Bienestar

Patri Psicóloga: «Los que dicen que llevan 20 años con ansiedad también tienen solución»

En su propuesta teatral junto al actor Rafa Blanca, ‘La ansiedad no mata, pero fatiga’, la psicóloga Patricia Ramírez, conocida como Patri Psicóloga, aporta herramientas sencillas que ayudan a gestionar emociones incómodas como la ansiedad

La letra con humor entra, sobre todo si el humor es blanco. Tras su primera incursión teatral con ‘ 10 maneras de cargarte tu relación de pareja’ la psicóloga Patricia Ramírez vuelve a subirse al escenario, esta vez junto al actor Rafa Blanca, con ‘La ansiedad no mata pero fatiga‘, un espectáculo-terapia en el que, de forma aparentemente casual o improvisada, Patri Psicóloga ( @patri_psicologa) irá aportando soluciones a las escenas cotidianas que vive el protagonista en las que la ansiedad juega un papel importante. Con motivo de su estreno en Madrid, abordamos a Patricia Ramírez en el AVE (su segunda casa) para saber más sobre cómo afrontar la ansiedad, un trastorno que no siempre se entiende bien y que preocupa especialmente en un contexto como el que vivimos hoy.

¿Cuáles son las herramientas más útiles para gestionar la ansiedad?

Lo importante es comenzar por el autocuidado, un concepto que está relacionado con todo lo que nos ayuda a manejar nuestros neurotransmisores: el descanso reparador, la meditación y la práctica de ejercicio físico. Pero también es importante conocer herramientas para la planificación y la organización, para manejar relaciones complicadas, para aprender a dejar los pensamientos en ‘stand by’ o incluso para llevar una vida más lenta de modo que ayudemos a nuestro cerebro a relajarse y a sentirse en un lugar seguro.

¿Es posible que la ansiedad se haga crónica?

La ansiedad se hace crónica si no se le pone un tratamiento. Algunas personas son más vulnerables a la ansiedad. De hecho hay una mayor vulnerabilidad en el caso de las mujeresa adultas. Pero como la ansiedad es una respuesta que emite el sistema nervioso (en concreto la amígdala) ante la percepción de una amenaza, lo cierto es que si enseñamos a esa persona a debilitar esa amenaza (porque aprenda a aceptarla o porque descubra recursos para manejarse en ella) es posible que logre gestionar la ansiedad, lleve el tiempo que lleve sufriéndola. Y esto es algo importante, porque algunas personas que dicen que llevan 20 años con ansiedad creen que están perdidas y eso no es cierto , también tienen solución. En el momento en el que se aprenden los recursos psicológicos que ayudan a manejar esos estresores (que son muy particulares, por cierto, porque a algunas personas les agobia hacerse una prueba médica y a otros, comer con su familia) lo normal es que la ansiedad disminuya.

En los casos en los que exista una activación muy potente de la amígdala, del sistema nervioso simpático, que haga que esa persona sea incapaz de hacer lo que el psicólogo le pida, es donde entraría la acción de la psiquiatría, pues existen una gran variedad de ansiolíticos que ayudan a reducir ese nivel de intensidad que permita a esa persona aprender a entrenar esos recursos mientras la medicación le va haciendo efecto.

¿Y cuándo sé que debo acudir a un profesional por culpa de la ansiedad?

Debemos acudir a un psicólogo cuando nuestro nivel de malestar nos impida el desempeño de nuestra vida cotidiana. Si una persona sufre algún tipo de malestar durante unos días porque se esté adaptando a alguna situación (una mudanza, la llegada de un bebé, una separación…), estaríamos hablando de situaciones puntuales que nos llevan a trastornos adaptativos y en ese caso, si sabemos que puede ser algo pasajero y confiamos en que pronto nos encontraremos mejor, no sería necesario acudir a un profesional.

Pero cuando vemos que no conseguimos trabajar con normalidad, que sufrimos a menudo y que se altera incluso nuestra parte psicosomática con problemas de sueño, dolores de tripa o diarreas habrá llegado el momento de acudir a un psicólogo.

¿Qué otros conceptos o patologías psicológicas suelen confundirse con la ansiedad?

El grupo de trastornos de la ansiedad que vienen recogidos en el DSM-5 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), que es el volumen de los trastornos y desórdenes mentales por el que nos guiamos los psicólogos recoge desde los TOC (trastorno obsesivo compulsivo), hasta la ansiedad generalizada, pasando por las fobias simples o incluso la fobia social. Pero, además, es posible que los síntomas de ansiedad se manifiesten en otros trastornos mentales que no sean necesariamente trastornos de ansiedad. Por ejemplo un trastorno depresivo puede cursar con sintomatología ansiosa y taambién puede darse en algunos trastornos de la personalidad o de la alimentación. Es importante hacer un buen diagnóstico para saber si esa ansiedad es la causa principal o si en realidad es un síntoma de otro trastorno mental. Cuando se hace un buen diagnóstico también se elige bien el tratamiento adecuado.

¿Es más difícil gestionar la ansiedad en tiempos de pandemia?

En un contexto como este es más importante que nunca la afrontación del miedo. No podemos esperar en casa a que se pase completamente la situación para recuperar nuestra vida cotidiana. Tenemos que entender que el miedo a la enfermedad, al contagio o a la muerte están ahí y es algo con lo que tenemos que aprender a convivir centrándonos en la parte que sí que podemos controlar y que tiene que ver con vacunarnos, cumplir las medidas de seguridad y la distancia, relacionarnos con cuidado… Pero si no afrontamos el miedo, se hará cada vez mayor.

También es ahora importante, como explico en mi último libro ‘Somos fuerza’, trabajar nuestra capacidad de adaptación. La inteligencia adaptativa es vital para saber que nuestra vida ya no va a ser como antes, pero que contamos con una inteligencia que nos ayuda a adaptarnos a diferentes situaciones. Y esto solo será posible si en lugar de quejarme y de hablar todo el día de lo que no funciona, me enfoco en las cosas que sí funcionan, en las soluciones y en las cosas que, aunque hayan cambiado, me hacen sentirme bien. Debemos preguntarnos qué lectura positiva sacamos de la situación que estamos viviendo y cómo puedo plantearme mis problemas con una mente solucionadora.

Y por supuesto hay que volver a valores como la gratitud, la generosidad, el sentimiento de pertenencia… Esos valores que vivimos durante el confinamiento y que nos hicieron sentirnos bien y que ahora necesitamos mantener.

 

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class