Actualidad

Veintiocho familias de una escuela se unen para pedir más castellano

Los padres, de un centro de Barcelona, actúan amparados por Hablamos Español

Las sentencias que obligan a la Generalitat a impartir al menos un 25 por ciento de las asignaturas en castellano –la última, de diciembre de 2021, del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), extiende esa obligatoriedad a todo el sistema educativo y no solo a las familias que lo reclaman– siguen sin cumplirse. Los defensores de los derechos de los hispanohablantes no abandonan la lucha. Veintiocho familias de un mismo centro educativo de Barcelona, amparados por la asociación Hablamos Español, han pedido a la consejería de Educación que sus hijos reciban al menos un 25 por ciento de asignaturas en lengua castellana, siendo al menos una de ellas troncal. La asociación que ampara a las familias, que será la destinataria de las notificaciones derivadas de la presentación de estas solicitudes, prefiere que la denuncia sea colectiva. En cada una de las misivas, a las que ha tenido acceso ABC, las familias piden al gobierno autonómico que en cumplimiento de los fallos judiciales vigentes «facilite a su hija/o enseñanza en su centro de estudios utilizando el español o castellano en, al menos el 25 por ciento del horario lectivo de las asignaturas troncales en todos los niveles y cursos en los que su hijo estará cursando estudios y de manera que al menos alguna de las materias impartida en esta lengua tenga carácter de troncal».

Comunicaciones en español

En las cartas, a las que ha tenido acceso este diario, los padres reclaman, asimismo, que «se haga efectivo» su derecho a que «todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación, tanto oral como escrita, que me sea remitida por el centro y la consejería estén redactadas o se produzcan, al menos en español o castellano». En las 28 peticiones, redactadas en la primera quincena de junio, las familias denuncian que, pese a los reiterados pronunciamientos judiciales que instan a la Generalitat a impartir más clases en castellano, en los centros de sus hijos la educación es exclusivamente en catalán.

En este sentido, recuerdan la jurisprudencia que obliga a dar más castellano –la sentencia de Tribunal Constitucional   (TC) de 28 de junio de 2010, así como las del Supremo (TS) de los días 9, 13 y 16 de diciembre de 2010, la del TSJC de julio de 2019, y la última de este último tribunal de diciembre de 2021–y piden que, como establecen los fallos dictados por estos tribunales, «al menos un 25 por ciento del horario lectivo se imparta en español o castellano, teniendo que incluirse, dentro de este 25 por ciento, la impartición de alguna asignatura troncal».

D. L, una de las madres que ha pedido más castellano, confía en que la denuncia prospere. Su hijo, que cursa quinto de Educación Primaria y con necesidades educativas especiales, ha sufrido, según explica la madre, los efectos de la inmersión en catalán.

«Para un niño como mi hijo aprender en una lengua que no es la materna lo dificulta todo mucho. Tiene que hacer el triple de esfuerzo», dice la madre, que antes de hacer frente común con otras familias del centro, habló con el director de la escuela para informarle de los problemas de su hijo a raíz del sistema lingüístico vigente. La escuela no le resolvió el problema. El pequeño llegó a Barcelona con su familia, procedentes de Madrid, en 2014 y «la inmersión ha supuesto una traba importante en su ritmo de aprendizaje». D. L. también solicitó que las circulares y notas se redactaran también en castellano pero no obtuvo respuesta. «Le dije que me parecía patético que tuviéramos que estar traduciendo pero no me hizo caso. Se limitaron a decirme que seguían instrucciones». «No estoy en contra del catalán solo pido que se cumpla lo que dicta la jurisprudencia», dice la madre en declaraciones a ABC. Asegura que las 28 peticiones se recogieron en muy poco tiempo. «Lo hicimos en cuatro tardes, en el ratito que hay tras la salida de los niños», asegura. En el centro, que es público y de una sola línea, hay escolarizados unos doscientos niños, muchos de ellos originarios de diferentes países, China, Bulgaria, Pakistán. «Que haya casi una treintena de familias que lo piden en un centro tan pequeño es mucho», afirma la madre.

Gloria Lago, presidenta de Hablamos Español, califica la petición de los padres de propuesta de mínimos. «No nos gusta el bilingüismo obligatorio, nosotros defendemos la libertad de elección de lengua, que es el único sistema constitucional y que cumple los tratados internacionales ratificados por España, pero no vamos a dejar de exigir lo que nos corresponde, por poco que sea», concluye Lago.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class