Cultura

Robin Wright: «Todos los actores tenemos ganas de dirigir una escena, quien te diga que no, miente»

La protagonista de ‘House of cards’ debuta en la dirección de cine con ‘En un lugar salvaje’, una historia sobre el dolor por la pérdida

Robin Wright (Texas, 1966) sorprende con un debut impecable tras las cámaras con ‘En un lugar salvaje’, una película que parece el reverso femenino de ‘Hacia rutas salvajes’, la película que dirigió su exmarido Sean Penn. Wright se convierte en cineasta y, al mismo tiempo, protagonista dando vida a Edee Mathis, una mujer cuyo método para afrontar el trauma por la pérdida familiar es irse a vivir sola a una cabaña en el bosque. La lucha por sobrevivir se convierte en la razón de existir de una mujer que ha perdido a sus seres queridos y que no sabe cómo enfrentar su vida. Allí, en mitad de la naturaleza, conoce a Miguel -interpretado por el mexicano Demián Bichir-,

quien le enseña a mantenerse con vida rodeada por un mundo salvaje, algo así como su Yoda, como lo llama en la ficción. Wright ofrece una actuación dura y decidida en lo que en última instancia es una película muy conmovedora. La actriz pasa gran parte de su tiempo sola en pantalla en el primer acto mientras experimenta contratiempos y casi muere porque no está preparada para enfrentarse a las inclemencias de la naturaleza. Tal vez, lo que más sorprende es que este filme sea el debut de Robin Wright como realizadora porque ‘En un lugar salvaje’, que llega a la cartelera española este viernes, está bellamente filmada, capturando el aislamiento y la desesperación que Edee experimenta en su búsqueda de paz.

¿Por qué elige estrenarse como directora con esta cinta?

El guión despertó algo en mí que no puedo describir con palabras. Fue una casualidad, porque cuando lo recibí nadie estaba rodando por la pandemia. Pero afronté la realización como un reto, como si yo fuera Edee, imaginándome qué estarían pasando todos aquellos que han perdido familiares por culpa del coronavirus. El duelo lo pasa cada uno de una forma diferente, y es de eso de lo que habla este guión: la experiencia de una persona consumida por el dolor. Cuando pierdes a tus seres queridos, quedas herido, y para la gente que te quiere es muy doloroso de ver. Por eso Edee se marcha sola, por eso quise hacer este filme.

¿Explorar el dolor puede ser catártico? ¿Le ha servido a usted?

Lo es. A veces, superar el duelo lleva mucho tiempo y no mejoras tan rápido como quisieras. Tenía muchas ganas de explorar esa idea y llevar a la audiencia en este viaje con esta mujer para preguntarse: ¿cómo puedo encontrar el sentido de vivir dentro de una persona que está perdida? La vida es un camino extraño y mi personaje descubre en plena naturaleza su capacidad de resistencia.

Igual que el personaje, parece que su propio camino profesional va evolucionando. ¿Cómo lo vive?

Sí, tenía muchas ganas de dirigir una película. He estado esperando mi oportunidad desde que me puse tras las cámaras de varios episodios de ‘House of cards’. Como intérprete te muerdes la lengua durante años porque todos nosotros tenemos ganas de dirigir una escena, quien te diga que no, miente. La idea de rodar una escena vive en los recovecos de la mente de todos los actores. Yo sabía que quería hacerlo, y ‘House of cards’ fue mi primera educación en ese sentido. Me dio la confianza necesaria, fue una plataforma para explorar y sentir, y el equipo estaba ansioso por ayudarme. Colaborar con equipos de personas es estimulante para crear ideas; todo el mundo que te rodea dirige la película contigo.

Pese a estar rodeada de tanta gente detrás de las cámaras, delante da vida a un personaje solitario. ¿Cómo se maneja usted en soledad?

Para mí, estar sola es necesario y terapéutico, especialmente en la naturaleza. Es algo así como un combustible, un tipo diferente de esencia. Pasamos el tiempo rodeados de las mismas personas, aislados en la misma casa o aislados entre la gente. Aprender nuestra capacidad de resistencia nos da herramientas para entendernos.

Lleva treinta años en Hollywood pero nunca ha querido ser protagonista de los medios a pesar de que estuvo casada con Sean Penn dos décadas. ¿Cómo lleva esa otra cara de la fama, la popularidad?

A mí me fascina mi trabajo, pero también me gusta mantener mi vida privada lejos de miradas ajenas. Sinceramente, lo peor de la fama y su evolución en la carrera de cualquier intérprete es que tu pasión se puede convertir en algo manufacturado.

¿Es cierto que llamó a David Fincher antes de rodar?

Sí. Estaba muy nerviosa la noche antes de ir al rodaje y le pedí que me diera consejos para calmarme. Me dijo que necesitaba confiar en mí misma, en el personaje, en el ritmo de mi estilo. Sus palabras me ayudaron a superar mi miedo, porque obligó a recordar que lo más importante eran los personajes y que debía confiar en mí.

Fincher es famoso por exigir a los actores: ¿Es cierto que así se sacan las mejores interpretaciones?

La interpretación es una tortura, una bellísima tortura. Como artista nunca te sientes satisfecho de tu trabajo. Por eso queremos seguir haciendo películas y alcanzar esa meta imposible de conseguir, la perfección.

¿Por qué quiso ser actriz?

La interpretación siempre me ha asustado. Mi hermano y yo crecimos en una familia divorciada y los dos solíamos actuar para mi madre, para entretenerla. Esos juegos infantiles me llevaron a trabajar frente a la cámara, aunque debo explicar que me horroriza pensar que millones de personas ven mis películas. Soy muy tímida.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class