Cultura

La Fundación Casa Ducal de Medinaceli responde a la expulsión de Victoria Hohenlohe y sus cuatro tíos

Pilar Vidal

La entidad responde alega deslealtad a sus principios: «Los patronos expulsados solo buscan su interés económico»

La respuesta no se ha hecho esperar y la Fundación Casa Ducal de Medinaceli ha ofrecido su versión sobre la expulsión de cinco de sus patronos representantes de las tres estirpes familiares Medinaceli, Santisteban y Feria. Un hecho que adelantó el pasado sábado ABC tras conocerse el resultado de una votación interna llevada a cabo por la Junta de Vigilancia de la Fundación. Tras el recuento, veintidós miembros del patronato -mayoría superior a dos tercios- aprobaron la expulsión de cinco de sus patronos; Victoria Hohenlohe, de 23 años y actual duquesa de Medinaceli y bisnieta de Mimi Medinaceli, y de cuatro de los nietos de la aristócrata fallecida en 2013: Victoria Medina, duquesa de Santisteban; Casilda Medina, marquesa de Solera; Rafael Medina, duque de Feria, y su hermano Luis Medina.

A través de una nota la Fundación presidida por Ignacio Medina, duque de Segorbe, explica que anteriormente al cese solicitó un dictamen al bufete de abogados Uría Menéndez que determinó que la expulsión era «conforme a derecho al existir una evidente colisión de intereses entre las pretensiones que han planteado judicialmente y la defensa de los fines fundacionales», y que los actos de los mencionados patronos quebrantaban «los deberes de diligencia y, especialmente, de lealtad, a los que se sujeta todo patrono en el desempeño de su cargo, como exige el artículo 17.1 de la Ley de Fundaciones». Sin embargo, los afectados, que han puesto el caso en manos de sus abogados, no creen que haya existido ninguna deslealtad y están dispuestos a impugnar esta decisión, ya que lo único que reconocen es haber sido críticos con la gestión que su tío, el duque de Segorbe, está llevando a cabo en la Fundación. Un malestar que no han ocultado y que han venido manifestando en las reuniones del patronato.

Patrimonio intacto

Desde la Fundación alegan que estos cinco patronos «solo han defendido sus intereses económicos particulares, pese a ser contrarios a la finalidad que inspiró su incorporación al órgano de gobierno». Aunque hasta el momento han ejercido sus funciones sin percibir nada a cambio e incluso como ellos mismos han expresado en más de una ocasión ser los únicos patronos a los que se les tiene prohibida la entrada y disfrute del patrimonio de la Fundación. La directiva va más allá al afirmar que estos «han perseguido que se les entregue una parte de los bienes de la dotación fundacional, sin importarles si procedían o no de los bienes donados, e impulsado una reforma de los estatutos que pretendía convertir a ellos y a sus herederos en principales beneficiarios de la Fundación». Algo que estos niegan, ya que lo único que persigue la demanda interpuesta contra la Fundación es percibir la legítima que como herederos les corresponde. Si bien es cierto que Mimi antes de su fallecimiento donó todos sus bienes a la Fundación, en su testamento -el último fue del año 2003, confirmado en otro del 2012- siguió dejando su fortuna a sus cuatro hijos por igual. Por lo que prevalece la voluntad del testamento que es la última y, por tanto, dos terceras partes de los bienes de esta deben ser para sus herederos.

En su momento intentaron llegar a un acuerdo con el contador partidor por el que vendiendo cuatro cuadros de la Fundación quedaba saldada la herencia. Algo que no hubiera afectado al patrimonio familiar que reúne una de las más importantes colecciones artísticas de Europa. Sin embargo, el actual presidente e hijo de la fallecida, el duque de Segorbe, se opuso frontalmente. Queda pues en manos de la Justicia, que será quien determine si debió haber reservado la legítima como obliga el Código Civil o, por el contrario, al haber traspasado todo el patrimonio a la Fundación este debe permanecer intacto.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class