Ciencia

¿Podría un humano ganar en velocidad al tiranosaurio?

Spread the love

Un nuevo estudio sitúa en los 4,6 kilómetros por hora el ritmo medio al que caminaba este dinosaurio, parecido al de los humanos

Sin duda, de entre los momentos más tensos de la conocida saga ‘Parque Jurásico‘ están las persecuciones de los Tiranosaurus rex: enormes y amenazantes, los protagonistas apenas pueden huir de sus fauces en coches a todo motor. Pero, una vez más, puede que la ficción esté equivocada. O al menos así lo asegura un estudio que se acaba de publicar en la revista ‘ Royal Society Open Science‘, en el que se afirma que el tiranosaurio probablemente caminase mucho más lento de lo que se pensaba. Incluso a la velocidad de los humanos.

Trabajando con un modelo computarizado tridimensional de ‘Trix‘, un esqueleto de una hembra de T.rex en el museo holandés Dutch Naturalis, el investigador Pasha van Bijlert llevó a cabo modelos que predijeran cómo se comportaban los músculos y los ligamentos de este animal cuando estaba vivo. Los resultados fueron sorprendentes: según sus cálculos, es probable que la velocidad normal del dinosaurio fuera de 4,61 kilómetros por hora, cerca del ritmo de caminata de los humanos.

Según el investigador, otros estudios no tuvieron en cuenta la enorme cola del tiranosaurio, que desempeñó un papel muy importante en la locomoción, ya que el movimiento pendular de este apéndice minimizaría la cantidad de energía utilizada. «Estudios anteriores ya habían indagado acerca de la velocidad al caminar de los dinosarios, pero principalmente se fijaban en las patas e ignoraban la cola, que es lo que hace que los dinosaurios sean tan únicos», dice Van Bijlert. «Por lo general, encontraron velocidades de caminar mucho más altas que nuestros resultados. Sin embargo, los nuestros coinciden con los estimados para otros animales».

Así, la cola se balancearía hacia arriba y hacia abajo con cada paso (como el cuello de una jirafa). «Si el ritmo del paso y la frecuencia natural de la cola coincidieran, la cola resonaría, maximizando el almacenamiento de energía», explica Van Bijlert, que lo compara con «un puente colgante con una tonelada de músculo»: «A cada paso, la cola se balancea hacia arriba y hacia abajo. Eso significa que, al igual que el balanceo, tiene una frecuencia natural a la que resuena».

 

Sin embargo, a la pregunta de si un humano podría haber dejado atrás a un tianosaurio, los autores muestran una respuesta cauta: aún se deberían realizar más cálculos para saber con certeza el ritmo medio de este temible depredador, así como sus velocidades máximas, que podrían estar muy por encima de su ‘velocidad de crucero’. Quién sabe si, después de todo, el cine no está tan equivocado.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class