Portada » La NASA asegura que Apofis no será una amenaza por lo menos en un siglo
Ciencia

La NASA asegura que Apofis no será una amenaza por lo menos en un siglo

Apofis
Apofis
Spread the love

José Manuel NievesABC

Apofis, el símbolo del mal y las tinieblas de la mitología egipcia, es también el nombre de uno de los asteroides más conocidos del mundo. De hecho, el que más probabilidades tenía, por lo menos hasta ahora, de chocar en algún momento contra la Tierra, según una serie de observaciones llevadas a cabo en 2004, el año en que se descubrió. En sus sucesivas aproximaciones a nuestro planeta, se dijo entonces, esas probabilidades de impacto se concentraban en tres fechas concretas: 2029, 2036 y 2068, justo los años en que Apofis pasará más cerca de nosotros.

No en vano, desde ese momento la amenazadora roca espacial de más de 300 metros ha sido sometida a una intensa vigilancia por

parte de astrónomos de todo el mundo. Y ahora, tras recabar nuevos datos durante su último acercamiento, entre el el 5 y el 10 de marzo de este mismo año, la NASA lo acaba de retirar de la lista de los asteroides potencialmente peligrosos. Apofis, dice la agencia espacial norteamericana, no será un riesgo para nadie por lo menos durante los próximos cien años.

2029: hay un peligro de impacto

Las primeras observaciones del asteroide sugerían que Apofis se acercaría de forma preocupante a la Tierra en 2029. Tanto, que había hasta un 2,7% de posibilidades de un impacto directo contra nosotros. Su tamaño, 340 metros, hasta 10 veces superior al de la roca que creó el famoso Meteor crater de Arizona, no hizo más que aumentar la preocupación.

Sin embargo, y tras refinar aquellas observaciones iniciales, los astrónomos se dieron cuenta de que no había un riesgo real de colisión para 2029, ni tampoco para 2036. Y ahora, tras el paso de Apofis en marzo, la NASA ha determinado que el asteroide tampoco nos golpeará, como algunos creían, en 2068. Por ese motivo, la roca ha sido eliminada de la llamada “Tabla Sentry de Riesgo de Impacto”, mantenida por el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) de la NASA en el Jet Propulsion Laboratory (JPL).

Asteroides peligrosos

La Tabla Sentry muestra las características de una serie de asteroides cuyo futuro impacto contra nosotros no puede descartarse totalmente. Y contiene todas las rocas conocidas que se acercarán a nuestro planeta lo suficiente como para suponer un riesgo en algún momento. Afortunadamente, en la actualidad la lista no recoge ninguna amenaza inminente. Aunque eso, claro, solo se aplica a los asteroides ya conocidos, apenas un porcentaje de los que existen en realidad.

En un comunicado de la NASA, el astrónomo Davide Farnocchia, que analiza las órbitas de los asteroides en CNEOS, afirma que “cuando empecé a trabajar con asteroides después de la Universidad, Apofis era el modelo de los asteroides peligrosos. Hay una cierta satisfacción al ver que ahora se ha eliminado de la lista de riesgos, y estamos ansiosos por conocer todo lo que podríamos descubrir sobre él durante su próxima aproximación en 2029”. Ese año, en efecto, Apofis pasará “solo” a unos 32.000 km de la superficie terrestre, incluso más cerca de lo que se encuentran los satélites geoestacionarios.

Los nuevos y tranquilizadores datos proceden de las observaciones de Apofis durante su último acercamiento a la Tierra, a principios de marzo, cuando pasó a unos 150 millones de km de distancia de nosotros, la misma a la que se encuentra el Sol. El sobrevuelo, sin embargo, fue lo suficientemente cercano como para que los astrónomos pudieran utilizar un radar y refinar aún más los parámetros de la trayectoria de Apofis alrededor del Sol.

Desafortunadamente, el gran telescopio de Arecibo, desde donde se llevaban a cabo muchos de estos estudios, fue desmantelado hace unos meses tras el colapso de su estructura en 2020. Las observaciones, no obstante, pudieron llevarse a cabo en otras instalaciones, como el complejo Goldstone de la Red de Espacio Profundo en California y el Telescopio Green Bank en Virginia. Todas ellas confirmaron las buenas noticias sobre un asteroide que llevaba ya una generación entera considerándose un peligro.

¿Y qué hay de la posible colisión de 2068?

Según explica Farnocchia, “Un impacto en el año 2068 es algo que ya no entra en el ámbito de las posibilidades, y nuestros cálculos no muestran riesgo alguno de impacto por lo menos en los próximos cien años”.

Goldstone y Green Bank trabajaron juntos para obtener imágenes de Apofis, el primero transmitiendo una señal de radar y el segundo recibiendo el reflejo. Las fotos resultantes están muy pixeladas, pero aún son capaces de mostrar una resolución de 38,75 metros por pixel. “Si tuviéramos binoculares tan poderosos como este radar -explica Marina Brozovic, investigadora del JPL que dirigió el radar- podríamos sentarnos en Los Ángeles y leer el menú de la cena en un restaurante de Nueva York”.

La nueva imagen, pues, servirá a los científicos para comprender mejor al asteroide, y ayudarles quizá a establecer su forma, que por el momento se desconoce aunque se ha sugerido que Apofis podría parecerse a un cacahuete. Otros datos importantes a recabar tienen que ver con la velocidad de rotación del asteroide y su eje de giro, lo que ayudará a predecir cuál será la orientación del asteroide con respecto a la Tierra cuando regrese en 2029.

La eliminación de Apofis de la lista de asteroides peligrosos, sin embargo, no significa que la vigilancia vaya a relajarse. Sigue siendo un objeto demasiado cercano a la Tierra, y cualquier perturbación en su trayectoria (por ejemplo, un leve impacto con otra roca espacial, o el efecto gravitatorio de su paso cerca de nosotros) podrían hacerla variar hasta una ruta directa de colisión. Algo que, afortunadamente, no parece probable en mucho tiempo.

 

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class