Portada » Enrique Urbizu: «Si conociéramos más nuestra Historia nos iría mejor como país»
Cultura

Enrique Urbizu: «Si conociéramos más nuestra Historia nos iría mejor como país»

El director Enrique Urbizu
El director Enrique Urbizu
Spread the love

Fernando MuñozABC

El cineasta viaja al siglo XIX para recuperar las aventuras de bandoleros en ‘Libertad’, que estrena en cines como película y en Movistar + como serie

Antes que cineasta, o incluso antes que entrevistado, Enrique Urbizu (‘No habrá paz para los malvados’, ‘Gigantes’) es profesor de cine. Por eso no puede evitar coger un papel y dibujar un esquema con el que desgrana cómo es el «planteamiento circular» de su nuevo proyecto, ‘Libertad’, una película y una serie, o todo a la vez y todo diferente, con el que recupera el aroma de los bandoleros de siempre. Un viaje a los caminos del siglo XIX que le lleva, desde el viernes, de regreso a la cartelera en su versión reducida (138 minutos) y a Movistar en cinco capítulos.

¿Se imaginaba Enrique Urbizu como un ‘pionero’ a la hora de cambiar los modos tradicionales de distribución y

 hasta de creación?

Yo, que no he hecho películas de festival, estuve hace tres años en el de San Sebastián con una serie, ‘Gigantes’. Fue algo surreal. Y ahora estoy con esto, que es una serpiente estupenda. Desde pequeño sueñas hacer una película de bandoleros, y el sueño se transforma en serie, y la serie en largo… Y dices: ‘No entiendo nada, qué lío’. Ha sido, además de interesante, muy bonito.

¿Desde el principio se pensó hacer ambos formatos?

No. Mostramos a los productores el resultado de los 5 capítulos y todos decían que era una pena que no se pudiera apreciar en sala, en pantalla grande, y alguien tuvo la idea de explorar la posibilidad de un estreno conjunto como con dos ediciones: una novela por entregas y una reducción ilustrada, como se hacía en literatura. Me encerré con la montadora y ha sido una experiencia muy grata porque no son iguales.

¿Ha sido pelar la serie o levantar una nueva historia?

Ha sido contar la esencia, eso incluye pelar, pero también encontrar el latido de la historia, y ese es distinto al de la serie. Las elipsis son diferentes, la mezcla de sonido es diferente, las músicas… Si acabas un capítulo con una escena de acción, haces un clímax, ese es el final que te deja con ganas de más. Si en la peli haces eso, creas un desequilibrio rítmico porque una película tiene que tener una unidad, un suave deslizarse, mientras que la frontera de un capítulo con otro es un diente de sierra… Y eso lo eliminas en el cine. Son espectáculos diferentes.

¿Hay más libertad en una plataforma que en el cine tradicional?

Depende, pero no. En el cine tienes solo 7 u 8 semanas, pero no tienes que hacer 12 o 14 folios al día. Aquí aunque tengas condiciones óptimas, tienes que hacer muchos folios aunque tengas 16 semanas de rodaje. En ‘Libertad’, con esto de los exteriores, desde que llegas hasta que das motor te pasas más rato que en otro rodaje, que si el caballo, que si la niebla.. Pierdes horas de trabajo y tienes que ir al turrón…

¿En alguna de sus historias ha pensado ‘de aquí sale una serie’?

Creo que en mis pelis siempre matamos a José Coronado, no podemos hacer sagas (risas) Lo hemos matado cuatro veces al pobre….

Es necesidad. (Piensa) Moda no, es comercio o tendencia. Si se vende, es tendencia. Las plataformas son el nuevo campo de juego. Será cíclico, como todo, y las aguas bajarán a un nivel equilibrado.

No me creo lo del final de las salas, alguien las estará comprando. No creo que Tom Cruise estrene ‘Misión imposible’ sólo en plataforma, quiere llenar salas, multitudes, colas… Lo del productor es otra cosa. Se llega a un punto en el que la figura del productor independiente es un trámite que la plataforma cree que se puede saltar. De ahí la moda del ‘showrunner’, que ejerce un control sobre la totalidad del producto. Esto ya estaba inventado hace mil años: se llamaba productor ejecutivo y lo hacía David O. Selznick, que echó a cuatro directores del rodaje de ‘Lo que el viento se llevó’. Lo que no hizo es decir ‘no me hace falta director’. Lo que no hizo ninguno de esos productores ferocísimos del control ejecutivo de Hollywood fue menospreciar el talento de sus directores. Podía ser un ‘hijoputa’, pero llamaba a Vincente Minnelli. Ahora parece que no hace falta Vincente Minnelli y eso es un error, porque todo se parecerá a lo mismo y el algoritmo hará lo mismo todo el rato.

Al guionista el algoritmo también se lo come…

Me gusta mucho el anuncio de la leche esta de ‘Descubrimos que si tratas bien a las vacas dan mejor leche’ (ríe a carcajadas). Fíjese si es sencillo, y esta industria no lo ha entendido nunca.

¿Cree entonces que el algoritmo tiende a unificar el fondo y la forma?

Todo tiende a la estandarización, mire la desaparición de la pequeña taberna… Esto va a ser la catástrofe de nuestros días. Y parece que el audiovisual, cuanto más ‘fast food’, mejor.

¿Por qué quiere recuperar los bandoleros que parecían olvidados?

Tiene todas las razones primigenias que me llevaban a querer hacer cine. Luego llega Curro Jiménez y tal, que también fue muy importante. Ahí ya tenía la latencia del cineasta, y veías caballos, acción, Historia de España, y piensas ‘una de esas podía hacer’… Y eso no se te quita nunca. Era un sueño.

Habla de la Historia de España… ¿Nos falta más cine de este tipo?

Nos quedan cientos de años por contar. No me quiero ir a la Reconquista, pero desde luego la Conquista de América, la Colonización, las aventuras de Cárdenas el extremeño descubriendo el Gran Cañón, Cabeza de Vaca, Lope de Aguirre… Tenemos muchas cosas, y sin salir de aquí. Tenemos el siglo XIX, que no se lo salta un gitano, o el XX, que ya es pasado… Teníamos que tener la obligación de contar más cosas de nuestra Historia, porque eso explicaría por qué somos hoy como somos. Si supiéramos más de nosotros mismos, igual nos iría mejor.

¿Se puede contar nuestra Historia en este ambiente de polarización?

Se debe, y debemos preguntar por qué somos un país incapaz de ponerse de acuerdo, de no ser un puto desastre…

¿Qué falta para contarlo?

Tenemos que seguir intentándolo con dinero y con productores con imaginación.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class