Actualidad

Sánchez sale reforzado tras la derrota de Díaz en el momento más crítico de la legislatura

Juan Espadas será el candidato en Andalucía. Díaz no repetirá al frente del partido pero todavía no dimite

Ferraz reúne hoy a la dirección y arranca una semana clave para Sánchez: los indultos se acercan

Balón de oxígeno para Pedro Sánchez en un momento sumamente delicado. La victoria de Juan Espadas sobre Susana Díaz en las primarias para ser el próximo candidato del PSOE a la Junta de Andalucía salvan a Pedro Sánchez de una operación para derrocar a su histórica rival interna. Cuatro años después de las primarias que los enfrentaron, Sánchez y su equipo dejan sin margen el futuro político de Susana Díaz. Espadas superó el 55% de los votos. Y Díaz se quedó en el 38% de los apoyos. Por lo que no será necesaria la segunda vuelta.

Antes de las diez de la noche Pedro Sánchez llamaba al alcalde de Sevilla para darle la enhorabuena por la victoria. También lo hacía

su rival. Susana Díaz no dimitirá de inmediato como secretaria general del PSOE andaluz. Dijo que se pondrá a disposición del nuevo candidato, pero rechazó dimitir de forma inmediata de sus responsabilidades orgánicas.

La convicción de una victoria muy clara por parte del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, frente a Susana Díaz, se había ido desdibujando según avanzaba la campaña para elegir al candidato socialista a la Junta de Andalucía. Hasta el punto de que ni en el equipo del alcalde ni en Ferraz se atrevían a hacer muchos pronósticos. Ni a negarle a la ex presidenta de la Junta de Andalucía la posibilidad de ganar.

Por eso, por la incertidumbre que reinaba en la últimas fechas, la victoria de Espadas fue recibida en Ferraz con enorme satisfacción. Hoy se reunirá la Ejecutiva Federal del PSOE, aunque Pedro Sánchez estará rumbo a Bruselas para la cumbre de la OTAN. La dirección socialista temía que un buen resultado de Díaz, incluso perdiendo, la animase a intentar dar la pelea por el control orgánico. Pero con los resultados que se conocieron en Ferraz lo descartaron.

La dirección federal cree que Díaz debe dar ya un paso atrás y que una gestora pilote el camino hacia el próximo congreso regional, ya con Juan Espadas como único referente del partido. Pero con el paso atrás que Díaz ya anunció ayer en La Moncloa y en Ferraz ya respiraban con alivio.

Alianza imprescindible

Para derrotar a Díaz ha sido necesario que Ferraz se aliase con destacados exsusanistas, empezando por el propio Espadas, una vez constatado que el sanchismo de primera hora en Andalucía o candidatos impulsados desde Ferraz no iban a tener fuerza para imponerse a Díaz. Solo se veía con opciones reales a la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero. Pero esa opción quedó descartada hace meses. Sin que su nombre vaya a desligarse del futuro del PSOE andaluz.

Estas primarias llegaban en un momento crítico. El duro varapalo que han supuesto las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid han situado al PSOE por primera vez por detrás del PP en todos los sondeos publicados, salvo el CIS. Ese momento crucial para el PSOE se ha visto agudizado por la decisión de Pedro Sánchez de posicionarse ya sin lugar a dudas a favor de los indultos para los presos independentistas.

Andalucía y el futuro de Susana Díaz siempre tienen una lectura en clave nacional. Pero en este caso las circunstancias lo hacían todo más relevante, más dramático. Precisamente el resultado de Isabel Díaz Ayuso sirvió de excusa para que los que pretendían descabalgar ya a Susana Díaz acelerasen el proceso. El pretexto fue el temor a que Juanma Moreno optase por adelantar las elecciones.

La votación se iba a convertir por tanto en una piedra de toque para Sánchez en un momento muy delicado. El proceso además sirve para medir la autoridad de Sánchez justo cuando el PSOE encara su proceso congresual. Entre el 15 y el 17 de octubre se celebrará el 40 Congreso Federal en Valencia. Y a continuación le seguirán todos los congresos regionales.

Es cierto que en pocos sitios como en Andalucía existe una masa crítica hacia su persona. Al margen de Castilla-La Mancha. Y que no existe ninguna posibilidad de derrocamiento interno del actual líder. Pero no es lo mismo llegar a los procesos internos del próximo otoño habiendo derrotado definitivamente a tu gran rival interna o habiendo sufrido un revolcón. Por eso esta votación era importante para Ferraz. Tras la derrota en Madrid, un varapalo interno que resucitase a su eterna enemiga podía ser un combinación peligrosa a medio plazo para el presidente del Gobierno.

Con este aval interno en la principal federación del partido va a llegar Sánchez al último trimestre del año con las manos absolutamente libres. El presidente del Gobierno tiene previsto remodelar la dirección y hacerla más compacta. Además de promover cambios en los liderazgos de algunas federaciones. Especialmente en Madrid y probablemente en Galicia y País Vasco.

Sánchez tiene una semana muy intensa por delante. En la que espera retomar impulso al calor también del resultado andaluz. Hoy mantendrá su ansiado encuentro con Joe Biden en el marco de la cumbre de la OTAN. El miércoles recibe en Madrid a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que dará el visto bueno al plan de reformas asociado a los fondos europeos. El jueves recibe precisamente en La Moncloa al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. Y el viernes compartirá escena con el primer ministro italiano, Mario Draghi. La concesión de los indultos son inminentes, aunque lo previsible es que no sean este martes pero sí en los últimos de junio.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class