Cultura

Sigourney Weaver: «Nunca fui un objeto sexual. Después de ‘Alien’, la industria no sabía qué hacer conmigo»

La veterana actriz protagoniza ‘Sueños de una escritora en Nueva York’, una cinta sobre la agencia literaria que protegía a J. D. Salinger

Cuando se vio por primera vez ‘Sueños de una escritora en Nueva York’, el coronavirus apenas era una amenaza lejana. La película inauguró la Berlinale de 2020, y por entonces la imagen de los cines cerrados parecía impensable. Pero la pandemia convirtió en realidad lo que parecía fantasía, y obligó a retrasar el estreno de la cinta. Ahora por fin llega a las salas de España, con Sigourney Weaver a la cabeza del elenco como la agente literaria de J. D. Salinger, autor de ‘El guardián entre el centeno’. La veterana actriz, icono del cine de ciencia ficción durante varias décadas con inolvidables éxitos como ‘Alien’ o ‘Avatar’, charla de manera reflexiva y distendida sobre su carrera

y su vigencia en la industria.

¿Qué se siente al cumplir 70 años? ¿Era así como se imaginaba que llegaría a esta edad?

El día de mi cumpleaños estaba trabajando con Kevin Kline en Nueva Escocia y tuve un día maravilloso con el equipo de rodaje. Eso de que los 70 son los nuevos 50… suena muy bien. Yo creo que los actores tenemos suerte, y lo digo por ejemplo por ‘Avatar’, porque estamos obligados a mantenernos en forma y no pensamos en estas cosas de la edad. ¡Si haces teatro, son ocho funciones a la semana! El aguante es un ingrediente esencial. Le agradezco a mi trabajo que me permita mantenerme en forma.

En ‘Sueños de una escritora…’ comparte pantalla con la joven Margaret Qualley. ¿Siente que las actrices jóvenes buscan su consejo?

Cuando entras a un set de rodaje con mi edad… muchas veces eres la mayor. Recuerdo que, en mi primer trabajo remunerado, mi mentora fue Ingrid Bergman. Me sentía tan afortunada de que una estrella así fuera tan generosa y tan agradable conmigo… Si hubiera sido un monstruo, no habría aguantado en este negocio. Creo que las generaciones mayores tenemos esa obligación con las jóvenes.

Usted interpreta a la agente literaria de J. D. Salinger, que despliega un humor ácido como escudo ante los demás…

Me encanta el humor de mi personaje. Es muy seco y muy incisivo, es su manera de relacionarse con la gente. Usa el humor para alejarles… ¡Y no me ofrecen papeles así muy a menudo! El humor de esta película es delicioso, con todo ese lenguaje literario. Me encanta la comedia.

Pero usted es el referente cinéfilo de la heroína por sagas como ‘Alien’, ‘Avatar’, ‘Los cazafantasmas’…

Estoy segura de que si usted revisa la historia del cine encontrará otras mujeres de acción. Por ejemplo en las películas del oeste, que reflejan a esas mujeres que se quedaban solas en sus ranchos, que tenían que aprender a disparar y a hacerlo todo en la granja… No he sido la primera, al menos en el cine americano.

Ahora estamos viendo muchas superheroínas…

Claro, es que ahora el panorama es mucho mejor. ¡Es fantástico que existan tantas superheroínas! Cuando dije en el escenario de los Oscar que todas las mujeres lo somos es porque lo creo de verdad. Somos las mujeres las que mantenemos al mundo unido, cuidamos de la familia, de los mayores, estamos en la primera línea de la lucha contra el desastre climático… Para mí, todas las mujeres somos heroínas.

Y sin embargo, usted dice siempre que su gran asignatura pendiente son las comedias románticas. ¿Qué ocurre? ¿Por qué no le dan esos papeles?

Creo que es mi altura la que tiene la culpa de que no haya protagonizado más historias de amor. ¡Y se me dan muy bien! Cuando yo empecé nadie hablaba de sagas ni de secuelas. ¡Y yo no estaba muy interesada en el cine cuando acepté ‘Alien’! Estaba muy enfocada en el teatro. ‘Alien’ no hizo más que abrirme puertas. Quizá otras se han cerrado, pero eso no es lo importante.

