Deporte

El salto definitivo del PSG a por la Champions

PSG celebran en el vestuario el pase a semifinales de la Champions
PSG celebran en el vestuario el pase a semifinales de la Champions
Spread the love

MIGUEL ÁNGEL GARCÍA – MARCA

La final de Champions del curso pasado y alcanzar de nuevo las semifinales eliminando a Barça y Bayern le convierten, por fin, en uno de los fijos entre los grandes

EPSG dio un salto cualitativo en la pasada edición de la Champions. Después de muchos intentos, logró llegar a semifinales por primera vez desde 1995. Luego alcanzaría, por fin, la ansiada final. Le faltó el escalón definitivo, el de la gloria. Pero algo cambió en el club parisino. El gen ganador entró en sus venas.

No obstante, todo eso tenía que confirmarlo esta temporada. Porque no hay que olvidar que la edición de la temporada pasada fue muy extraña por la pandemia y el PSG entró en la final jugando dos eliminatorias a un partido, sin público y en campo neutral. Esta campaña seguimos sin público, pero si se juega a dos partidos, lo que le añade mayor dificultad.

Le tocó el Barcelona, con el que tenía cuentas pendientes. Y le ganó bien ganado. Y en cuartos se topó con el Bayern, con el que también tenía cuentas que resolver. Y lo ha logrado. Ahora ha vuelto a semifinales por segundo año consecutivo.

Dos figuras mundiales

Mucha ‘culpa’ de dónde está el PSG ahora tiene que ver con sus dos estrellas. Sobre ellas gira todo. Neymar y Mbappé inspiran confianza en el equipo y, al mismo tiempo, le transmiten miedo (o respeto) a los contrarios. Sobre sus hombros recaen la responsabilidad y está asumiéndola con garantías.

El galo lleva ocho goles en Champions y cinco han servido para cargarse a Barça y Bayern. Ya no se le puede achacar que no aparece en partidos importantes. Neymar, con seis tantos, y con un juego de desborde superlativo, está rayando cada vez a un nivel más alto. No hay otro equipo con dos delanteros tan desequilibrantes en estos momentos.

Un equipo

El PSG ha pasado de ser un bloque plagado de estrellas que muchas veces no se entendían a un equipo sólido. Es paradójico que ahora cueste identificar a algunos de los que acompañan sobre el campo a los dos ‘bichos’. Siguen teniendo escuderos de lujo, como Verratti, Herrera o Di María. Pero también es cierto que cuenta con otros con menos nombre que, sin hacer mucho ruido, están conformando un equipo. Los Diallo, Gueye o Paredes.

Mucho tiene que ver también sus técnicos. Primero Tuchel (ahora en el Chelsea) y ahora Pochettino, han ido moldeando el equipo para darle equilibrio. Y hacerles competir más allá de las fronteras francesas. Quién sabe si ambos técnicos se verán en la final. De momento ambos están en la ronda a cuatro.

La experiencia

“Tenía confianza en nuestro equipo, que ha crecido y tiene mucha experiencia”, dijo Al-Khelaifi tras eliminar al Bayern. Él sabe bien lo que le ha costado al club llegar y mantenerse lejos en la Champions. Muchos sinsabores, disgustos y hasta humillaciones mientras se gastaba cientos de millones de euros. Grandes plantillas que no terminaban de dar un salto que ya ha llegado. La experiencia es un grado, y parte de su éxito en la eliminatoria ante el Bayern tiene que ver con haber aprendido de los errores.

Un cerrojo

En Champions es tan importante es el marcar como el no recibir y de lo segundo se están encargando Keylor Navas. El PSG ha conseguido tener un portero de garantías que también ha podido transmitir esa experiencia que faltaba y esa mentalidad ganadora. Porque Keylor es el portero de las tres Champions consecutivas. Y más aún. El portero que no sabe lo que es caer eliminado en una ronda del K.O. Porque en 2015 y 2019 era suplente de Casillas y Courtois y el año pasado no ganó, pero llegó a la final.

El tico aparece siempre en los días importantes. En Múnich evitó el marcador hubiera sido muy distinto. Su rendimiento está fuera de toda duda, sobre todo esta temporada, donde es uno de los porteros de Europa que más y mejor para. Los datos no engañan. Desde la portería se empieza a edificar un equipo ganador.

El largo proyecto de Nasser Al-Khelaifi, que comenzó allá por 2011 con el fichaje de Pastore, empieza a ser todo lo sólido que quería su presidente y tiene ya todos los mimbres para instalarse definitivamente en la mesa de los grandes a la espera de servirse la copa que le falta.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class