Actualidad

Sanitarios de Atención Primaria cuidan «in situ» a los mayores en la residencia donde murieron 11 ancianos

Los dos primeros casos de positivos en Covid se detectaron el 7 de enero, y desde entonces ha habido 65 positivos

La localidad madrileña de Becerril de la Sierra (5.564 habitantes) ha visto alterada su habitual tranquilidad por el mazazo del coronavirus. Un brote de Covid-19, probablemente de la cepa británica –una variante mucho más contagiosa que la convencional– se ha registrado en la Residencia de Mayores Vigor, del municipio. Como resultado del mismo, 65 personas han dado positivo hasta la fecha, y se han producido 11 fallecimientos entre los residentes, cinco de ellos en la propia instalación y seis en hospitales.

El paso del Covid por la residencia de Becerril ha sido letal. Según informó el viceconsejero madrileño de Salud Pública y Plan Covid, Antonio Zapatero, los primeros casos de este brote se dieron en dos trabajadoras del centro, que resultaron positivas en la PCR el pasado 7 de enero. Desde entonces, el virus ha afectado a 48 residentes –todos los que había en el centro, con capacidad para 51– y a 17 trabajadores. Y en menos de 20 días, se han producido 11 muertes.
Ya vacunados
Los ancianos de la residencia de Becerril precisamente recibieron la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 ese día 7 de enero. La segunda dosis iba a haberse administrado ayer, pero se ha retrasado hasta el 11 de febrero, informó la directora del centro, Mónica Antón, informa Ep. Aseguran que ningún residente salió en Navidades del centro, ni ningún trabajador se tomó vacaciones.

Según explicaron fuentes de la Consejería de Sanidad, «clínicamente, no es relevante tener puesta una única dosis de la vacuna, porque si no completas el ciclo», con las dos dosis requeridas, «no sirve de nada». Esto explicaría la virulencia con la que el virus ha entrado en la residencia y arrasado con sus habitantes y los trabajadores de la misma.

Una vez detectado el brote, once de los ancianos fueron trasladados a dos hospitales de la zona. Cinco de las víctimas mortales fallecieron en la propia residencia. Y de los hospitalizados, seis perdieron la vida, cinco de ellos en el Hospital General de Villalba y uno en la Fundación Jiménez Díaz. En la actualidad, hay cuatro ancianos que siguen ingresados en el primero de los hospitales antes citados, y dos de ellos presentan un pronóstico «clínicamente preocupante».

Las autoridades sanitarias madrileñas llevan algún tiempo secuenciando los casos de Covid para conocer la procedencia de los contagios. Realizan muestreos de miles de PCR cada semana, y ello les ha aportado datos según los cuales en torno a un 10 por ciento de los casos nuevos tienen su origen en la variante británica. No obstante, hay zonas donde este porcentaje se incrementa hasta el 23 por ciento, aseguró el viceconsejero Zapatero.

Muestras analizadas
En el caso del brote de Becerril, se enviaron tres muestras de PCR positivas a la Fundación Jiménez Díaz, donde se están analizando. Los resultados obtenidos hasta la fecha, indicó, «sugieren que puede tratarse de la cepa británica».

La residencia vive ahora una «situación complicada», como reconocía el consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, Javier Luengo. Tanto su consejería como la de Sanidad están en contacto permanente con el centro. De hecho, en la residencia se encuentra ahora una Unidad de apoyo y atención residencial, con médico y enfermeras de Atención Primaria, para vigilar a los residentes.

Las residencias de mayores fueron el punto débil durante la primera ola de la pandemia, no sólo por la vulnerabilidad física de sus ocupantes, sino también por las tremendas consecuencias que tuvo sobre ellos una presión asistencial en hospitales y Atención Primaria que desbordó al sistema.

En la actualidad, hay cerca de 500 casos positivos en las 475 residencias madrileñas. En 32 de estos establecimientos están prohibidas todavía las visitas y las salidas de los residentes.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class