Actualidad

Pedro Sánchez eleva la pobreza en 154.889 personas en su primer año

pedro sanchez pobreza españa
Spread the love

La carencia material severa es la forma más realista de poder medir la pobreza. Los españoles tienen hoy más dificultades para llegar a fin de mes.

El porcentaje de personas que confirma tener “grandes dificultades” para llegar a final de mes se ha elevado estrepitosamente en 2018. Aunque la llegada al Gobierno de Sánchez vino acompañada por la necesidad de promover una agenda económica más “social”, lo cierto es que este indicador ha subido del 9,5% al 10,4% entre 2017 y 2018, tal y como confirma el último informe del Instituto Nacional de Estadística.

Estos porcentajes se traducen en cifras absolutas muy significativas; si tenemos en cuenta los datos de población que ofrece el INE, vemos que pasar del 9,5% al 10,4% implica subir de 4.432.553 a 4.881.202 afectados. Como consecuencia, el curso 2018 no solo no contribuyó a mejorar los datos económicos, sino que se cerró con un crecimiento de 448.649 personas en el número de españoles que llega a fin de mes con “grandes dificultades”.

En años anteriores, la evolución de este indicador había sido razonablemente favorable. Tras alcanzar un 18,6% en 2013, este indicador cayó hasta el 9,5% a lo largo del curso 2017. No obstante, el dato para 2018 refleja un cambio a peor, coincidiendo con un cambio de gobierno que debería haber resultado en una mejora más pronunciada de estos indicadores pero, sin embargo, cambian a peor.

pobreza españa

Sube la pobreza, medida como carencia material

Además se ha producido un deterioro en los datos que van más allá del limite de las estrecheces económicas y miden la pobreza en términos absolutos. Se trata de las estadísticas de “carencia material” y “carencia material severa”. Ambos indicadores toman referencia siete indicadores básicos, referidos a cuestiones más o menos básicas como el poder permitirse una comida de carne, pollo o pescado tres veces por semana, poder mantener la vivienda con una temperatura adecuada o tener un colchón de al menos 700 euros para enfrentar gastos imprevistos.

Pues bien, en los dos indicadores se ha producido un cambio a peor en 2018 con respecto a 2017. A pesar del discurso del gobierno socialista, que habla continuamente de la “lucha contra la pobreza”, lo cierto es que la carencia material subió del 12,8% al 13,9% bajo gobierno de Sánchez, mientras que la dimensión severa del indicador de pobreza aumentó del 5,1% al 5,4%.

Por ser más exactos, el salto en el número de afectados por la carencia material fue de 5.972.281 a 6.523.914, lo que supone 551.633 personas más. Si hablamos de carencia material severa, cifra generalmente aceptada como una medición del alcance de la pobreza absoluta, encontramos un incremento de 2.379.581 a 2.534.470 afectados, lo que tiene como consecuencia un aumento de 154.889 personas.

pobreza españa 1

pobreza españa 1

Resulta claramente llamativo que se haya producido un aumento en 2018, puesto que la evolución en los años anteriores era positiva. Así, la carencia material bajó del 16,3% al 12,8% de la población entre 2012 y 2017, mientras que la dimensión severa del indicador cayó del 5,8% al 5,1% durante dicho periodo. Fijándonos solo al más corto plazo, vemos que ambas cifras habían bajado del 15,2% y el 5,8% en 2016 al 12,8% y el 5,1% registrado en 2017, para subir ahora al 13,9% y al 5,4%, rompiendo así la tendencia a la baja y mostrando una creciente brecha entre el discurso del gobierno y la realidad social-económica.

Un indicador más fiable

Es importante subrayar que la tasa de carencia material, severa o no, se diferencia de los indicadores de pobreza relativa en la medida en que no es un indicador de desigualdad, sino de la situación real de las personas. Así, la tasa de pobreza relativa que tanto emplean organizaciones como Intermón Oxfam, se limita a comparar cuántos ciudadanos se quedan por debajo de un determinado porcentaje de la renta mediana (por lo general, el 60%).

Este tipo de metodología conduce después a titulares con alarma social, con estudios que confirman, por ejemplo, que “uno de cada cinco españoles están en riesgo de pobreza o que “el 20 % de los madrileños están en riesgo de pobreza o exclusión social”. No obstante, la medición de la carencia material severa se ajusta mucho más a la realidad de la pobreza, en la medida en que estudia la capacidad de alcanzar un nivel de vida básico en términos de renta, alimentación y condiciones básicas de vida.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class