Actualidad

Primeros cambios en La Moncloa para enterrar el duelo Calvo-Redondo y reconectar con el PSOE

Fran Martín Aguirre será el nuevo secretario general de la presidencia del Gobierno. Trabajaba para Félix Bolaños desde 2018 y ahora ocupa su puesto, en el que dependerá jerárquicamente de Óscar López y del propio Pedro Sánchez. La gran incógnita es la continuidad de Francisco Salazar.

Empiezan los movimientos en La Moncloa. La salida del Gobierno de la vicepresidenta primera y ministra de la presidencia, Carmen Calvo, y del director de gabinete, Iván Redondo, va a producir una profunda remodelación de los equipos del complejo de La Moncloa. Y plantea un momento en el que pasar página del enfrentamiento que ambos han protagonizado en los últimos tres años.

Las próximas semanas se sucederán los goteos de nombramientos. Aunque hay muchos nombres que se mantendrán en la estructura por que ya los ocupan personas del PSOE. La tónica de las incorporaciones va a ser esa, la misma que en la renovación del Consejo de Ministros: más PSOE para reforzar los enlaces orgánicos. Óscar López se dispone,

según explican en su entorno, a «racionalizar» y «reducir» en lo posible esa estructura de la presidencia del Gobierno. «Aún es pronto», dicen, apuntando más bien a un cambio paulatino.

Pero ya en el cónclave del próximo martes habrá novedades. Fuentes del Gobierno confirmaban que Fran Martín Aguirre será el nuevo secretario general de la presidencia del Gobierno, en sustitución de Félix Bolaños. El nombramiento dice mucho. Porque se trata de una figura que jerárquicamente responderá a Óscar López, aunque en la etapa anterior Bolaños tenía su propio canal con el presidente, pero se trata de un hombre que ha estado trabajando para Bolaños desde junio de 2018. Existe por tanto una simbiosis en los equipos del nuevo ministro de la presidencia y del nuevo director de gabinete. Con Bolaños y López en el puente de mando se elimina el factor de distorsión que suponía Redondo para las relaciones con el partido.

El secretario general de la presidencia del Gobierno ha sido históricamente una figura clave en el anillo de poder en torno al líder del Ejecutivo. El caso de Bolaños constituye el ascenso más fulgurante desde el poder en la sombra hasta los focos. Pero, aunque con menos nombre y rango que el del jefe de gabinete, quienes han desempeñado estas funciones han sido piezas fundamentales. Solo hay que recordar la figura de Bernardino León con José Luis Rodríguez Zapatero.

Aguirre es, no obstante, un perfil distinto. Con, por el momento, menos peso político que su antecesor, se trata de un hombre de partido de la confianza del núcleo sanchista. Algo que demuestra que se le integrase en la gestora que Ferraz ha montado para pilotar los próximos meses el PSOE de Madrid. Hasta ahora era director del Departamento de Planificación y Seguimiento de la Actividad Gubernamental de la Presidencia del Gobierno, el proyecto de rendición de cuentas que el equipo de Bolaños preparó para Sánchez a finales de 2020 y que volverá a presentar próximamente.

El martes también se sustanciará otro nombramiento clave ya confirmado: Francesc Vallès sustituirá a Miguel Ángel Oliver como secretario de Estado de Comunicación. Cambio radical para este puesto. Se pasa de un periodista a una figura también orgánica y con discurso político. Vallès lleva un tiempo en el campo de la consultoría privada, pero es un histórico ya en el PSC. Fue diputado en el Congreso de los Diputados. Conoce perfectamente a Óscar López y a Pedro Sánchez.

La gran incógnita es ver qué pasa con Francisco Salazar, adjunto de Iván Redondo, y del que recelan ahora con fuerza en Ferraz. Aunque se trata de un hombre del partido que fue clave en las primarias de 2017 que ganó Sánchez. Ya se ha reunido con Óscar López, pero su continuidad no está en absoluto garantizada.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class