Actualidad

Ofensiva de Delgado para colocar a más afines en la cúpula fiscal

Spread the love

Promocionará a otros dos afiliados a la UPF, que tiene solo 250 de los 2.553 fiscales que hay

Los peores presagios que auguraba la mayoritaria Asociación de Fiscales están a punto de cumplirse: el desembarco en la cúpula del Ministerio Público de una segunda tanda de afines a la fiscal general de Estado. El Consejo Fiscal que Dolores Delgado ha convocado para el próximo 4 de mayo, el mismo día de las elecciones de Madrid, tendrá que cubrir una veintena de plazas que en algunos casos llevan vacantes año y medio. De ellas, cinco son de fiscal de primera categoría y, salvo el caso de dos en las que solo hay un candidato que se presenta a su reelección (el fiscal del procés Fidel Cadena, en el Tribunal Supremo y Miguel Ángel Torres en el Tribunal de

Cuentas), las otras tres serán ocupadas por personas afines a Delgado. En algunas de las quince restantes se esperan también movimientos tendentes a evitar la renovación del fiscal que en la actualidad la dirige para colocar a alguien más afín, especialmente en fiscalías de comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular.

Así, todo apunta a que como sucedió en los últimos nombramientos, en los que encumbró a la cúpula fiscal a cinco afines, Delgado promoverá de nuevo a primera categoría a fiscales de la minoritaria Unión Progresista de Fiscales (UPF) que, de no ser por este ascenso, no tendrían fácil obtener esa plaza. La exministra de Justicia es miembro de la UPF, asociación que, pese a no alcanzar los 250 afiliados (de los 2.553 fiscales que hay en la carrera), está incrementando de forma exponencial su representación en la Junta de Fiscales de Sala, el sanedrín de la carrera. La Junta de Fiscales de Sala está compuesta por 31 fiscales, algunos de ellos de fiscalías especializadas, y asesora a la fiscal general en materia doctrinal y actuaciones de calado, lo que explica que cualquier fiscal general quiera tenerla a su favor. Aun así no deja de resultar llamativo que en sus ocho años de mandato el exfiscal general Cándido Conde-Pumpido nombrara a 9 fiscales de la UPF (junto con 5 independientes y tres de la Asociación de Fiscales) y Delgado ya haya encumbrado a siete de su asociación (cinco ascensos ya consumados y dos más que se esperan) en poco más de un año.

Hace tiempo que la Asociación de Fiscales viene denunciando públicamente el ninguneo de Delgado al Consejo Fiscal y cómo los vocales de la UPF apoyan sistemáticamente al candidato que Delgado quiere. En el último mes la AF ha anunciado un recurso contra un decreto de delegación de funciones en Antidroga (el de Javier Zaragoza) y ha recurrido un nombramiento ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ de Madrid (de Eduardo Esteban en Menores).

El Consejo Fiscal, que representa a la carrera, cuenta con cinco fiscales de la AF, cuatro de la UPF, el teniente fiscal de la FGE, Juan Ignacio Campos (de la UPF y recientemente nombrado por Delgado tras la jubilación de Luis Navajas) y el fiscal jefe de Inspección, Fausto Cartagena. Precisamente este es uno de los cargos que ahora queda vacante. En manos de quien lo dirija está la facultad disciplinaria, pero también un voto tan relevante en el actual Consejo Fiscal como para dirimir un desempate en los nombramientos. Delgado quiere en este puesto, al que concurren cinco candidatos, a María Antonia Sanz Gaite, ahora fiscal de la Secretaría Técnica de la FGE y miembro de la UPF. Como sucedió en nombramientos anteriores, Gaite también es fiscal de segunda categoría y será ascendida a la primera con silla en la Junta de Fiscales.

El futuro de Lastra

Reseñable es también el caso de quien fuera vocal del CGPJ Almudena Lastra, quien ante la certeza de que esta plaza está ya dada, ha solicitado la jefatura de la Fiscalía Superior de Madrid, donde el no asociado Jesús Caballero aspira a revalidar su mandato. No obstante, y ante las ‘papeletas’ que tiene Lastra para obtener esa plaza, Caballero se ha postulado por si acaso para la Fiscalía del Tribunal Constitucional. Allí, en la jefatura del Ministerio Público es seguro el aterrizaje del marido de Lastra, Pedro Crespo. Su relación con la UPF ha sido intermitente en los últimos años pero su perfil progresista es un clamor en la carrera, como también lo es su estrecha relación con Cándido Conde-Pumpido, hoy magistrado del TCy con quien Crespo trabajó codo con codo desde la SecretaríaTécnica cuando aquel era fiscal general. Conde-Pumpido fue el padrino de Delgado en su toma de posesión. El nombre de Crespo sonó como fiscal general antes de que fuera nombrada Delgado.

Otra de las plazas seguras es la reservada para la actual portavoz de la UPF Teresa Peramato: la Coordinación de Violencia de Género que hasta hace poco estaba en manos de Pilar Martín Nájera, a quien hace unas semanas Delgado se llevó a la Sala Civil del Supremo despejando así el camino a Peramato.

La continuidad de los jefes de Cantabria, Galicia y Castilla-La Mancha, todos de la AF y que afrontan su primera renovación, está en el aire. En el territorio de Nuñez Feijóo, Pilar Fernández, mujer de Álvaro García Ortiz. mano derecha de Delgado, se disputa la jefatura con Fernando Suanzes, de la Asociación de Fiscales.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class