Actualidad

Vuelve el caos autonómico al control de la pandemia

Cada comunidad busca su propio modelo para manejar las restricciones a partir del 9 de mayo

Diecisiete comunidades autónomas, otras tantas fiscalías, otros tantos tribunales superiores de justicia y, al final del camino, el Tribunal Supremo. A dos días del fin del estado de alarma, se multiplican los actores y los criterios de los que dependerá el control de la pandemia en España. Sin un plan de medidas conjuntas a nivel nacional, solo Baleares ha logrado por el momento el aval jurídico a sus medidas para los próximos 15 días, entre las que mantiene el toque de queda a las once de la noche a partir del domingo.

La mayoría de las autonomías han lamentado reiteradamente la falta de herramientas jurídicas con las que tendrán que manejar ahora la pandemia. La mayoría plantean aforos reducidos,

 confinamientos locales o limitaciones a la hostería y al ocio nocturno, ya que no necesitan pasar por los tribunales al no limitar derechos fundamentales. Renuncian así al toque de queda nocturno y al cierre perimetral autonómico, al entender que solo los amparaba el estado de alarma. Pero comunidades como Navarra, País Vasco, Canarias, Comunidad Valenciana y Baleares lo van a intentar, y otras regiones, como Castilla-La Mancha, valoran la medida y buscan su encaje jurídico.

Baleares abrió este jueves el camino. El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) avaló la restricción a la movilidad hasta el 23 de mayo. El Govern podrá mantener el toque de queda, la limitación a seis personas de las reuniones privadas y públicas, los controles de acceso en los puertos y los aeropuertos de las Islas y el límite de aforo a la mitad en los lugares de culto. Se trata de la primera resolución de un tribunal superior sobre el toque de queda aplicado por una comunidad autónoma.

La decisión se produjo horas después de que el Ejecutivo de la socialista Francina Armengol aprobara de urgencia una prórroga de las restricciones para forzar a los jueces a pronunciarse, ya que el TSJB había rechazado la consulta previa. El auto del tribunal, que ayer no estaba publicado, confirma la división en el seno del tribunal, ya que contó con tres votos a favor y dos en contra y contiene los votos particulares de las magistradas Alicia Ortuño y Carmen Frígola.

La resolución se desmarca del criterio de la Fiscalía balear, que ya emitió un dictamen el martes advirtiendo de que fuera del estado de alarma no se podía mantener el toque de queda ni tampoco las limitaciones de personas en el ámbito privado, ya que son derechos fundamentales. Sí avaló el control de los puertos y aeropuertos, así como el aforo.

Contra esta decisión cabe un recurso de reposición y no puede ser apelado ante el Supremo, dado que el recurso extraordinario que ha aprobado el Gobierno no entra en vigor hasta el mismo nueve de mayo. No obstante, Vox Baleares confirmó que recurrirá el decreto balear.

Galicia

También Galicia tendrá que acudir a los tribunales, aunque en menor medida. En el plan que anunció este jueves la Xunta se fijan cuatro niveles de riesgo -según la incidencia del virus en cada población-, que será el que marque las restricciones. En principio, desaparecerá el cierre perimetral autonómico, el toque de queda y se ampliará el horario de la hostelería. Pero en aquellas localidades con más de 500 casos por cada 100.000 habitantes, se aplicará un cierre perimetral y el toque de queda entre las 23 y las 6 de la madrugada. Para ello, la región debe acudir al Tribunal Superior de Justicia de Galicia, algo que hará este mismo viernes: cumplen ya este criterio Cambados, Vilanova de Arousa, Laza, Cualedro y Padrón.

La Xunta, según contó el presidente Alberto Núñez Feijóo, también deberá lograr el aval de otra medida: independientemente de la incidencia, quiere prohibir las reuniones de no convivientes entre la 1 horas, cuando cerrará la hostelería, y las 6 de la madrugada.

«Vamos a afrontar el mismo riesgo (…) pero con peores instrumentos (…). Las amenazas de la pandemia no cambian de un día para otro; lo que sí va a cambiar de forma repentina y abrupta son los instrumentos» para gestionarla, lamentó Feijóo. «Lógicamente no estamos preparados». Informa Pablo Pazos.

Andalucía

Sin cierre perimetral ni toque de queda, el modelo de Andalucía para su salida del estado de alarma será por fases vinculadas al nivel de vacunación. Así, cada fase ampliará el horario de comercios y hostelería. Arranca el domingo, con un horario para los bares que se extenderá hasta las 00.00 horas y con hasta diez personas reunidas en el exterior de la hostelería. Esta fase, llamada «de estabilización», durará hasta el 31 de mayo. La segunda fase se mantendrá a lo largo del mes de junio, y la última fase será del 31 de junio en adelante, cuando llegue la «normalización».

«No merece la pena en este mes y medio meter la pata y arruinarlo todo», dijo ayer el presidente andaluz, Juanma Moreno. No obstante, Andalucía no renuncia a confinar perimetralmente áreas lo más concretas posibles, cuando estas superen los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días, informa M. Moguer. Estos cierres deberán contar con el visto bueno de la Justicia.

Canarias

También anunció este jueves sus medidas el Gobierno de Canarias. Mantendrá todas las medidas que amparaba el estado de alarma: el toque de queda, el control en puertos y aeropuertos, la limitación de personas en grupos tanto en el ámbito privado como público, la limitación del número de personas en lugares de culto y el cierre perimetral en cada isla según nivel de alerta.

«Aprobamos que las cosas se queden como están para que caminen como hasta ahora, a mejor», dijo el presidente regional, Ángel Víctor Torres. El líder autonómico confió en que, tal y como ha ocurrido en las islas Baleares, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) valide el mantenimiento de las restricciones anticovid para que entren en vigor este sábado. «En caso de que no se ratifiquen nuestras medidas, que creemos que sí va a ser así, iríamos al Tribunal Supremo (TS)», expuso.

A la espera

Otras comunidades, sin embargo, están a la espera de encontrar el encaje jurídico más adecuado. País Vasco, Navarra, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha son favorables al toque de queda, aunque el presidente castellano manchego, el socialista Emiliano García-Page, reconoció ayer que «es bastante difícil que se pueda mantener desde una perspectiva jurídica». Salvo esta última comunidad, que aún está estudiando sus opciones, el resto se encuentra ya a la espera de las decisiones de sus tribunales superiores. En el caso de País Vasco, por ejemplo, incluso con la opinión en contra de la Fiscalía de la comunidad.

Además de Castilla-La Mancha, que no hará público su plan hasta el sábado, la Comunidad de Madrid está estudiando un decreto y no ha tomado, de momento, ninguna decisión sobre qué hacer respecto al toque de queda.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class