Actualidad

«Si desaparece el trasvase Tajo-Segura, gran parte de los vergeles se convertirán en desiertos»

Antonio Luengo, consejero de Agricultura de Murcia, defiende que la región que exporta el 70% de la frutas no puede depender solo de la desalación

Dicen de Antonio Luengo (San Javier, Murcia, 1980) que siempre invita a sus interlocutores a visitar su tierra. Y es cierto. El consejero murciano, ingeniero en Automática, vive pegado a su Mar Menor tanto que es capaz de dibujar de memoria los canales, esclusas y depuradoras que rodean toda la laguna salada. Fue, también, su primera gran crisis al frente de la cartera de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, a la que apenas un mes después se sumó el primer enfrentamiento con el Gobierno por el trasvase Tajo-Segura. Desde entonces, Luengo ha interpuesto nueve recursos contra las decisiones del Ministerio para la Transición Ecológica y enumera siete ataques a su funcionamiento. Los dos últimos, un cambio en las reglas

del trasvase y el aumento de los caudales del Tajo.

¿Que significan para Murcia los cambios que plantea el ministerio?

Va a suponer una reducción importante en la agricultura, que puede estar rondando el 50% de la producción agrícola. Nos preocupa bastante. Actualmente llegan 300 hm3 en un año bueno al Segura. De esos 300, cien van destinados a consumo humano y unos 205 a regadío. La propuesta del ministerio supondría una reducción, con la modificación de las reglas de explotación, de 13 hm3; y con la subida de caudales ecológicos otros 80 hm3, que podría incrementar hasta 130 si tenemos en cuenta los caudales generadores. Nos preocupa porque la ministra no nos ha sentado a las cinco comunidades implicadas pese a que se lo hemos pedido en numerosas ocasiones. ¿Y por qué quiere subir los caudales ecológicos? Para mejorar la salubridad del río. El Tajo tiene un problema de contaminación. Hay muchos municipios que no tienen inversiones hechas en depuración, que están vertiendo aguas residuales contaminadas. ¿Qué propone el ministerio? Subir los caudales para diluir esa contaminación. Eso va en contra de cualquier principio medioambiental. Lo que tienes que hacer no es diluir, es actuar en origen. Nosotros proponemos que haga inversiones.

Para ustedes, el trasvase, tal y como está hoy, ¿es sostenible?

Totalmente. De hecho, la propuesta que le ponemos al ministerio en la mesa es que si fuera necesario llevar a cabo el aumento de los caudales a medio y largo plazo porque varía la morfología del río, que se haga, no hay inconveniente, pero de forma consensuada y con criterios técnicos. Hay informes que se han hecho llegar al ministerio fijando el caudal que ahora mismo circula por el río, en torno a 6 m3 por segundo en Talavera. Eso garantiza la salud del río. Lo que hay que hacer es un trabajo de morfología. Somos conscientes de que hay un problema de cambio climático, pero es una infraestructura que nunca había estado tan cuestionada. Pero igual que esta infraestructura, hay 39 trasvases más. Nosotros planteamos un plan hidrológico nacional, que se lleve a cabo una distribución homogénea del agua por todo el territorio nacional y que se haga a un precio armonizado. El coste medio del agua en toda España está en torno a 0,02 euros. Allí estamos por encima de los 45 céntimos, con la desalación por encima de los 60 céntimos el m3. Hay un agravio comparativo muy importante.

Hay quien dice que el problema es que los agricultores no quieren pagar más cara el agua de la desalación.

Eso no es cierto porque de hecho ya están pagando. Hoy los regantes tienen un déficit hídrico que supera los 400 hm3 al año. Se cubre con los 200 hm3 del trasvase, 120 hm3 de agua regenerada y el resto viene de la desalación. Fíjese que no hablamos solo de regadío, también hablamos de consumo humano. Los últimos estudios indican que si se llevara a cabo la propuesta delministerio, el precio del agua se encarecería para consumo humano en torno a un 30% y en torno a un 48% para el regadío. Esto cortaría el desarrollo económico, social y medioambiental de nuestra región. También hemos pedido al ministerio que aplique la ley, que indica que el precio máximo del agua desalada tiene que ser 0,3 euros m3, y que haga una inversión en energías renovables para mejorar la eficiencia de la desalación. Nosotros entendemos la desalación, la compartimos como un complemento, pero no podemos depender solo de eso. Por el coste energético y por el impacto ambiental.

¿Está el ministerio, aunque sea a nivel técnico, rebajando ya su propuesta inicial de caudales?

