Actualidad

Un testigo de la supuesta agresión de Errejón: “Le pegó una patada en el estómago que me quedé blanco”

La versión del denunciante sostiene que le pidió hacerse una fotografía junto al parlamentario y que este declinó la propuesta

Continúa la polémica en relación con la supuesta agresión del líder de ‘Más País’, Íñigo Errejón, a un ciudadano en en el madrileño barrio de Lavapíes. Según el escrito de la denuncia, adelantado por ‘Okdiario’, un hombre de 67 años relata que la noche del 2 de mayo estaba con un amigo en un bar y, cuando salió del local, reconoció a Errejón entre un grupo de unas seis personas.

La versión del denunciante sostiene que le pidió hacerse una fotografía junto al parlamentario y que este declinó la propuesta. Al volver a insistirle para que lo hiciera, este hombre manifestó ante la Policía que Errejón le propinó una patada en la barriga y que se quedó “bloqueado” ante la situación.

Íñigo Errejón ha asegurado este martes que la denuncia que interpuso un hombre de 67 años el pasado mes de mayo al acusarle de darle una patada es “falsa” y ha negado “absolutamente” que agrediera a esta persona, que además le dirigió insultos cuando se negó a hacerse una foto juntos.

Pero en las últimas horas se ha dado a conocer la versión de un testigo, que acompañaba a la persona supuestamente agredida. Su nombre es Miguel y ha contado con todo detalle las claves de la denuncia en ‘El Cascabel’ de TRECE. “Cuando hice el escrito no di la cara, pero luego ya me enteré de que dijo en el Congreso que era mentira y es cuando dije que iba a dar la cara porque vi cómo había dado la patada a mi amigo. Es una situación que tiene que pagar porque es un delito, ni más ni menos”.

El testigo señala que la supuesta actitud de Errejón no fue nada buena con ellos: “Nosotros salimos de un bar en el barrio de Lavapíes y nos encontramos con un grupo de gente. Mi amigo fue el que le reconoció y le pidió una fotografía. Con un gesto malo, sinvergüenza, le dijo que no porque no estaba trabajando. Entonces mi amigo le dijo que en las redes sociales no le iba a poner bien por ello y fue cuando le pegó una patada en el estómago que yo me quedé blanco. No me metí en esa historia porque para ello estaban los cuerpos de seguridad”.

También ha relatado que había un hombre de color que intentaba coaccionarlos en todo momento para evitar que llamasen a la policía: “Me quedé sin batería y llamé a la policía con el teléfono de mi amigo y había un hombre de color que estaba increpando toda la situación, dando un vuelco a la atención que acabó con la gente de Errejón animándole a que se marchase de allí. Este hombre de color montó un pollo que incluso le dijo a mi amigo ‘no llames a la policía’, queriéndole robar el móvil. Llegó la policía y me fui a mi casa porque tenía que cuidar a mi madre que se quedó viuda por el covid”.

“Mi amigo tiene cáncer de colón. Yo le acompañé a su casa por el hombre de color iba detrás de él porque quería por todos los medios que no llamase a la policía. Le metí en su casa y yo me fui a la mía. La policía se presentó en su casa, pero yo tenía que estar en la mía porque había toque de queda”, ha explicado el amigo de la supuesta víctima.

En este sentido, Miguel ha vuelto a recalcar la coacción de esta persona: “Un vecino suyo también estaba y ha testificado a favor de Alberto porque vio la situación, pero el hombre de color estaba desatado. Iba con ellos -Errejón y un acompañante- porque le llamaban por su nombre y en todo momento pedía que no llamásemos a la policía”.

También ha explicado que ellos en todo momento no perdieron las formas: “Para nada fuimos groseros. Le pedimos un selfie de una forma muy cordial como si fuese un futbolista. Solo le dijo lo de las redes sociales y por eso le dio un patadón que yo me quedé alucinado”.

En cuanto a las grabaciones, Miguel ha dejado constancia de que tiene la sensación que podrían haber sido manipuladas: “Las cámaras no mienten. Si no se ve esa agresión es porque las cámaras han sido cortadas, porque esa patada ha sido verídica. Yo estaba allí y lo he visto con mis ojos, sea el partido que sea. Si ha cometido un delito lo tiene que pagar”.

Por último ha explicado el motivo por el que decidió dar un pasó adelante: “Cuando le veo en el Congreso diciendo que es mentira pienso que tiene muy poca vergüenza. Ahí es donde decidí dar la cara. Era él, no fue ninguno de sus acompañantes”.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class