Ciencia

Recuperan el ADN de dos mamuts de más de un millón de años, el más antiguo del mundo

mamut1-kDjC--620x349@abc

Judith de JorgeABC

Dientes enterrados en el permafrost de Siberia revelan un linaje previamente desconocido en la historia evolutiva de estos animales

Un equipo internacional de investigadores ha logrado recuperar el ADN de los dientes molares de tres mamuts enterrados en el permafrost del noreste de Siberia, dos de los cuales vivieron hace más de un millón de años. Se trata del ADN más antiguo jamás secuenciado, superando en cientos de miles de años al que hasta ahora ostentaba el récord, el de un caballo de entre 560.000 y 780.000 años de antigüedad hallado en el Yukón (Canadá) en 2013. El hallazgo, dado a conocer este miércoles en la revista ‘Nature’, demuestra lo lejos en el tiempo que pueden viajar las nuevas técnicas de secuenciación del genoma. Además, revela algunas sorpresas en la historia evolutiva de estos animales, incluido un linaje

desconocido hasta ahora.

Los científicos, dirigidos por el Centro de Paleogenética en Estocolmo (Suecia), analizaron los genomas de tres mamuts de 700.000 a 1,2 millones de años a partir de unos dientes excavados por científicos rusos en los años 70 en depósitos de permafrost en diferentes zonas de Yakutia, en Siberia. Extraer el ADN resultó todo un desafío. Para empezar, como explica a este periódico David Díez del Molino, biólogo evolutivo y uno de los autores principales del estudio, hacen falta billones de secuencias para recuperar una pequeña fracción y diferenciarla de los genes contaminantes de bacterias, microbios, plantas e incluso humanos que hayan manipulado las muestras. Además, «al ser tan antiguo, el ADN se encuentra muy degradado y es muy escaso -señala-, lo que resulta un problema a la hora de ensamblar el genoma».

Las muestras de los tres mamuts halladas en Siberia
Las muestras de los tres mamuts halladas en Siberia – Nature

Dos especies distintas

Colmillo de un mamut lanudo descubierto en el lecho de un arroyo en la isla Wrangel en 2017
Colmillo de un mamut lanudo descubierto en el lecho de un arroyo en la isla Wrangel en 2017 – Love Dalén

La edad de los restos se determinó con la ayuda de datos geológicos y el reloj molecular. Los análisis mostraron dos linajes diferentes de mamuts durante el Pleistoceno temprano. El ejemplar de 700.000 años, bautizado como ‘Chukochya’ -los tres recibieron el nombre de los ríos cercanos a donde fueron encontrados-, representa uno de los primeros mamuts lanudos conocidos. ‘Adycha’, de 1,1 millones de años, es un ancestro suyo, mientras que el espécimen más antiguo, bautizado como ‘Krestovka’, pertenecía a un linaje genético previamente desconocido que se separó de otros mamuts siberianos hace más de dos millones de años.

«Esto supuso la mayor sorpresa», reconoce Love Dalén, profesor de genética evolutiva y también autor principal. Hasta ahora se creía que solo había una especie de mamut en Siberia en ese momento, llamado mamut de la estepa. Pero los análisis mostraron «dos linajes genéticos muy diferenciados, uno que corresponde con ‘Krestovka’ y el otro con ‘Adycha’. Creemos que estos dos mamuts podrían ser especies distintas pero es pronto para estar seguros», dice Díez del Molino.

Los investigadores también sugieren que fueron los mamuts que pertenecieron al linaje de ‘Krestovka’ los que colonizaron América del Norte hace 1,5 millones de años. Además, los análisis muestran que el mamut colombino que habitó las praderas americanas durante la última edad de hielo era el fruto de una hibridación que se produjo hace unos 420.000 años. Aproximadamente la mitad de su genoma provino del linaje de ‘Krestovka’ y la otra mitad del mamut lanudo.

Colmillo de mamut lanudo que emerge del permafrost en el centro de la isla Wrangel, ubicada en el noreste de Siberia
Colmillo de mamut lanudo que emerge del permafrost en el centro de la isla Wrangel, ubicada en el noreste de Siberia – Love Dalén

Adaptación al frío

Los investigadores compararon el genoma de ‘Adycha’ con el de mamuts lanudos de 700.000 a unos pocos miles de años, lo que les permitió conocer cómo estos animales se adaptaron a la vida en ambientes fríos. Los análisis mostraron que las variantes genéticas asociadas con la vida en el Ártico, como el crecimiento del pelo, la termorregulación, los depósitos de grasa, la tolerancia al frío y los ritmos circadianos, ya estaban presentes en el mamut de un millón de años, mucho antes del origen del mamut lanudo. Estos resultados indican que la mayoría de las adaptaciones en el linaje del mamut ocurrieron lenta y gradualmente con el tiempo.

Love Dalén y la coautora principal Patrícia Pečnerová con un colmillo de mamut en la isla de Wrangel
Love Dalén y la coautora principal Patrícia Pečnerová con un colmillo de mamut en la isla de Wrangel – Gleb Danilov

Más atrás en el tiempo

El equipo cree que los nuevos resultados abren la puerta a una amplia gama de estudios futuros sobre otras especies. Muchas se expandieron por todo el mundo hace un millón de años, un período en el que también se produjeron grandes cambios en el clima y los niveles del mar, así como la última vez que los polos magnéticos de la Tierra cambiaron de lugar. Debido a esto, los investigadores piensan que los análisis genéticos en esta escala de tiempo tienen un gran potencial para explorar una amplia gama de cuestiones científicas.

Pero, ¿hasta dónde podrán ir atrás en el tiempo los estudios de ADN? «Aún no hemos alcanzado el límite. Una suposición fundamentada sería que podríamos recuperar ADN que tiene dos millones de años, y posiblemente retroceder hasta 2,6 millones. Antes de eso, no había permafrost donde se pudiera haber preservado ADN antiguo», dice Anders Götherström, profesor de arqueología molecular en el Centro de Paleogenética.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class