Bienestar

Diferencia entre mascarilla y acondicionador y cómo saber cuál te conviene

Diferencia entre mascarilla y acondicionador
Diferencia entre mascarilla y acondicionador
Spread the love

Melissa González – ABC

¿Se pueden aplicar en un mismo lavado? ¿Pueden usarse todos los días? ¿Cuál ayuda más a revitalizar el cabello dañado? Estas son las principales diferencias entre uno y otro

Si no fuera por los acondicionadores y mascarillas capilares, que logran que el peine se deslice rápidamente por nuestro pelo, gran parte del cabello se quedaría enredado en el cepillo y perderíamos cientos de pelos de la cabeza. Eso sin contar la de tirones que sufriríamos hasta conseguir que no hubiera ni un solo nudo…

Y es que estos productos capilares, que se comercializan no solo en formato líquido sino también en sólido, son un gran aliado para el pelo, consiguiendo no solo nutrirlo, también separar cada uno de nuestros mechones para evitar una maraña en nuestra cabellera. Pero, ¿cómo sabemos cuándo usar mascarilla y cuando usar acondicionador?

María José Tous, farmacéutica y fundadora de Laboratorios Kosei, explica que el acondicionador es un producto cosmético que tiene como misión devolver el brillo, la suavidad y manejabilidad al cabello después del lavado con champú: «En su formulación podemos encontrar diferentes activos como aceites, siliconas más o menos volátiles, hidrolizados de proteínas (animales y/o vegetales) o tensioactivos catiónicos para neutralizar las cargas aniónicas presentes en el cabello»

La mascarilla, por su parte, no deja de ser un acondicionador con mayor viscosidad (más espeso) y con una carga más elevada de ingredientes.

Modo de uso

Todos sabemos cómo funcionan estos productos nutritivos y desenredantes, ¿no? Se aplican siempre después del champú y, según el tipo de productos que hayamos comprado, requerirán de aclarar con agua después de ponerlo o no. Pero hay que tener especial cuidado porque aplicarlos en grandes cantidades puede engrasar el pelo. «El acondicionador se puede utilizar, después de cada lavado con champú, en medio y puntas pero no es recomendable aplicarlo en la raíz ya que puede engrasar en exceso», indica la farmacéutica, que comenta también que la mascarilla se puede utilizar de igual forma que el acondicionador después de cada lavado, o puede utilizarse en momentos puntuales, cuando se requiera una mayor acción sobre la fibra capilar: «Es lo típico de hacerse una mascarilla el fin de semana, dejando actuar unos 15 minutos».

Bajo el punto de vista de María José Tous, no deberían utilizarse ambos, sino que habría que elegir entre acondicionador o mascarilla en función del estado del cabello. Para cabellos dañados resulta más recomendable el uso de una mascarilla por tener una mayor concentración en activos acondicionadores, por ejemplo.

«Bajo mi punto de vista, no deberían usarse ambos, sino elegir entre acondicionador y mascarilla en función del estado del cabello»
María José Tous , Farmacéutica

En cuanto a la frecuencia de uso, tal como cuenta la experta, siempre dependerá del estado del cabello y de nuestras preferencias. Perfectamente se podría aplicar un acondicionador o una mascarilla todos los días después de lavar el cabello, pero el resultado dependerá de la cantidad de producto aplicado y el tiempo de contacto de este con la fibra capilar: cuanta más cantidad y más tiempo de permanencia el efecto acondicionador será mayor.

Qué mirar en la etiqueta

Son muchos los activos disponibles en el mercado como agentes acondicionadores, y tendrás que buscar el que sea más afín a ti. «Si te gustan los productos más naturales, por ejemplo, puedes buscar butyrospermum parkii butter (manteca de karité), argania spinosa kernel oil (aceite de argan) o vitis vinifera seed oil (aceite de pepita de uva). También derivados de queratina que puedes encontrar en el INCI como keratin, derivados de proteínas vegetales (hydrolyzed wheat protein, hydrolyzed soy protein), diferentes tipos de polyquaterniums o los tradicionales tensioactivos cuaternarios como cetrimonium chloride o behentrimonium methosulfate, sin olvidar el sinfín de derivados de silicona que a pesar de que últimamente tienen mala fama, dejan el cabello con un tacto y un brillo espectaculares (amodimethiconedimethiconol o cyclomethicone, entre otros nombres)», concluye María José Tous.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class