Ciencia

Este robot podría explorar las profundas cuevas de la Luna

Robot
Robot
Spread the love

José Manuel NievesABC

Observe bien la esfera metálica que aparece en la fotografía. Parece la bola de un hámster, pero en realidad se trata de un sofisticado robot especialmente concebido para explorar las profundidades de las cuevas lunares.

Diseñado por un equipo de científicos e ingenieros de la Julius-Maximilians-Universität de Würzburg (JMU), en Alemania, el robot DAEDALUS (Descent And Exploration in Deep Autonomy of Lunar Underground Structures) está siendo ahora evaluado por la Agencia Espacial Europea (ESA) como parte de un estudio más amplio para diseñar las futuras misiones de exploración de cuevas en la Luna.

Desde hace décadas, los distintos orbitadores lunares han detectado ya un gran número de profundos pozos en la superficie de nuestro satélite. Los científicos piensan que esos

‘agujeros’ son desprendimientos o derrumbes parciales de estructuras subterráneas mucho mayores, túneles excavados por lava hace millones de años, cuando la Luna era un cuerpo mucho más caliente que ahora.

Estas fascinantes estructuras tienen un gran interés para las agencias espaciales, ya que podrían convertirse en hábitats subterráneos para los futuros colonos lunares, ofreciéndoles una sólida protección natural contra los peligros de la radiación, el impacto de micrometeoritos y las gélidas temperaturas externas. Además, los investigadores piensan que en el interior de esas cuevas será posible acceder a material lunar prístino, lo que ayudará a comprender mucho mejor la historia y la evolución de la Luna.

Explorar el interior del duro entorno lunar

El robot esférico DAEDALUS tiene 46 cm de diámetro y está equipado con una cámara estereoscópica ‘inmersiva’, un sistema lidar (similar al que llevan los teléfonos móviles) de radar láser para el mapeo en 3D del interior de las cuevas, sensores de temperatura y un medidor de radiación, así como de brazos extensibles para ayudar a despejar obstáculos y probar las propiedades de las rocas.

En una misión real, DAEDALUS será bajado por la boca de la cueva atado a una larga correa, de la que se liberaría una vez tocado el fondo para rodar de forma autónoma y por sus propios medios. La misma correa que le bajó tendrá también la función de receptor WiFi, lo que permitirá al robot transmitir sus hallazgos al exterior del pozo.

«El diseño -explica Dorit Borrmann, del equipo DAEDALUS- está impulsado por el requisito de observar el entorno en 360 grados y la necesidad de proteger el interior del duro entorno lunar. Con sus cámaras actuando como un sistema de visión estéreo y las mediciones de distancia por láser, la esfera detectará obstáculos durante el descenso y navegará de forma autónoma al llegar al fondo del pozo».

El consorcio liderado por la JMU ha desarrollado el robot, en respuesta a una convocatoria de la ESA, como parte de un estudio más amplio destinado a elegir las mejores ideas para explorar el misterioso y aún desconocido sistema de cuevas lunares. En el diseño de DAEDALUS han participado también a Universidad Jacobs de Bremen de Alemania, el CISAS y el Departamento de Geociencias de la Universidad de Padova, el Observatorio Astronómico INAF de Padova, la Agencia Geográfica Virtual VIGEA de Reggio Emilia y el Departamento de Tecnologías de Exploración Espacial CIRA, todos en Italia.

En estos momentos, el robot está siendo evaluado, junto a otros proyectos de exploración de cuevas lunares, en las instalaciones de la ESA en ESTEC, en los Países Bajos, donde un grupo de expertos en ingeniería espacial analizan las diferentes propuestas.

 

 

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class