Bienestar

Los 10 alimentos típicos de Navidad que no son tan malos como crees

Jamón ibérico, marisco, pavo, salmón, aguacate… Algunos alimentos figuran de forma injustificada en la lista de los «culpables» de que ganemos unos kilos en las fiestas navideñas. Te contamos por qué

Esta Navidad la frase de «un día es un día» parece estar más presente que nunca pues, a pesar de que apenas habrá cenas con amigos, comidas de empresa o reencuentros con familiares, a lo que sí que parecen dispuestas muchas personas a darse caprichos ya sea con dulces típicos, con picoteos o con otro tipo de excesos que no se suelen hacer el resto del año. Las estadísticas se suelen publicar en estas fechas revelan que se puede engordar casi dos kilos en un solo mes como media en Navidad. Pero lo que no parece claro es que los culpables de esta ganancia de peso sean los llamados «alimentos típicos de Navidad». Algunos de estos alimentos «con mala fama», tal como apunta Andrea Hernángomez y Andrea Báguena, nutricionistas de Nutritienda.com, no solo no engordan sino que además aportan beneficios para la salud. «Lo que se hace mal es comer en exceso, picotear a deshoras, acompañar las comidas y cenas con salsas que sí engordan, abusar de los dulces procesados, beber alcohol y cambiar nuestras rutinas dejando de hacer ejercicio y durmiendo menos horas», explican. Por eso, para ayudar a reconciliarnos con estos alimentos que suelen situarse en la «lista de culpables» de los kilos de más en Navidad, hacemos junto a Hernángomez y Báguena un repaso de los nutrientes y los beneficios que aportan algunos de los más populares.

Jamón ibérico

El jamón ibérico, que se usa como aperitivo o como acompañamiento de algunas comidas navideñas es una fuente de proteínas con una cantidad elevada de aminoácidos, alto contenido en hierro, minerales y vitaminas como zinc, fósforo, vitamina B y también rico en ácidos grasos. Si además es de bellota, la alimentación que habrá recibido el cerdo durante su crianza será de mayor calidad.

Pavo

El pavo asado no falta en las Navidades de muchas familias. Es un alimento con menor cantidad de calorías que otro tipo de carnes y de alto contenido en minerales, vitaminas y proteínas. Contiene un 80% de agua y es rico en ácido fólico, magnesio, zinc, potasio, fósforo, selenio y vitaminas del grupo B. El peligro viene en realidad de las guarniciones con las que se acompañe. Es mejor elegir verduritas o piña a la plancha que puré de patatas.

Aguacate

El aguacate se puede tomar solo, en guacamole, en ensalada o tipo cocktail. Es un alimento que mucha gente considera que es muy calórico, pero sus beneficiosas propiedades compensan. El nutriente que más destaca es la grasa, pero la denominada grasa buena monoinsaturada, como el ácido oleico. Aporta también potasio, magnesio, vitamina B y vitamina E. Además, posee ácido fólico y es un potente antioxidante. Si se toma en ensalada con lechuga, langostinos y manzana lo ideal es no acompañarlo de salsa rosa prefabricada, sino de algún aderezo casero y saludable.

Uvas

Además de tomarse en fin de año, se usan en una gran cantidad de platos, ensaladas o aperitivos (uvas y queso) o incluso en salsas. Es una fruta que aporta mucha energía, aunque su valor calórico no es mucho más alto que otras frutas, y destaca por su alto contenido en fitonutrientes, potasio y vitaminas como la C y B6.

Salmón

Es un pescado azul con alto contenido en ácidos grasos omega 3, que son fundamentales para el organismo y que si se consumen en las concentraciones adecuadas, promueven el funcionamiento normal del cerebro y del corazón. También contribuyen al mantenimiento de la visión, a mantener niveles normales de triglicéridos en la sangre y una tensión arterial normal. Una simple tostada de pan integral con un buen restregón de ajo (a quien le guste) unas lonchas de salmón ahumado y un chorrito de aceite de oliva virgen harán las delicias de los comensales.

Marisco

Langostinos, gambas, percebes, buey de mar, navajas, ostras, almejas… Hay mariscos de muchos tipos, pero la mayoría de ellos aportan vitamina E, y por ello son antioxidantes, vitamina B, como el ácido fólico, vitamina A, que contribuye al mantenimiento de la visión en condiciones normales, potasio, yodo, sodio, zinc y magnesio. Son bajos en calorías y poseen calcio, necesario para el mantenimiento de los huesos. Igualmente conviene no abusar de las salsas prefabricadas al consumirlos y apostar por vinagretas o marinados.

Caldo de pollo y verduras

En la elaboración del caldo se echa pollo, que aporta hierro y proteínas, es de fácil digestión y es rico en minerales como el calcio y el magnesio, que contribuyen a fortalecer los huesos. Un caldo calentito de pollo con otras verduras es una forma de tomar una gran cantidad de nutrientes en forma líquida, sobre todo si se añade puerro, cebolla, zanahoria o apio, que suponen un extra de vitaminas, minerales y un aporte de fibra.

Cordero

El cordero es fuente de vitamina B12 que contribuye al funcionamiento del sistema nervioso, aporta altos niveles de hierro, contiene vitaminas del grupo B y zinc, que previene las infecciones del sistema respiratorio. Su proteína es de alto valor biológico y en su composición hay alrededor de un 40% de aminoácidos esenciales. Cuanto menor sea la edad del animal menor cantidad de grasa aportará, por lo que el cordero lechal es de bajo contenido lipídico. Sobre esta alimento cabe destacar que sí que puede contribuir a aumentar el colesterol malo por lo que lo ideal es solo tomarlo en ocasiones especiales como las fiestas.

Chocolate

Si nos centramos en el origen del chocolate, el cacao puro, se trata de un polvo desgrasado o parcialmente desgrasado, obtenido de la molienda de los granos del cacao. El cacao puro destaca por su valor nutricional y su contenido en antioxidantes y flavonoides. Sin embargo, la variedad de chocolates y turrones que se han elaborado con esta materia prima es tan alta que, en muchos casos, se ha adulterado, perdiendo así todas sus propiedades. El truco para disfrutar de un chocolate saludable es elegir bien y dar prioridad a chocolates negros puros sin azúcares añadidos.

Turrón duro y turrón blando

La almendra es un alimento enérgico que contiene grasas monoinsaturadas, es decir grasas buenas que en la cantidad adecuada han demostrado beneficios la salud cardiovascular, minerales como el magnesio y el zinc que ayudan a combatir el cansancio y la fatiga, y fósforo que encontramos en la formación de huesos y dientes. Además, contiene vitamina E, que contribuye a proteger las células frente al daño oxidativo. Las almendras son la base del turrón duro y del blando, pero al no ser un ingrediente único se debe tomar con moderación en estas fiestas y elegir aquellos dulces lo más naturales posible, sin azúcares añadidos.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class