Hay dos datos que dan algún tipo de indicio. El primero de ellos, que la propia Confederación Hidrográfica del Segura, que es el organismo de cuenca dependiente del ministerio, ha dicho públicamente que si ese caudal se fijara por encima de 7 m3 por segundo haría inviable garantizar el regadío de toda la zona de Levante. El otro dato es que la Mancomunidad de Canales de Taibilla, otro organismo dependiente del ministerio que se encarga de la distribución de agua de abastecimiento en los municipios de la zona, ha dicho que esa propuesta podría provocar problemas de abastecimiento en algunos municipios. ¿Eso puede ser un indicio de que el ministerio pueda tener previsto rebajar la propuesta inicial de 8 m3/s? No lo sabemos. Nosotros queremos que se mantenga lo que hay actualmente. Y si hubiera que subirlo en un futuro, por supuesto que sí, pero hay que trabajar para poder reutilizar el agua también de otras comunidades autónomas como Castilla-La Mancha o Madrid.

¿La propuesta del ministerio supondría el fin del trasvase?

Lo dijo el presidente del Gobierno el 19 de abril de 2019: «Nuestro objetivo es el fin de los trasvases y apostar por las desaladoras». No lo digo yo. Y luego está la contestación que ha dado el Senado a preguntas de los parlamentarios sobre que las demarcaciones hidrográficas tienen que ser autosuficientes. No sé cómo se proponen llevar a cabo la disminución del consumo donde el regadío es el más eficiente de Europa. Seguir optimizando ahí es difícil. ¿Reducir el consumo quiere decir que no podemos seguir regando o quiere decir que la población no puede seguir creciendo? Es lo que no entendemos.

¿Usted por qué apostaría?

Creo que el ministerio tiene perfectamente definida una hoja de ruta con un objetivo claro que es cerrar el trasvase Tajo-Segura. Y no me han dado ni un solo argumento en dos años para pensar lo contrario. Se han producido, en dos años, siete amenazas directas al trasvase. Pero el trasvase riega más del 70% de las hortalizas que exporta España a Europa, y del 25% de las frutas. Estamos produciendo alimentos, no subproductos. Si desaparece el trasvase, gran parte de los vergeles se convertirían en desiertos. Es la principal herramienta que tenemos para luchar contra el cambio climático.

Con la ejecución de unas obras en el acueducto han estado seis meses sin recibir agua. ¿Cómo lo han hecho?

Hay un sistema de abastecimiento muy bien diseñado. No es que sale un metro cúbico del Tajo y al día siguiente está en la finca del agricultor. En estos seis meses era agua del año hidrológico anterior. Nosotros entendemos que cuando falta, falta agua para todos. Por eso se hizo la ley del memorando. Pero lo que no podemos hacer es permitir que se lleven a cabo cambios normativos que condicionen el futuro y eliminen la llegada de agua.

¿Ha estado alguna vez en Entrepeñas y Buendía?

Físicamente no

¿Qué le diría a quienes viven allí del turismo o para quienes el embalse es su forma de vida?

Esa es la demagogia que nos quieren imponer. Entendemos que tiene que haber un volumen mínimo en Entrepeñas y Buendía, porque hay un desarrollo turístico. Lo que hay que evitar es quien intenta decir que el Levante está robándole agua a alguien. ¿Por qué no están en entredicho el trasvase Júcar-Vinalopo o el Negratín-Almanzora y sí este? Es algo muy curioso.

¿El conflicto es inevitable?

Nosotros no queremos conflictos. A lo mejor lo que hay que hacer es unir esfuerzos y empezar a hablar de unión y empezar a hablar de soluciones para esas comunidades autónomas, para esos vecinos, regantes de Castilla-La Mancha.

¿Qué opina de que la Comunidad Valenciana esté también implicada en la defensa del trasvase?

Lo vemos lógico. Este no es un problema de comunidades autónomas. El agua que va por un río no es de una comunidad, es de todos los españoles. Vemos entre Murcia, Valencia y Andalucía diferentes colores políticos y defendemos todos lo mismo. Nuestro presidente, Fernando López Miras, en otra época tuvo que manifestarse frente al presente Mariano Rajoy. Muchas veces hay que imponer frente al criterio político los intereses de tus vecinos.

¿Qué harán si sale adelante una subida del caudal ecológico?

Tendríamos que estudiarlo jurídicamente e iniciar todas las acciones que estuvieran a nuestro alcance.

Pero para cuando hubiera una sentencia, incluso si es favorable, habría cambiado mucho el panorama.

Totalmente, para los agricultores y para 2,5 millones de personas que bebemos agua del trasvase.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class