Ciencia

Astrónomos hallan un ‘gigante parpadeante’ cerca del centro de la Vía Láctea

Eclipsada por un misterioso compañero orbital, estuvo a punto de desaparecer del cielo durante varios meses

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un gigante ‘parpadeante’ cerca del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, a más de 25.000 años luz de distancia. Se trata de una estrella denominada VVV-WIT-08 que, inesperadamente, casi desapareció del cielo durante varios meses al disminuir su brillo en un factor de 30. Si bien muchas estrellas cambian de brillo porque pulsan o son eclipsadas por otra estrella en un sistema binario, es excepcionalmente raro que lo hagan durante tanto tiempo.

Los investigadores creen que VVV-WIT-08 puede pertenecer a una nueva clase de sistema estelar binario ‘gigante parpadeante’, donde una estrella gigante -100 veces más grande que el Sol- es eclipsada una vez cada pocas décadas por un compañero orbital aún no visto. El compañero, que puede ser otra estrella o un planeta, está rodeado por un disco opaco, que recubre a la estrella gigante, haciendo que desaparezca y reaparezca en el cielo. El estudio se publica en ‘Monthly Notices of the Royal Astronomical Society’.

«Es sorprendente que acabemos de observar un objeto oscuro, grande y alargado que pasa entre nosotros y la estrella distante y solo podamos especular cuál es su origen», señala Sergey Koposov, de la Universidad de Edimburgo y coautor del trabajo.

Dado que la estrella está ubicada en una región densa de la Vía Láctea, los investigadores consideraron si algún objeto oscuro desconocido podría simplemente haberse desplazado frente a la estrella gigante por casualidad. Sin embargo, las simulaciones mostraron que tendría que haber una cantidad increíblemente grande de cuerpos oscuros flotando alrededor de la galaxia para que este escenario sea probable.

Otro sistema estelar de este tipo se conoce desde hace mucho tiempo. La estrella gigante Epsilon Aurigae es eclipsada en parte por un enorme disco de polvo cada 27 años, pero solo se atenúa en aproximadamente un 50%. Un segundo ejemplo, TYC 2505-672-1, se encontró hace unos años y tiene el récord actual del sistema estelar binario eclipsante con el período orbital más largo, 69 años, un récord para el que VVV-WIT-08 es actualmente un contendiente.

VVV-WIT-08 fue encontrado por el telescopio VISTA, operado en Chile por el Observatorio Europeo Austral (ESO), que ha estado observando las mismas mil millones de estrellas durante casi una década para buscar ejemplos con brillo variable en la parte infrarroja del espectro.

«Ocasionalmente encontramos estrellas variables que no encajan en ninguna categoría establecida. No sé cómo llegaron a ser estos gigantes parpadeantes. Es emocionante ver tales descubrimientos después de tantos años planificando y recopilando datos», señala Philip Lucas, de la Universidad de Hertfordshire.

Media docena de sistemas

Si bien VVV-WIT-08 se descubrió utilizando datos de VVV, el oscurecimiento de la estrella también fue observado por el Experimento óptico de lentes gravitacionales (OGLE), una campaña de observación de larga duración dirigida por la Universidad de Varsovia. OGLE hace observaciones más frecuentes, pero más cerca de la parte visible del espectro. Estas frecuentes observaciones fueron clave para modelar VVV-WIT-08, y mostraron que la estrella gigante se atenuó en la misma cantidad tanto en la luz visible como en la infrarroja.

Ahora parece haber alrededor de media docena de posibles sistemas estelares conocidos de este tipo, que contienen estrellas gigantes y grandes discos opacos. «Ciertamente hay más por encontrar, pero el desafío ahora es descubrir cuáles son los compañeros ocultos y cómo llegaron a estar rodeados de discos, a pesar de orbitar tan lejos de la estrella gigante», dice Smith. «Al hacerlo, podríamos aprender algo nuevo sobre cómo evolucionan este tipo de sistemas».

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class