Cultura

«El escándalo Bouvier», la gran batalla legal del mundo del arte detrás del ‘Salvator Mundi’

Entre los múltiples meandros y afluentes que incluye este caso, y que incluyen la creación de un puerto libre de impuestos en Rusia y una trama de espionaje aún sin demostrar, está el controvertido cuadro atribuido a Leonardo Da Vinci (aunque con muchas dudas sobre su catalogación)

«El escándalo Bouvier» comenzó en 2015. En enero de ese año, el comerciante de arte suizo Yves Bouvier fue acusado por el oligarca ruso Dmitri Rybolovlev de estafarle mil millones de dólares al venderle con márgenes desorbitados una colección de pinturas dignas de un museo. Entre ellas se encontraba el polémico ‘Salvator Mundi‘, pero también obras de Picasso, Matisse o Van Gogh.

Rybolovlev gastó más de 2.000 millones de dólares en 38 obras maestras que le vendió Bouvier entre 2003 y 2014. El conflicto derivó en que el millonario ruso le acusara de embolsarse la mitad de la elevada suma, mientras que Bouvier siempre ha defendido su inocencia argumentando que así son los negocios. Desde entonces, Rybolovlev ha emprendido acciones legales contra el marchante por todo el mundo: Mónaco, Francia, Hong Kong, Singapur, Suiza…

Uno de los casos más llamativos es el que envuelve la adquisición de el ‘Salvator Mundi’. De acuerdo con la CNN, Bouvier lo compró por 80 millones de dólares tras conseguir la ayuda de un jugador de póquer para rebajar el precio. El marchante lo vendió rápidamente por 127,5 millones de dólares a su cliente de entonces, Rybolovlev. En 2017, el oligarca subastó el cuadro por la asombrosa cifra de 450 millones de dólares en 2017, y el cuadro, cuya autoría está inmersa en un gran debate, se convertía así en la pintura más cara de la historia. No obstante, el ruso alega que Bouvier le defraudó, algo que él niega.

El lío judicial no se queda aquí, puesto que Rybolovlev también ha demandado a Sotheby’s en Nueva York por haber ayudado supuestamente a Bouvier a inflar sus precios. El litigio, de 380 millones de dólares, saltaba a la prensa de nuevo el pasado 7 de mayo, cuando su equipo jurídico incluía en el caso la venta de un cuadro de Henri de Toulouse-Lautrec, alegando que era difícil recuperar el precio pagado por la obra debido a su valor inflado. La casa de subastas impugnó la demanda.

La avalancha de litigios, según el denunciado, supuso un total vuelco a su vida. «Solía ser un emprendedor, alguien con muchos negocios y una empresa familiar construida durante 50 años», según ha explicado en un largo reportaje en la cadena estadounidense. «Desde que empezó todo esto, todo lo que he hecho es dedicar mi tiempo a defenderme en los tribunales y defender mi reputación en la prensa», dijo Bouvier, quien admite que ganó 40 millones de dólares con el ‘Salvator Mundi’ en dos días. Pero toda esta trifulca judicial tuvo su resaca: «Las casas de subastas me pusieron en la lista negra, los bancos no me daban crédito y tuve que empezar a vender activos para mantener a mi personal y mis negocios», expresa.

Y así, en un nuevo vuelco de guión, Bouvier ha confesado a la CNN que está preparando su propia contrademanda por daños y perjuicios de 1.000 millones de dólares contra Rybolovlev, tras emprender acciones legales en Singapur en febrero. En este giro, Bouvier alega que esta larga batalla judicial con Rybolovlev ha arruinado sus negocios y su reputación, como acabamos de contar.

Bouvier niega haber sido «asesor de arte» y se significa, únicamente, como comerciante. «Los contratos preparados por los abogados de Rybolovlev y todas mis facturas me describían explícitamente como ‘el vendedor’. Nunca han logrado convencer a un solo juez o fiscal de lo contrario, en ninguna jurisdicción, por la sencilla razón de que sus acusaciones no coinciden con la realidad de nuestras relaciones contractuales». Por su parte, por la parte del magnate ruso defienden que todo lo que dice Bouvier es falso. Y le acusan de realizar una labor de asesoría cuyo objetivo era embolsarse «secretamente» la mitad del montante del comprador.

La parte del ‘Salvator Mundi’

Entre los múltiples meandros y afluentes que incluye este denominado «Escándalo Bouvier», y que incluyen la creación de un puerto libre de impuestos en Rusia y una trama de espionaje aún sin demostrar, están varias obras de arte pero sobre todo el ‘Salvator Mundi’, el cuadro más caro de la historia y que no se sabe aún a ciencia cierta si es de Leonardo (ni siquiera se sabe dónde se encuentra ahora mismo). Bouvier incluso duda de que esté en el yate del príncipe bin Salman, como se dijo en 2019. «Poner un cuadro así en un yate, con el aire del mar y la evaporación sería una absoluta estupidez. No puedo creer que el comprador pusiera este cuadro en un entorno así», le dice a la CNN.

Como postdata a este apartado, apuntamos un último detalle chocante. Bouvier, que participó originalmente en la venta del ‘Salvator Mundi’ estuvo entre los que puso en duda la autenticidad de la pintura. Recordemos que entre los que apoyan que la pintura es de Leonardo, se encuentra la National Gallery (Reino Unido), por ejemplo, que expuso el «Salvator Mundi» en 2011 y lo convirtió en un centro mundial de atención mediática. Sin embargo, este mismo año, hemos conocido la hipótesis del documental de Antoine Vitkine‘The savior for sale’, en el que se cuenta que Emmanuel Macron se negó a ‘blanquear’ y ‘autentificar’ en 2019 este cuadro tan controvertido como deseaba la familia reinante en Arabia Saudita.

Macron se niega

La historia del controvertido cuadro fue resumidamente así. Tras un laberinto de antiguas propiedades especulativas, desde Nueva York, Rusia, el Reino Unido, entre otros lugares menos conocidos y confesables, ‘Salvator Mundi’ terminó supuestamente en un yate de ultralujo propiedad de la familia reinante en Arabia Saudita. Según el ‘Wall-Street-Journal’, el príncipe heredero, MbS, habría comprado el cuadro atribuido a Leonardo por 450 millones de dólares, en 2017. Según el ‘New York Times’, MbS habría realizado su compra a través de una confusa tela de araña de intermediarios (con Bouvier y Rybolovlev por ahí), ninguno de los cuales se atrevió a dudar a la autenticidad del cuadro más caro del mundo. Aunque ahora sabemos que Bouvier sí.

Siguieron muchos meses de rumores de diversa naturaleza, hasta que, a finales de 2018, se comenzo a dudar directamente de la autenticidad de la obra. Los propietarios lo ocultaban. La obra no fue presentada, como se esperaba, en una exposición especial proyectada en el Louvre de Abu Dabi, en los Emiratos Árabes. Dudas que continuaron agravándose, un año más tarde, cuando el Louvre parisino, el ‘original’, antigua residencia de los reyes de Francia, tampoco aceptó la presencia del ‘Salvator Mundi’ en una gran exposición consagrada a Leonardo…

Así, este documental reconstruyó cómo la monarquía saudita habría pedido al Louvre y a Emmanuel Macron que el ‘Salvator Mundi’ figurase en la magna exposición parisina junto a la Gioconda. Era una manera ‘genial’ de poner fin a todos los rumores sobre la autoría del cuadro más caro de la historia. Una suerte de ‘blanqueo’ de Estado. Pero, según Vitkine, el presidente francés se negó «rotundamente», todo ello en el contexto de la vinculación del heredero saudíta en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class