Actualidad

Pedro Sánchez pesca en el feudo de Emiliano García-Page a Isabel Rodríguez

El nombramiento levanta rumores de una posible alternativa precisamente donde el PSOE tiene ahora todo el poder

Que Emiliano García-Page es de los escasísimos socialistas que, en función del asunto que sea, cuestiona las políticas de Pedro Sánchez es algo que está de manifiesto. Eso y que la memoria en alguno no olvida, por ejemplo, el apoyo que Page brindó a Susana Díaz en el pulso por la dirección nacional del PSOE hace que cualquier maniobra desde la Moncloa que tenga el objetivo en Castilla-La Mancha provoque la lectura de una intencionada venganza sanchista.

Ahora esta sospecha vuelve a plantearse al máximo nivel con uno de los sorpresivos nombramientos de la «megarenovación» de Gobierno ejecutada por Pedro Sánchez, que curiosamente se ha fijado en la joven alcaldesa de Puertollano, Isabel Rodríguez, para la figura del ministro «bicefálico», al unir la cartera de Política Territorial con el siempre complicado oficio de riesgo que es la Portavocía.

Casualidades de la vida al margen, el destino ha querido que solo 24 horas antes del movimiento telúrico en el Gobierno de España, dos de los tres protagonistas de este comentario, García-Page e Isabel Rodríguez, participaron en un importante acto institucional en el Ayuntamiento de la ciudad minera, donde la Junta y la Universidad de Castilla-La Mancha firmaron un importante acuerdo en materia sanitaria y de investigación.

Fuentes consultadas aseguran que nadie conocía en ese momento la decisión de Pedro Sánchez. En todo caso, el presidente castellano-manchego fue en cierta manera premonitorio en las palabras que dedicó a la alcaldesa al señalar entre sus virtudes que «es una persona muy, muy querida por muchos». Y parece que no se equivocó. También corrobora esa afirmación del desconocimiento de su nombramiento el hecho de que la propia Isabel Rodríguez recibió la noticia cuando se encotraba en Fuengirola con su familia, ciudad a la que se fue a pasar unos días tras el acto institucional.

A partir de aquí, y como es sabido que Pedro Sánchez no da puntada sin hilo, parece inevitable que salten las especulaciones sobre si esta incursión de Sánchez en los caladeros de Gacía-Page tienen más carga de profundidad. Son esas voces que tratan de presentar a Isabel Rodríguez como el alter ego al actual presidente regional, dada su buena imagen durante su larga trayectoria en el partido.

Las elucubraciones e intenciones son libres, pero la historia y los hechos acaecidos hasta ahora dicen también otra cosa distinta. Todo empezó con la división padecida por el PSOE años atrás en los que ha tenido que hacer frente a llamativos casos de política cainita en los que cada cual ha tenido que posicionarse.

Uno de ellos fue el de Eduardo Madina, pero sin duda el más sonado acaeció hace cinco años durante cisma en el PSOE con la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general. Esta escisión se promovió desde la Comisión Ejecutiva socialista que impulsó Susana Díaz y contó con el apoyo de Emiliano García-Page, debido al famoso ‘no es no’ de Sánchez a la investidura de Mariano Rajoy. Contra el mismo se posicionaron ambos socialistas, y en el caso de Isabel Rodríguez mantuvo la disciplina del PSOE castellanomanchego y votó por el sí a Rajoy.

No obstante, el talante de Isabel Rodríguez hizo que con el paso del tiempo la dirección federal y del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso la acogieran dentro del ámbito del ‘sanchismo’. A pesar de todo, esa circunstancia no fue impedimento alguno para gozar del apoyo de García-Page y de la dirección provincial del PSOE de Ciudad Real, encabezada por José Manuel Caballero, en su candidatura a la alcaldía de Puertollano. Además, tras conocerse la noticia, el PSOE regional ha manifestado su satisfacción por el nombramiento de una persona de su confianza.

Pero si todo lo anterior es historia reciente, la vía que apunta a la supuesta tentación de Sánchez de buscar un candidato alternativo a García-Page va a tener que esforzarse mucho para superar el poder que el PSOE tiene ahora en Castilla-La Mancha. Y en este sentido a lo mejor a Pedro Sánchez hasta se le puede ocurrir un cambio donde hoy los socialistas tienen un gobierno regional con mayoría absoluta -la única comunidad junto a Extremadura-, gobiernan en las cinco diputaciones provinciales y hacen lo propio en las siete ciudades más pobladas de la región. Ni Bono en sus tiempos de sempiterno gobierno logró algo así. Pero todo es posible.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class