Actualidad

Morodo, a un jerarca chavista: «Me dices con quién tendría que contactar mi amiga»

Raúl Morodo
Raúl Morodo
Spread the love

Isabel Vega – ABC

La UDEF señala la intermediación del exembajador en la venta de un equipo eléctrico por 4,2 millones

Pide ampliar la investigación a contratos que no estaban en el foco, principalmente, de Portugal, donde Raúl Morodo también fue Embajador de España

El exembajador de España en Venezuela, Raúl Modoro, intermedió con un jerarca chavista para la venta de un ‘equipo eléctrico’ que se iba a facturar al Ministerio del Poder Popular y la Energía Eléctrica de Venezuela por 5,5 millones de dólares aunque su precio real era de 4,2 millones, según la documentación recopilada por la UDEF en el registro de la vivienda de Alejo Morodo, hijo del diplomático.

El informe, fechado el 15 de abril y al que tuvo acceso ABC, recoge que Raúl Morodo envió un email en 2010, tres años después de cesar en el cargo, a la cuenta personal de Alí Rodríguez Araque, ministro del Poder Popular y la Energía Eléctrica de Venezuela tras una carrera en la que ocupó, entre otros puestos en el Gobierno de Hugo Chávez, la presidencia de la petrolera estatal venezolana PDVSA, principal cliente de Alejo Morodo.

«Me alegro de haberte visto y, como siempre, encontrarte sosegadamente animado. Por mensajero te envío una nota sobre el asunto del que te hablé. Si te parece bien, me dices la persona con la que tendría que contactar mi amiga que está en Caracas. Un gran abrazo y gracias», decía el exembajador al alto cargo chavista, fallecido en 2018.

La nota que envió también fue encontrada en el registro y hace referencia a un «equipo eléctrico» que había comprado el ministerio que dirigía Alí Rodríguez y del que se iba a hacer entrega mediante una persona que estaba en Caracas y a la que identifica como Maribel B.

La UDEF presume que esa es la «amiga» a la que hacía referencia en su correo electrónico, sobre todo, porque siete días antes de que el exembajador hiciese la gestión, estaba contándole por email a Alejo Morodo el negocio que iba a hacer con aquel equipo eléctrico, que iban a facturar por 5,5 millones de dólares «siendo su coste real de 4,2» millones.

«Todo depende de cómo y con quién se hable»

«Yo estimo que se podría trabajar con un margen del 30%, es decir US$: 1.274.536,80. Como tú bien sabes, ¡¡todo depende de cómo y con quién se hable!!», decía esa mujer en su conversación con el hijo de Morodo.

De hecho, la nota enviada por mensajero al ministro de Energía contenía un apunte manuscrito en el que Raúl Morodo daba cuenta de que Jorge Valero le había «invitado a un seminario en Nueva York». «Tal vez desde allí, dé un salto a Caracas», anotaba. Valero es el actual embajador de Venezuela ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y en aquel momento, era el representante permanente del país en Naciones Unidas.

Para la UDEF, «este hecho no hace más que apoyar que la contratación de los servicios de las empresas controladas por la familia Morodo lo son principalmente por los contactos que estas personas tienen en las altas esferas del gobierno venezolano, fruto de las relaciones amistosas desempeñadas por el cabeza de familia de su etapa como embajador».

En este sentido, el informe recoge que «es habitual la remisión decartas personales del señor Raúl Morodo a personas vinculadas a PDVSA». Constan además de la mencionada, comunicaciones con Eulogio Del Pino (expresidente PDVSA y Exministro del Poder Popular de Petróleo y Minería) en paralelo a las relaciones que mantenía con personas del mismo nivel su hijo Alejo, como «cartas y correos electrónicos cruzados con personas de la talla de Rafael Ramírez», que también fue presidente de la petrolera estatal.

Conforme destacan los investigadores, la documentación ilustra el nivel de «relación personal con personas influyentes» que Raúl Morodo mantuvo fruto de su paso Venezuela y que también cosechó cuando entre 1995 y 1999 fue embajador en Portugal. De esas relaciones, de acuerdo a la causa que investiga a ambos en la Audiencia Nacional, se nutrían para generar ingentes beneficios por servicios de consultoría cuya autenticidad está en duda.

La rama portuguesa

Consta así otro bloque documental que indica un patrón de relaciones personales similar en Portugal. La UDEF llama la atención sobre varios negocios de Alejo Morodo relacionados con empresas lusas y recomienda profundizar en la investigación.

En concreto, destaca el contrato entre Alejo Morodo y la compañía portuguesa de comunicaciones Zon Multimedia en la que «contó con la colaboración» de René Arreaza, tal y como informó este diario. Se trataba de introducir a esa empresa en Venezuela y fue a medias en lo percibido por sus gestiones con este alto cargo, coordinador de la vicepresidencia del Gobierno chavista que ostentaba en aquella época José Vicente Rangel. Su papel era conseguir una reunión con él.

«Esto acreditaría la razón real de la contratación de los servicios de Alejo Morodo en Venezuela, que no serían otra que como ‘conseguidor’ de reuniones con altos mandatarios del país sudamericano, con los que tendría relación personal de amistad, a fin de proponer negocios de empresas extranjeras en Venezuela», concluyen los investigadores.

Piden profundizar igualmente en «las gestiones conjuntas» que realiza en Portugal con una abogada para la contratación de los seguros de responsabilidad COSEC (Compañía de Seguro de Créditos) en la construcción por la empresa naval portuguesa Estaleiros Navais Viana Do Castelo de dos barcos asfalteros para PDVSA Naval», una operación cifrada en 128.900.000 euros que acabó frustrada por problemas económicos de la compañía lusa.

Por lo mismo, los investigadores ponen el acento en «la relación contractual y personal» de los Morodo con Antonio de Carvalho Ferreira Vitorino, actual director general de la Organización Internacional para las Migraciones. Le pagaron una asesoría por valor de 102.000 euros en calidad de representante del despacho de abogados que en Portugal, llevaba a PDVSA, de acuerdo al informe.

Por último, «entre las relaciones comerciales no investigadas de las que se ha tenido conocimiento a través de la documentación analizada», la UDEF destaca la propuesta de implantación de la empresa americana Securiport en España y Portugal, donde se presume intervención de Alejo Morodo porque el despacho que les llevaba recurrió a sus «buenas relaciones con autoridades de uno y otro país». Añade otra intermediación de consultoría, esta vez, para la implantación en España de una empresa iraní.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class