Portada » Truman Capote: retrato de un genio inseguro y una «tarántula dulce»
Cultura

Truman Capote: retrato de un genio inseguro y una «tarántula dulce»

Truman Capote
Truman Capote
Spread the love

Federico Marín Bellón – ABC

«Se vierten más lágrimas por las plegarias atendidas que por las desatendidas», según una frase atribuida a Santa Teresa. De ahí procede el título de la novela inacabada de Truman Capote, ‘Answered prayers’, que precipitó la caída en desgracia del autor de ‘Desayuno con diamantes’ y ‘A sangre fría’. Publicada en 1987, tres años después de su muerte, el texto desnudaba a la alta sociedad neoyorquina de los años 60, que había aceptado al intruso como un bicho raro pero entretenido, al que nunca quisieron realmente. Tras incumplir varios plazos de entrega, estipulados en un contrato astronómico para la época, el propio Capote se refirió a la obra como su «libro póstumo»: «O lo mato yo o me

acaba matando él a mí», confesó ante las cámaras del programa de televisión de Dick Cavett. Varias revistas publicaron algunos capítulos como avance. Otros no vieron nunca la luz.

Filmin estrena el miércoles 24 ‘The Capote files’, película documental dirigida por Ebs Burnough, antiguo asesor de Michelle Obama que cuenta para ABC que su principal hallazgo fue «descubrir el gran deseo del escritor de formar una familia, algo imposible en aquella época para una persona gay». Hasta cierto punto lo hizo, ya que medio adoptó a la hija de uno de sus últimos amantes. «Ella dejó a su familia y se fue a vivir con él y, hasta el día de hoy, todavía lo considera su padre. A mí me abrió los ojos y a la película le dio más corazón. El amor y la atención que ofreció a esa niña fue algo realmente extraordinario».

En la cinta vemos a Capote enamorarse y, a la vez, desear la ejecución de uno de los asesinos de ‘A sangre fría’, único final posible de aquella obra maestra. También se ve al autor chapotear entre los famosos, muchos de los cuales lo admiraban o lo veían como un trofeo exótico, con aspecto de elfo y voz ridícula. Destacan una foto genial en la que baila con Marilyn Monroe y la voz grabada de una Lauren Bacall rendida: «Su inteligencia lo hacía totalmente único. Siempre quería tenerlo cerca porque no había nadie como él», dice la actriz. Burnough corrobora en parte: «Puede que no quisiera ser el mejor amigo de Truman, pero me habría encantado sentarme a su lado en una fiesta».

 

Capote no se escondía. Mostraba de forma abierta su sexualidad escandalosa y ni siquiera para insultar utilizaba ningún disfraz, más allá de su inteligente mordacidad. Alguien lo califica como una «tarántula dulce». Él lo veía y recordaba todo. Tarde o temprano lo pondría por escrito. Sobre la inacabada ‘Plegarias atendidas’, Ebs Burnough asegura que «no había la necesidad de ser tan directo». «Fue una puñalada trapera a sus amigos», afirma el director, quien también explica que su experiencia en la Casa Blanca le fue muy útil en su salto al documental: «La política en general, independientemente del lugar del mundo donde te encuentres, es un maravilloso estudio de personajes. Te enfrentas constantemente a preguntas y dilemas interesantes y trabajas todo el rato con personas, ya sea un primer ministro, un jefe de estado, un escolar o un senador. Todos quieren algo: que se apruebe un proyecto de ley, cerrar un acuerdo comercial, conocer al presidente, cenar con la primera dama… Así que debes perfeccionar tu capacidad de análisis. El tiempo que pasé allí me ayudó sin duda a agudizar mis habilidades. No me había dado cuenta hasta que hice esta película».

Ebs Burnough sostiene que, a pesar de su presencia permanente en la alta sociedad, Capote «siempre fue una persona muy insegura». «Como muchos de nosotros, se esforzaba por complacer a sus padres. Seguía queriendo que se sintieran orgullosos incluso después de que no estuvieran cerca».

Odiado por el equipo

«Investigué mucho», agrega el director, que afirma que empezó la aventura sin una posición clara. «No tenía una opinión firme sobre él ni de cómo sería la película. Dentro de mi equipo, Truman desagradaba a todos al comienzo de la filmación. Yo era escéptico. Al final, todo el mundo estaba locamente enamorado de él, pero cuando comencé la película no sabía dónde llegaría. Eso es lo mejor de los documentales. Puedes tener un final fijo en mente, pero debes ir donde los hechos te lleven. Es una investigación, como una excavación». Burnough también cree que es importante reconocer el lado más asombroso de Capote. «Obviamente, está su intelecto y su brillantez en la escritura, pero también fue un pionero para las personas LGTB en el mundo. Fue muy valiente en ese momento».

Al final, el director no sabe si prevalece la admiración sobre el lado oscuro, como el abuso del alcohol o las drogas: «Lo que prevaleció es la obra literaria. No es diferente a un médico. Puede que no te gusten sus modales, pero si es un cirujano extraordinario, lo aprecias. Creo que a los artistas debemos juzgarlos igual».

¿Cómo es posible que una novela le hiciera tanto daño, después de sus grandes éxitos? «Creo que no supo anticipar la intensidad. Sentía que su trabajo era escribir lo que veía. Pensó que ellos lo entendían. ‘Desayuno con diamantes’ en realidad muestra la lucha de una prostituta. No es una historia de amor. Son dos almas perdidas en el mismo edificio de apartamentos, tratando de sobrevivir. Obviamente, en la versión cinematográfica hay un romance y es hermoso ver a Audrey Hepburn. Pero el libro fue un gran éxito y te encontrabas a muchas mujeres de la alta sociedad que decían: Capote se inspiró en mí. Y por eso creo que tuvo éxito. Pasó algo parecido con ‘A sangre fría’. Él triunfó con historias incómodas, a menudo ásperas y desagradables, pese a lo cual hubo gente muy famosa e inteligente que lo aplaudió. Creo que fue una gran sorpresa para él que su último libro no se percibiera de la misma manera».

 

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class