Ciencia

Captan, desde el espacio, un misterioso «chorro azul» surgiendo de la Tierra

brillo-azul-kfMD--620x349@abc
Spread the love

José Manuel NievesABC

Se trata de un fenómeno meteorológico poco conocido y casi imposible de ver desde el suelo

 

A casi 400 km de altura, desde la Estación Espacial Internacional (ISS) y gracias al experimento europeo ASIM ( Atmosphere-Space Interactions Monitor), un grupo de investigadores tuvo ocasión de ver algo realmente excepcional: un brillante rayo azul disparándose hacia arriba desde las nubes de una gran tormenta.

Conocidos como «Blue jets» (chorros azules) el fenómeno resulta casi imposible de detectar desde tierra, ya que las descargas surgen de la parte superior de las nubes tormentosas. Pero, desde el espacio, los científicos tuvieron ocasión de observar cómodamente el extraño fenómeno. El 26 de febrero de 2019, los instrumentos a bordo de la ISS consiguieron captar uno de esos chorros surgiendo de un núcleo tormentoso sobre Naru

, una pequeña isla del Océano Pacífico Oriental.

El hallazgo, publicado ahora en Nature, deja claro que quedan aún muchas cosas por descubrir con respecto a las tormentas, y que algunas de ellas solo pueden estudiarse «desde arriba».

Lo primero que vieron los investigadores fueron cinco fuertes destellos de luz azul, cada uno con una duración de entre 10 y 20 milisegundos. Después, de las oscuras nubes surgió un potente chorro azul, estrecho y en forma de cono, que se disparó hacia la estratosfera, a casi 50 km de altura.

Según el estudio de Nature, los chorros azules parecen formarse cuando la región superior de una nube, cargada positivamente, interactúa con el límite entre la propia nube y el aire que tiene encima, cuya carga es negativa. Las cargas eléctricas intercambian sus lugares y se igualan brevemente, liberando electricidad estática. Sin embargo, señalan los autores, se desconocen aún muchas de las propiedades de esos enigmáticos chorros azules, y tampoco se sabe hasta qué altitud son capaces de llegar.

También vieron «elfos»

Cuatro de los destellos que precedieron al chorro azul, además, dieron lugar a otro fenómeno inusual: pulsos de luz ultravioleta, conocidos como «elfos».

Los elfos, un acrónimo del término inglés «elves» que significa «Emisiones de Luz y Perturbaciones de Muy Baja Frecuencia» debida a Fuentes de Pulsos Electromagnéticos, son emisiones luminosas que aparecen como anillos en rápida expansión en la ionosfera, una capa de partículas cargadas que se extiende desde aproximadamente 60 hasta 1.000 km sobre la superficie terrestre. Los elfos, explican los autores, se producen cuando las ondas de radio empujan electrones a través de la ionosfera, lo que hace que se aceleren y colisionen con otras partículas cargadas, liberando energía en forma de luz.

El equipo de investigadores pudo observar los destellos, el chorro azul y los elfos gracias al instrumento ASIM de la Agencia Espacial Europea (ESA). Se trata de una colección de cámaras ópticas, fotómetros, detectores de rayos X y de rayos gamma conectados a uno de los módulos de la estación espacial.

Según Astrid Orr, coordinadora de ciencias físicas para vuelos espaciales de la ESA, el estudio es «una culminación impresionante de los muchos fenómenos nuevos que ASIM está observando por encima de las tormentas eléctricas». Los expertos sospechan que, además, los fenómenos hasta ahora desconocidos que suceden en la atmósfera superior, como los chorros azules, pueden afectar a las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Por eso es tan importante descubrir qué es exactamente lo que está ocurriendo justo sobre nuestras cabezas.

 

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class