generosidad y vistosidad, pero igual les falta experiencia de competición. En las fases finales hay que ser muy fuerte, tener entrega, choque y listeza. Están preparados, pero fácil no va a ser. Este equipo mejorará en las próximas fases finales. Influirá también cómo lleguen. El calendario ha sido matador y los jugadores están muy castigados. Estos campeonatos son de resultados muy cortos y con muchos condicionantes. Un mal día pesa mucho y hay cosas que quedan fuera de tus manos. Fíjese nosotros en el Mundial de Francia. Nos fuimos a casa en la primera fase con cuatro puntos porque Nigeria decidió salir con los suplentes en el último partido.

¿Qué sensación le deja lo ocurrido con San Mamés?

Es una risotada de la Federación. Y también como país. Una charlotada. Es lo mismo que permitir público en el último partido de la Liga, que es una ocurrencia de Tebas. Una vergüenza total. Yo ahora tengo muchos años, pero desde que era joven siempre se ha dicho que España era una chirigotada. ¿Qué va a pasar si de repente en Sevilla, por meter público en La Cartuja, hay un contagio grande en la ciudad? Aquí se habla mucho de la salud, pero al final importa poco. Importan más otras cosas.

¿Se pierde una ocasión única?

La Eurocopa va a Bilbao, en primer lugar, porque el Athletic es un club histórico y por el estadio nuevo que se hace. Lo solicita toda la ciudadanía cuando Villar era presidente de la Federación. Era una oportunidad estupenda para que viniera la selección española a Bilbao. Eso lo apoyábamos toda la gente del fútbol y también los políticos de aquí. Yo incluso pedí que España viniera a jugar un amistoso con el País Vasco, aunque me dijeron que no porque no había fechas. Era un gesto de acercamiento. Pero luego vino Rubiales e hizo todo lo que pudo para quitar de en medio a Villar. Eso es muy español también. Buscar pegas al contrario para ocupar su puesto.

Al final, gana Sevilla.

En el último año Rubiales ha perdido el culo por llevar a la selección a Sevilla porque hay un contrato económico de por medio. Es Rubiales quien se ha intentado cargar a Bilbao y alguien tendrá que pagar todo lo que se ha gastado esta ciudad. Cuando yo era seleccionador íbamos a jugar siempre a Sevilla. Fui yo el que me planté y dije que eso no podía ser. Es verdad que cuando el partido era importante el público de Sevilla era extraordinario, pero jugábamos tanto allí y nos tenían tan vistos que cuando venían Luxemburgo o Lituania no iba nadie. La selección es de todas las ciudades de España y todos los niños quieren ver a sus jugadores favoritos. Los de Vigo, los de Oviedo y los de Bilbao. Ya digo que es un tema económico, no de salud.

Pero chirría un poco que el resto de ciudades sede, excepto Dublín, no hayan puesto ninguna pega a recibir aficionados.

Yo no sé cómo están Ámsterdam o Copenhague. Igual ellos están mejor que nosotros y tienen gente entrando ya en sus estadios. Pero aquí hay sitios que los han metido y en otros no porque España es un país de pandereta. Es así. Hay que tocar la pandereta, porque si no, no vamos a la fiesta. Y si mueren treinta, pues que mueran. El País Vasco se ha mantenido serio en este asunto, y eso que estamos igual de necesitados de público y de turismo que cualquiera. Nos lo han quitado porque fuimos sensatos y no aceptamos sus exigencias.

¿No se podían ofrecer las mismas garantías que el resto?

Yo lo que digo es que la Eurocopa está a la vuelta de la esquina, y para el 13 de junio vamos a estar igual en Bilbao y en Sevilla. El virus sigue estando. ¿Allí han corrido ese riesgo por cuestiones económicas? Pues nada, está bien. Ojalá no ocurra ningún contagio y el Europeo sea un acontecimiento.

Qué me dice de las dos finales perdidas por el Athletic.

Un disgusto. Dentro de que yo no me llevo berrinches por cosas que sucedan en el fútbol. Hubiera sido muy importante ganar una Copa por el tipo de equipo que somos y por la afición tan fiel que hay. Los jóvenes necesitan ver un triunfo para sentirse partícipes de lo que es el Athletic. Perder contra el Barça se puede entender, porque es un rival muy poderoso. Pero contra la Real se jugó muy mal. No entiendo que no se tirara a gol en todo el partido.

¿Y el título de Liga del Atlético?

Es un justísimo campeón, sobre todo por la primera vuelta que hizo. Luego tuvo la misma mala racha de todos los equipos, pero supo corregir en las últimas jornadas y gracias a ese buen final y al remanente de puntos aguantó. Me alegro mucho porque estuve allí, por Emilio Cruz, que fue mi segundo durante esa etapa y es fanático del equipo, y por Miguel Ángel Gil.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class