Bienestar

El truco fácil para que el huevo poché o huevo escalfado quede perfecto

Huevo poché
Huevo poché

Chef BosquetABC

Si has probado alguna vez a preparar en casa un huevo poché, escalfado o pochado y has acabado sacando del agua algo difícil de describir, este artículo (con su vídeo explicativo) te va a resultar muy interesante. Tal como explica Roberto Bosquet, Chef Bosquet, los dos errores más frecuentes que se suelen cometer cuando se prepara en casa este plato es echar demasiado vinagre o crear auténticos torbellinos cuando es el momento de dar vueltas al agua. También suele ser frecuente hacer girar el agua mientras el huevo se está cocinando y eso también es un error, pues lo ideal es dejar que el huevo se cocine lentamente, aprovechando la inercia del giro.

El huevo poché (pochado o escalfado) es el ingrediente principal de la propuesta con la que el Chef Bosquet nos reta esta semana en ABC Bienestar: tosta de aguacate, tomate, rúcula y huevo pochado. Es una combinación nutritiva y saciante que puede tomarse en cualquier momento del día. Por un lado el huevo aporta proteínas de alta calidad, una proporción entre grasa insaturada y saturada nutricionalmente aconsejable, vitaminas (A, B2, Biotina, B12, D, E y K ) y minerales (fósforo, selenio, hierro, yodo y zinc). Y por otro, el aguacate es saciante, aporta grasa cardiosaludable, aporte de potasio y magnesio y antioxidantes. Completan el plato el tomate y la rúcula, que no solo dan un toque de color, sino que además aportan vitaminas y minerales interesantes.

Preparación

  1. Colocamos las dos tostadas integrales en un plato. Abrimos por la mitad el aguacate, le quitamos el hueso con un golpe de cuchillo y sacamos la pulpa con una cuchara. Machacamos o aplastamos con un tenedor el aguacate (lo ideal es que esté maduro y que sea uno de esos aguacates que no quedan bonitos en otros platos pero que aún se puede aprovechar).

Imagen4

2. Una vez machacado el aguacate untamos la masa resultante en las tostadas. A continuación cortamos el tomate en rodajas grandes y colocamos dos rodajas en cada tostada y un poco de rúcula por encima.

3. Para que el huevo poché (pochado o escalfado) nos quede perfecto lo primero que haremos será poner a calentar agua en un cazo. Una vez que arranque el primer hervor añadimos unas gotas de vinagre (solo tres gotas pues es un error habitual echar un chorro) y un poco de sal al agua. Bajamos el fuego y esperamos a que estén las burbujitas pero ya no esté el agua hirviendo. Colocamos el huevo en un vaso o cuenco y con una cuchara damos unas vuelas al agua (sin hacer un torbellino) y echamos el huevo en el centro. La inercia de las vueltas hará que el huevo se poche o se escalfe. Si no nos gusta la yema tan cruda y lo queremos más cocinado lo dejaremos más tiempo, pero con un minuto es más que suficiente. Una vez que el huevo está cuajado lo sacamos con dos cucharas para escurrir el agua restante y lo colocamos sobre la tosta.

Imagen5

4. Para finalizar el plato añadimos a la tosta aceite de oliva, un poco de sal, pimienta y sésamo.

Imagen6

Puedes conocer más ideas del Chef Bosquet en su libro ya a la venta ‘El placer de comer sin remordimientos’ (Planeta) o en su cuenta de Instagram, donde ya supera el medio millón de seguidores.

 

 

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class