Portada » El misterio del yate
Cultura

El misterio del yate

Yate
Yate
Spread the love

Pedro García CuartangoABC

Randolph Hearst tenía 55 años cuando inició su relación sentimental con la actriz Marion Davies, que había cumplido los 21 años. Fue una atracción irresistible para el magnate de la prensa, que estaba casado con Millicent Wilson, de la que había tenido seis hijos. Los vínculos entre Hearst y Davies se prolongaron durante más de tres décadas hasta los años finales del hombre que inspiró ‘Ciudadano Kane’, la película de Orson Welles.

La figura de Kane está basada en Hearst, que controlaba una cadena de 30 periódicos en Los Ángeles, San Francisco, Washington, Boston, Detroit, Chicago y otras grandes ciudades americanas. Y, como el Xanadú del mítico filme, el empresario construyó en 1926 el castillo de San Simeón, una mansión

en California con 170 habitaciones, valiosas obras de arte, un teatro, una inmensa biblioteca, dos piscinas y un zoológico en una finca de cientos de hectáreas, pensada para deslumbrar a Marion. Por allí pasaron Churchill, Lindberg, Clark Gable, Cary Grant y otras celebridades.

Hearst tenía una productora llamada Cosmopolitan, que contrató los servicios de Davies por 500 dólares a la semana. Su primera película fue ‘Cecilia of the pink roses’, estrenada en 1918. Durante más de dos décadas, el millonario tuteló la carrera de su amante. Intervenía en los guiones, la selección de actores y quitaba y ponía escenas. Evitaba cualquier exceso pasional en la pantalla para preservar la imagen virginal de su querida Marion. Pero nunca quiso separarse de su esposa, a la que envió a Nueva York a vivir.

Hay un episodio enigmático en la relación entre Randolph y Marion, que aconteció en noviembre de 1924. Ambos se embarcaron en el Oneida, un yate de 60 metros de eslora propiedad del empresario. Habían invitado a catorce amigos, entre los que figuraban Charles Chaplin, la escritora Louella Parsons, varias actrices de Hollywood y Thomas Ince, productor, director y asesor de Hearst.

El viaje acabó de forma trágica porque Ince tuvo que ser desembarcado mientras agonizaba. Murió horas después. Se abrió una investigación, dirigida por el fiscal Chester Kempley, que concluyó que el productor había fallecido por «colapso provocado por una indigestión aguda». Todo indica que las cosas no sucedieron en absoluto así. Lita Grey, esposa de Chaplin, colegas de Ince, y periodistas que indagaron el caso creían que Hearst había matado por un trágico error a su invitado Lo que sucedió, según la versión alternativa, es que el magnate observó durante el viaje un flirteo de Chaplin con Marion, que era sensible a las atenciones del actor. Vio a ambos juntos en cubierta y Hearst disparó con su rifle contra el popular artista británico. Tal vez sólo pensaba en asustarles, pero Ince estaba muy cerca y recibió la bala. El incidente fue encubierto gracias a un falso certificado médico, a la compra de testigos y a su poderosa influencia sobre políticos y jueces. La viuda recibió una enorme compensación por su silencio, según algunos biógrafos de Hearst.

Marion siguió trabajando con creciente éxito para la productora de su amante, que se gastó millones de dólares en promocionar sus películas. El declive de la actriz llegó con el cine sonoro, ya que tenía una voz poco atractiva y mala dicción. Pese a ello, Hearst presionó a la Metro para que la contratara.

Su suerte cambió en 1929 con el comienzo de la depresión provocada por el hundimiento de las acciones en Wall Street. Perdió toda su fortuna hasta el punto de que Marion tuvo que vender sus joyas por un millón de dólares para ayudar a su mentor. Hearst no se recuperó nunca del golpe, pero ella demostró su fidelidad.

El hombre que forzó con sus periódicos la declaración de guerra de Estados Unidos a España en 1898 por Cuba murió solo, olvidado y arruinado en 1951 en Beverly Hills. Marion Davies se casó a los pocos meses de fallecer su amante y le sobrevivió 10 años. Nada fue como había sido en los esplendorosos días de vino y rosas.

 

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class