Deporte

El sueño del doblete sigue vivo

Spread the love

El Real Madrid firma otro ejercicio de supervivencia y se coloca a siete partidos de un doblete que ya nadie se atreve a calificar de imposible

No es un resultado para echar las campanas al vuelo. Es más, el que parte con ventaja en Stamford Bridge es el Chelsea. Pero el Real Madrid está vivo y no hay nadie que se atreva a apostar algo que no sea simbólico a que los de Zidane no estarán el 29 de mayo en la final de Estambul.

El Madrid volvió a firmar un ejercicio de supervivencia, algo en lo que este equipo ha demostrado ser un especialista, un ejemplo de cómo escapar de situaciones límites. En una temporada en las se ha visto contra las cuerdas desde nada más empezar y en la que se vio al borde del abismo tras los dos primeros partidos de la Champions, el Madrid se ve a siete partidos de un doblete que allá por noviembre cotizaba con dígitos de fortuna.

El 1-1 ante el Chelsea prolonga la racha del Madrid a 17 sin perder. En Londres le tocará arriesgar para meterse en la final, pero la situación nada tiene que ver con la derrota con la que viajó la pasada temporada a la casa del City.

A esos dos títulos, los más grandes de la temporada, el Madrid es capaz de mirar después de unos meses en los que las bajas han convertido el vestuario de Zidane en una colección de partes de baja que ha tocado a piezas esenciales en los planes del francés.

Con las reservas al mínimo, el Madrid fue capaz de sobrevivir a la exuberancia física mostrada por el Chelsea. Con la lengua fuera, los blancos conservaron el 1-1 y llegar a la capital inglesa con la sensación de que los de Tuchel pueden lamentar no haberlos pasado a fuego después de esa primera media hora en la que el partido solo habló en inglés.

Para la batalla de vuelta, Zidane espera recuperar efectivos. Hay dos que pueden ser muy importantes para equilibrar ese poder físico que mostró el Chelsea en Valdebebas. Son los casos de Mendy y Valverde. Sergio Ramos trabaja para ese partido y ese es un punto de valor moral, aunque el rendimiento de Nacho y Militao ha rebajado de manera impensable el miedo por la ausencia del capitán.

Y queda Eden Hazard. El belga regresa a la que fue su casa entre 2012 y 2018. Por medio solo tiene el partido ante Osasuna para coger el punto de forma que le pueda dar la oportunidad de devolver al Madrid de una sola vez todo lo que se lleva esperando de él hace ya casi dos años.

Para eso queda una semana. El sábado, ante el equipo de Jagoba Arrasate, el Madrid buscará seguir vivo en LaLiga. Y, a la vez, mantener vivo el sueño de un doblete que ya nadie se atreve a vestir de imposible.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class