Actualidad

Rafa Nadal: «Los españoles no somos conscientes del buen país que tenemos»

El tenista charla con ABC de deporte y también de la vida, preocupado por los asuntos cotidianos mientras defiende las virtudes de España y de su gente

Después de entrenarse junto a David Ferrer en una de las pistas más alejadas del estadio Pegaso de Acapulco, ya noche cerrada en este sensacional rincón del Pacífico, Rafael Nadal (3 de junio de 1986), número dos de la ATP, abraza a su amigo, al que gana en un partidillo a un set, y cumple con los medios locales, que llevan días esperándole. El español aterrizó el viernes desde Costa Mujeres (abrió ahí un centro que lleva su nombre), pero unos problemas en la muñeca le han obligado a ser prudente y no se le había visto aún en las canchas del recinto. Sí estuvo en la fiesta blanca de los jugadores, siendo el reclamo de todos los invitados, y esta pasada madrugada, casi un mes después de la final de Australia ante Novak Djokovic, empezaba su participación en el torneo ante Mischa Zverev.

El lunes, pasadas las nueve de la noche, y una vez ha realizada la rueda de prensa, invita a ABC para que le acompañe en el coche que tiene asignado hasta su villa, pues en Acapulco está alojado en una parte más exclusiva del hotel Princess, una residencia de película a pie de playa y que huele a mar, fundamental en su vida. Se preocupa por la situación del diario y se presta a afrontar cualquier asunto, hablando antes como ciudadano que como tenista. Porque Nadal, lo dice él mismo, es una persona normal a la que le preocupan los asuntos cotidianos, el día a día de España y de más allá. Y luego está el tenis, claro, apurando al máximo una carrera descomunal a la que cada vez le queda menos, pero que sigue más viva que nunca. Él la alimenta con su pasión.

-¿En qué nota sus 32 años?

-Bufff. Bueno, en general yo personalmente no lo noto en el día a día, no demasiado. Lo que sí es verdad es que cuando uno va analizando las cosas que van sucediendo, se da cuenta de que ha habido más problemillas de los que quería. Este último año, sin ir más lejos. Hay momentos en los que, cuando se van acumulando tantas cosas, uno se cansa. Pero, por suerte, mantengo la ilusión intacta, mantengo las ganas de ir a entrenarme y disfruto muchísimo. Sobre todo cuando estoy bien, claro.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class