Actualidad

Óscar López, el encuentro de dos viejos amigos a los que la política separó

Como ya hiciera en 1998, Sánchez vuelve a pedirle ayuda a su amigo Óscar López en un momento difícil. Entonces, el presidente buscaba trabajo en Bruselas y López le abrió las puertas del Parlamento europeo. Ahora lo reclama a su lado

El regreso de Óscar López al círculo más cercano de Pedro Sánchez supone el reencuentro de dos viejos amigos, a los que la política distanció, y que al final unen sus fuerzas con un mismo objetivo: salvar a Sánchez en su peor momento político.

La historia se repite otra vez: Óscar López sale en auxilio de su amigo, como ya hizo en 1998. Entonces, un joven Pedro Sánchez, al que conocía desde su época de juventud en el PSOE, le pidió ayuda para trabajar en el Parlamento Europeo. Acababa de finalizar un máster sobre asuntos europeos en la Universidad Libre de Bruselas y quería seguir en la capital belga.

López, que trabajaba con la eurodiputada socialista Bárbara Dührkop

, le abrió las puertas de la Cámara y le encontró un trabajo como asesor del Grupo Socialista.

Sus caminos se separaron cuando Pepe Blanco reclama a Óscar López para que se integre en su equipo de Ferraz. José Luis Rodríguez Zapatero lo acababa de poner el frente de la Organización del PSOE en el 2000. El distanciamiento se fue agrandando y el punto de inflexión fue cuando López se convirtió en el jefe de gabinete de la candidatura a las primarias de Patxi López. Una responsabilidad que no sería significativa, si no fuera porque López se enfrentaba al desconocido Pedro Sánchez. El alejamiento de ambos continuó e incluso López no entendía la deriva política que había tomado su amigo. Pero el tiempo volvió a recomponer lentamente la relación de amistad y el ejemplo más claro es que Sánchez nombró a López presidente de Paradores. El reencuentro definitivo se produjo ayer. Sánchez ha llamado a su lado al amigo, con el que se inició en política.

Y es que pocos políticos han tenido tantas ‘vidas’ como el segoviano y han sido tan fieles al ‘aparato’ como él. Fue Blanco el que le empujó en tiempos de Zapatero a dejar su escaño en el diputado para tratar de cambiar el rumbo del PSOE en Castilla y León. Sin rivales y sin contestación, fue designado secretario general del PSCL en 2008 con la intención de acabar con el ‘reinado’ del eterno Juan Vicente Herrera. Sin llegar nunca a instalarse en Valladolid, mostró la dotes que le han llevado ahora a ocupar el cargo de Jefe de Gabinete. Trajo –para lo bueno y para lo malo– una nueva política a Castilla y León basada en los golpes de efecto con campañas en bicicleta, convocatorias de madrugada en plena sierra y mensajes muy directos para calar en el electorado.

 

Fracaso estrepitoso

Revolucionó la política en Castilla y León, pero fracasó estrepitosamente en las elecciones autonómicas de 2011. Con la mente siempre en Madrid, ejerció de portavoz en las Cortes de Castilla y León, pero el cargo se le quedaba pequeño y muy pronto fue nombrado senador autonómico para estar cerca de su destino natural. Tras el triunfo de Alfredo Pérez Rubalcaba en el 38 Congreso Federal, le devolvieron los favores prestado al ser elegido secretario de Organización.

Pese a su regreso a la capital, siguió manejando el partido en la comunidad y sus enfrentamientos con su sucesor, el palentino Julio Villarrubia, fueron mucho más que un secreto a voces y dejaron a la formación en uno de sus momento más complicados. Encontró en el burgalés Luis Tudanca a su ‘delfín’ para dirigir al partido en la región por si surgía la necesidad de volver, pero tanto su ‘elegido’ como buena parte de los barones provinciales se cansaron de sus  tejemanejes y le dieron la espalda.

Sánchez no se olvidó del todo de él y le colocó como portavoz del Grupo Parlamentario en el Senado. Poco después llegaría el ‘traspié’ de sumarse a la candidatura de Patxi López frente al actual presidente. Lo situó en Paradores. Tres años con un sueldo bien remunerado, antesala del reencuentro.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class