Actualidad

Sánchez se resiste a mediar con Cuba y se opone al embargo en su visita a EE.UU.

El presidente del Gobierno le resta importancia a que no le reciba Biden en la Casa Blanca

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, no ha ofrecido ningún tipo de mediación a la Casa Blanca con respecto a la crisis cubana, a pesar de que su visita a Estados Unidos coincide con una ola represora ante una serie de manifestaciones a favor de la libertad y la democracia como no se han visto en décadas.

En una conversación con periodistas en la oficina económica y comercial de España en Nueva York, mantenida la tarde del miércoles, Sánchez dijo que este viaje no está pensado para tratar asuntos políticos o diplomáticos, sino comerciales y de inversión, y aclaró que no pidió verse con Joe Biden en Washington en este viaje.

Justo el lunes, la Casa Blanca dijo que busca la cooperación de sus socios en Cuba, y se resiste a cualquier acción unilateral. Según dijo un alto funcionario estadounidense a ABC, EE.UU. está en contacto con sus aliados en las organizaciones internacionales para aumentar los flujos de asistencia humanitaria a Cuba y pretende «intensificar el compromiso diplomático con socios regionales e internacionales para apoyar las aspiraciones del pueblo cubano». Sánchez no se ha dado, de momento, por aludido.

Sí dijo Sánchez en Nueva York que cree que su relación con el presidente estadounidense es normal, porque de todo sus socios europeos, Biden solo ha recibido en su residencia a Angela Merkel, la canciller alemana, con quien estuvo la semana pasada. Aun así, Biden ha hablado por teléfono con abundantes jefes de estado y de gobierno de Europa y otros puntos del mundo, pero no con Sánchez. Al último al que Biden recibió en el Despacho Oval fue al Rey de Jordania, Abdalá II.

Tras el breve encuentro mantenido en Bruselas con Biden, el presidente del gobierno dijo que confía en verse con Biden durante la Asamblea General de Naciones Unidas, que comienza el 14 de septiembre en Nueva York.

Preguntado por ABC sobre Cuba en esa conversación informal con la prensa, el presidente del gobierno dijo que España es un país clave en Iberoamérica, y que cree que debe tener un papel en el debate sobre las reformas en cuanto a derechos y libertades, pero no dio más detalles. Aun así, relacionó la crisis en Cuba, y esta oleada de protestas, con los efectos que la pandemia de coronavirus ha tenido en el sector turístico.

Sánchez sí fue muy claro en que se opone al embargo a Cuba, endurecido por Donald Trump hasta el punto de poner en peligro las operaciones de empresas españolas en la isla, como Meliá. El presidente del gobierno dijo que tanto PSOE como PP, cuando han gobernado, se han opuesto al embargo, que ve contraproducente.

Antes de este viaje a Nueva York, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, intercedió por las empresas españolas que hacen negocios en Cuba en una serie de reuniones bilaterales que mantuvo con sus homólogas en Washington. Según ella misma dijo en una conversación con la prensa en la embajada española en Washington, Maroto le trasladó a la administración Biden que la parte del embargo que activó Donald Trump en 2019 «no es la solución a los problemas que hay en Cuba».

El presidente del Gobierno tuvo que responder ayer a las dudas de las grandes instituciones financieras estadounidenses por las reformas del mercado laboral que está pactando con su socio de coalición, Unidas Podemos. En su conversación con los medios, Sánchez le restó importancia al hecho de que se tratara ese asunto, y dijo que fue solo uno de los muchos temas que hubo sobre la mesa.

Además, Sánchez dijo que no se trató del problema del independentismo en Cataluña. Eso, a pesar de que el informe ‘Clima inversor 2021’, elaborado por la diplomacia norteamericana y publicado ayer, alertaba de que «las manifestaciones y los disturbios en Cataluña han provocado vandalismo y daños en fachadas de tiendas y edificios en Barcelona y otras ciudades. Algunos líderes empresariales regionales han expresado su preocupación por que esas perturbaciones puedan afectar negativamente las operaciones comerciales y las inversiones en la región».

Tras verse con altos ejecutivos de bancos y fondos de inversión en Nueva York, Sánchez visita este jueves Los Ángeles. Primero será recibido en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, y después se reúne con consejeros delegados de las audiovisuales Netflix, HBO, Disney, Warner y Activision. El viernes acaba su gira en San Francisco, donde se ve con el director ejecutivo de Apple, Tim Cook.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class