Deporte

Despedido un director de la ceremonia de inauguración de Tokio por bromear sobre el Holocausto

A solo un día de la apertura, un nuevo escándalo se cobra la cabeza del humorista Kentaro Kobayashi justo después de dimitir el compositor de la gala por su pasado acosador

A solo un día de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio, parecía que ya no daba tiempo a ningún escándalo más después de los muchos que ha habido hasta ahora. Pero, quizás por ese espíritu de superación que caracteriza a este evento, ha habido margen para otra polémica. Según informa la agencia de noticias Kyodo, este jueves ha sido despedido uno de los directores artísticos de las ceremonias de inauguración y clausura, Kentaro Kobayashi, por unas bromas sobre el Holocausto judío que hizo durante sus años como humorista.

Así lo muestra un vídeo de 1998 que ha surgido en las últimas horas y pertenece a su época como miembro del grupo cómico ‘Rahmens’. A tenor de los medios nipones, en su actuación se toma a risa el exterminio de los judíos a manos de los nazis haciendo un chiste sobre el «juego del Holocausto». Una broma antisemita que ha sido duramente criticada por el Centro Simon Wiesenthal en defensa de los derechos de los judíos. «Ninguna persona, sin importar lo creativa que sea, tiene derecho a burlarse de las víctimas del genocidio nazi. El régimen nazi también gaseó a alemanes con discapacidades. Cualquier vínculo de esta persona con las Olimpiadas de Tokio insultaría la memoria de seis millones de judíos y sería una cruel burla de los Paralímpicos», denunció esta institución en un comunicado.

Kobayashi, de 48 años, ha pedido disculpas y lamentado que sus comentarios de 1998 fueron «muy imprudentes». Pero la polvareda levantada ha llevado al comité organizador de los Juegos a echarlo de forma fulminante. «Estamos revisando toda la ceremonia y discutiendo rápidamente cómo celebrarla. Nos gustaría llegar a una conclusión lo antes posible», explicó en rueda de prensa la presidenta del comité, Seiko Hashimoto. Además de insistir en que espera conseguir el apoyo de la audiencia que vea por televisión la inauguración, que será sin público por el coronavirus, Hashimoto asumió su «responsabilidad» por no haber comprobado el historial de Kobayashi y pidió disculpas.

Su destitución es la última de una larga lista de controversias que han minado estos Juegos. Al rechazo mayoritario en Japón por celebrarse en pleno repunte del coronavirus se suman las numerosas dimisiones que han empañado su imagen.

Sin ir más lejos, el lunes dimitió el director musical de la gala, Keigo Oyamada, tras aflorar unas revistas antiguas en la que se ufanaba de haber acosado cruelmente a compañeros de clase discapacitados. Aunque el compositor, de 52 años y conocido como Cornelius, pidió disculpas, la indignación fue tan grande que tuvo que dejar el cargo. Tras su marcha y la de Kobayashi, la gala de apertura de los Juegos se queda sin música y sin parte de la dirección artística.

A pesar del carácter reservado y educado que caracteriza a los japoneses, la incontinencia verbal parece ser uno más de los problemas que sacuden a estos Juegos. En febrero, el presidente del comité organizador, Yoshiro Mori, también tuvo que dimitir por decir, precisamente, que las mujeres hablaban demasiado en las reuniones. Por bocazas y machista, fue reemplazado por Seiko Hashimoto, quien dirigía el Ministerio de los Juegos desde 2019 y ha participado en siete Olimpiadas, cuatro veces como patinadora y tres como ciclista en pista.

Además del fuerte rechazo social por miedo a que disparen los casos de coronavirus, los Juegos vienen siendo muy contestados desde el principio por el altísimo coste inicial del Estadio Olímpico diseñado por la difunta arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid, que fue revisado a la baja pero no impidió la dimisión del ministro de Deportes, Hakubun Shimomura, en 2015. Ese mismo año, las acusaciones de plagio sobre el logotipo olímpico también obligaron a cambiarlo y abrieron una maratón de escándalos que ha llegado hasta el último día. Y todavía hay tiempo hasta la inauguración de mañana para que estalle alguna polémica más.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class