Cultura

Napoleón Bonaparte, un enemigo íntimo de la nación española dos siglos después

Spread the love

La historiografía patria busca un relato neutro del corso cuando se cumplen en mayo los 200 años desde su muerte

Ningún título o apodo le quedó lo suficientemente grande en vida a Napoleón Bonaparte. Sus soldados lo llamaron ‘el pequeño cabo’; sus enemigos, el ‘tirano Bonaparte’, ‘el ogro de Ajaccio’, ‘el usurpador universal’ y hasta el anticristo; mientras que sus admiradores le ensalzaron como ‘el alma del mundo a caballo’ o el ‘hombre del siglo’. El corso, desde luego, no dejó indiferente a nadie. Ni siquiera en China. Una biografía suya fue escrita en el país asiático solo una década después de su muerte para saciar el gran interés que levantaba allí.

Cuando se cumplen dos siglos desde que Bonaparte exhaló su último aliento en la isla de Santa Elena, la figura del militar ya no despierta

en Europa las pasiones de antaño. Ni fue un dios ni fue un monstruo, aunque sin duda cambió la historia. Napoleón fue responsable de un conflicto que causó millones de muertos, esparció parte de las ideas revolucionarias por el continente y dejó al Antiguo Régimen colgando de un hilo, si bien el cuerpo aún caminó solo por inercia varias décadas más.

España contra Bonaparte

Las naciones afectadas por las pisadas del ‘Gran Corso’ han ido exorcizando sus filias y sus fobias, a excepción de aquellas donde el trauma fue demasiado inolvidable. «Napoleón llevó a Europa pateando y gritando hacia la era moderna. Los principios asociados a la Revolución arraigaron en la mentalidad reformista y liberal, los cimientos tradicionales de las monarquías se vieron sacudidos y una burocracia moderna, centralizada y eficiente fue heredada o imitada por muchos estados. En cuanto a España, me temo que probablemente no hubo mucho de lo que presumir después de años de sangrienta lucha», asegura el historiador Philip Dwyer, uno de los mayores expertos mundiales en el emperador destronado.

En otra época, Carlos IV hubiera sido un monarca dichoso, con un reinado estable, un vigoroso mecenazgo cultural y un final plácido. No así en tiempos de la Revolución francesa y de su fruto más inesperado, Napoleón Bonaparte, un genio entre el viejo y el nuevo mundo que cabalgó por el continente descorchando estados, tumbando dinastías, humillando a reyes que se creían colocados por Dios y reestructurando las fronteras como si fueran de barro. La infalible maquinaria militar prusiana saltó por los aires a su paso, la milenaria dignidad Habsburgo tuvo que plegarse tras la batalla de Austerlitz y la inestable Monarquía católica también hincó rodilla. El tsunami Bonaparte sorprendió a los Borbones españoles atrapados en una serie de luchas intestinas, entre el advenedizo Godoy y Fernando VII, sin comprender la envergadura de la amenaza hasta el último momento. El gigantesco Imperio español era un pastel demasiado jugoso como para que Napoleón pasara de largo, aunque para ello tuviera que traicionarse a sí mismo.

En el pasado, el corso había defendido que enviar tropas a España era una pérdida de tiempo, un rompecabezas imposible, pero hacia 1808, siendo emperador de los franceses, Rey de Italia y, con Rusia, Prusia y Austria fuera de juego, ya no estaba tan convencido de que la Península estuviera fuera de su poderoso alcance. «Se olvidó de sus palabras y consideró que podía hacer lo mismo que en Italia, donde modernizó el país y mejoró económicamente muchas regiones», explica el historiador Jonathan Bar Shuali, representante en España de la asociación Souvenir Napoléonien, que recuerda que su interés en la Península era atacar a Inglaterra y hacerse con la minería y la lana.