¿La fama brutal de ‘Alien’ no le permitió hacer muchos papeles distintos?

Claro, porque nunca fui un objeto sexual. Creo que después de ‘Alien’ la industria no sabía muy bien qué hacer conmigo. Yo tenía un perfil de cómica, y he hecho algunas comedias… nunca me canso, son lo mío. Pero las historias de amor… ¡es que yo era más alta que los productores! Cuando pensaban en el ideal de actriz les venía a la cabeza la imagen de una mujer menuda, rubia y de ojos azules. Han hecho falta cabezas pensantes muy originales para creer que yo podía interpretar ciertos papeles. No era una opción lógica. Siempre fui una opción extraña.

En ‘Sueños de una escritora…’, ambientada a mediados de los 90, su personaje se resiste a los avances tecnológicos. ¿Usted también?

Cuando aprendo a usar los cacharros, los disfruto mucho. Pero cuando estoy al lado de alguien que tiene la mitad de años que yo, al que todo lo que yo hago en media hora a él le lleva un nanosegundo… no me gusta tanto. Me gustaría ser así, pero no es mi medio. Aunque es maravilloso tener internet. Ha cambiado el mundo. Antes confiábamos en expertos que lo sabían todo, que acumulaban un conocimiento renacentista… y ahora todo está al alcance de nuestros dedos. Todo el mundo puede ser un experto en cinco minutos.

¿Y el vicio de la lectura? ¿Lo tiene?

Podría decir que mi válvula de escape, en la adolescencia, era la lectura. Espero que esta película recuerde a la gente cómo se amaba a los libros, como ahora se ama a las películas. Cuando viajo llevo un Kindle, y lo agradezco porque puedo llevar todos mis libros. Aunque nada puede reemplazar a los libros de verdad, oler las páginas, ver las portadas…

¿Cuándo veremos las secuelas de ‘Avatar’?

¡A mí también me gustaría saberlo! Empezamos a rodar en 2017, yo acabé en octubre de 2018… y ahora vuelvo al set periódicamente. Son historias muy grandes, ha rodado muchísimos fragmentos… siempre tenemos que estar disponibles, pero respetan los demás trabajos que vayamos haciendo por el camino. No puedo contar nada, salvo que están muy bien escritas.

¿Cree que el público volverá a los cines con ‘Avatar’? Fue un gran éxito en 2009, pero era otro mundo…

Creo que se van a quedar impresionados, ni siquiera se pueden imaginar lo que James Cameron está haciendo con la nueva tecnología que tiene a su alcance.

¿Cómo se lleva con los y las fans?

Normalmente paso tiempo con los fans en sitios como la ComicCon. Es impresionante ver cómo algunas películas, como ‘Alien’ o ‘Los cazafantasmas’, significan tanto para la gente. Como ocurre en nuestra película con Salinger, si me llega una carta a casa… no la voy a responder, tengo que mantener ciertos límites. Cuando estoy rodando, lo que me llega normalmente es una petición para una foto, y no me supone nada decir que sí a eso… Tengo una persona que trabaja para mí y que lee todas las cartas. Te encuentras de todo, hasta gente que te pide matrimonio.

Martin Scorsese llegó a decir que las películas de superhéroes están más cerca de los parques temáticos que del cine. ¿Qué opina?

Pensé que había sido Francis Ford Coppola. ¿No fue él quien lo dijo? Ah, fueron los dos. Entiendo lo que quieren decir. Ahora es raro ver una película como ‘Sueños de una escritora en Nueva York’, una película de personajes… ¡es que es muy difícil de levantar! Yo ya no veo las películas de ‘Star Wars’, pero sé que estas sagas apelan a los nuevos públicos. No olvidemos que a la gente a la que le gustan las películas… les gustan las historias. Y estas películas que están basadas en cómics… son lo que son. Hay que ser muy buen actor para interpretarlas bien. Me gustó ‘Capitana Marvel’, pero no veo muchas. Sé que mi hija las ve, y estoy segura de que usted también.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class