Actualidad

Samuel tenía tres puntos de rotura en el cráneo y fue estrangulado

La Policía investiga si en la paliza que le costó la vida se usó un puño americano

La paliza que le costó la vida a Samuel Luiz fue de una violencia extrema. Así lo atestiguaron las primeras personas que lo auxiliaron, que se encontraron al coruñés en medio de un charco de sangre, y así lo confirmaron los forenses que examinaron su cuerpo. Según informaron a ABC fuentes próximas al caso, la víctima presentaba hasta tres «puntos de rotura» en el cráneo, que podrían haber sido provocados con un objeto contundente, de naturaleza metálica. Este extremo, que está siendo investigado, apunta a que los atacantes pudieron emplear un puño americano, compatible con los hundimientos causados. Además, el análisis del cadáver reveló que Samuel fue estrangulado durante el apaleamiento, aunque esta no fue la causa de la muerte, que radicó en las contusiones recibidas en la cabeza, un punto vital con el que los agresores se cebaron hasta que lo abandonaron, ya inconsciente, sobre la acera.

Con seis personas detenidas -tres de ellas entre rejas en la prisión de Teixeiro- las pesquisas para recomponer el ataque durante el que este auxiliar de enfermería de 24 años falleció prosiguen. Se trata de saber si hubo más implicados en la paliza que los hasta ahora señalados y el grado de participación de cada uno de ellos. Por el momento, la juez tiene claro que hay indicios para acusar a los arrestados por el delito de homicidio o asesinato, un extremo que se concretará a medida que la investigación avance. Diez días después de la muerte, fuentes de la delegación del Gobierno indicaron ayer que la investigación podría concluir «en breve», aunque sin dar por cerrada la nómina de arrestados. «Se va a seguir trabajando para determinar si hay nuevos implicados», aclaró el delegado del Gobierno, José Miñones. Y para hacerlo, los investigadores se están volcando en las pruebas testificales recabadas, «claves» para determinar el número y la identidad de los participantes en la matanza.

Otro altercado

También se están revisando de nuevo las grabaciones de las cámaras que había en la zona -de comercios, de seguridad y de Tráfico-, que ayudaron a confirmar que la paliza a Samuel se llevó a cabo en dos fases, que duró más de cinco minutos, y que el joven ya no tuvo opción a levantarse cuando fue cazado por segunda vez, una vez había logrado cruzar la calle. A preguntas sobre la posible participación de uno de los detenidos en otro altercado en la calle, Miñones insistió en que «todas las vías de investigación están abiertas» para «poner a los responsables de la muerte de Samuel Luiz ante la Justicia».

En el aire está también si la agresión responde a causas homófobas o no, una tesis que los agentes no han llegado a confirmar pese a la respuesta social suscitada. Sobre esta cuestión, fuentes oficiales explican que «será el juzgado el que dictamine todo lo que es la línea a seguir» y «las causas y el motivo de ese asesinato u homicidio», pero por el momento «no hay novedad al respecto».

Para aclarar si la orientación sexual del coruñés tuvo algo que ver en el linchamiento al que fue sometido, los agentes interrogaron a finales de la pasada semana a los testigos que acompañaron a las amigas de Samuel mientras los sanitarios trataban de salvarle la vida, con el objetivo de conocer cúal fue la primera versión de los hechos que les dieron. Estas personas confirmaron a los agentes que en las primeras horas después del suceso no se llegó a mencionar ni la condición de Samuel, ni el insulto homófobo. «En todo momento su amiga nos dijo que le habían pegado porque creían que los estaba grabando con el móvil mientras discutían», explicó una de las principales testigos en sintonía con lo que recoge el atestado policial, al que accedió ABC, y que recoge que se acercaron a ellos «cinco varones y dos mujeres, todos jóvenes, quienes les recriminaron que les estaban grabando, hecho que era falso (…) y que sin motivo aparente el grupo de varones empezó a agredir al joven desde la plaza de Portugal y a lo largo de unos 150 metros propinándole patadas y puñetazos».

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class