En el pasado, el corso había defendido que enviar tropas a España era una pérdida de tiempo, un rompecabezas imposible, pero hacia 1808, siendo emperador de los franceses, Rey de Italia y, con Rusia, Prusia y Austria fuera de juego, ya no estaba tan convencido

Hinchado de poder, el emperador se aprovechó de las desavenencias entre los Borbones para colocar en el trono a su hermano José I, ‘Pepe Botella’, el apodo que le pusieron los españoles a aquel ‘rey intruso’, a pesar de que no probaba el vino fuera de las comidas. A él le tocó lidiar con «una nación de doce millones de habitantes, valientes y exasperados» que se levantó muy pronto en armas.

La Guerra de Independencia resultó devastadora para España. El conflicto se saldó con la demografía arrasada, el patrimonio artístico barrido, los huesos del Cid Campeador desenterrados y La Alhambra a punto de ser dinamitada, aparte de que la contienda sumió al país en una recesión industrial y científica de la que tardaría en salir. El segundo mayor telescopio del mundo, que estaba en El Retiro, fue destrozado por los franceses, mientras el imperio americano empezó a hacer las maletas. La separación entre patriotas y afrancesados preconfiguró la lluvia de guerras civiles que estaban por caer sobre uno de los países que menos contiendas de este tipo había registrado hasta entonces.

Para Bonaparte, las cosas también vinieron torcidas. En su exilio, el corso reconoció que se había equivocado gravemente en España: «Todas las circunstancias de mis desastres vienen a vincularse con este nudo fatal; la guerra de España destruyó mi reputación, enmarañó mis dificultades». La ‘úlcera española’, junto a la ‘hemorragia rusa’, llevaron al colapso del Imperio galo.

Legado envenenado

Todavía hoy es difícil encontrar en la historiografía española una visión neutra del conflicto, que simplemente contextualice y explique el legado, bueno o malo, que dejó Napoleón a sus espaldas. No cabe duda de que José I, por indicación de su hermano, trató de congraciarse con ciertas clases burguesas del país eliminando la tortura, las aduanas internas, los mayorazgos, reformando la policía, abriendo las puertas a la población judía y poniendo cerco a la inquisición. Las reformas urbanísticas contribuyeron a sanear y ensanchar ciudades como Madrid, donde quedó algo tan visible como la distribución actual de la Plaza de Oriente. No obstante, las circunstancias bélicas dejaron en papel mojado muchas de estas medidas y causaron más destrucción que creación.

El Estatuto de Bayona estableció las bases de la efímera monarquía, pero también sirvió para marcar la senda de muchos de los temas tratados en Cádiz. «La Constitución de 1812 es impensable sin Napoleón, incluso cuando la hicieron sus enemigos. Si vas comparando artículo con artículo, comprendes que los liberales los crearon para solventar las carencias del estatuto», apunta Bar Shuali. Lo mismo ocurre con las consecuencias indirectas del expolio al que fue sometido el patrimonio. El haberse llevado muchas obras no solo dio a conocer el arte español en el mundo, sino que permitió que muchas piezas, que estaban en mal estado de conservación, sobrevivieran al paso de los siglos. «Causaron un gran daño, intencionado o no, convirtiendo monasterios en caballerizas y usando libros para calentarse, pero también hubo franceses preocupados por proteger el arte, del mismo modo que hubo españoles y británicos destruyendo patrimonio», considera Daniel Aquillué, autor de ‘Guerra y cuchillo’ (La Esfera de los Libros).

La presencia francesa y la resistencia contra estos contribuyó a crear tanto una identidad regional como una nacional que habría de marcar el resto del siglo en España. El sistema departamental importado de Francia y la propagación de prensa regional dieron forma a un sentimiento de identificación con la provincia que, a su vez, encontró encaje en el mito fundacional del estado-nación español. «Todos los países necesitan un enemigo común para crear su relato. Sin la guerra, no hubiera habido la explosión nacional del 2 de mayo», recuerda Bar Shuali.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class