Actualidad

Más de dos millones y medio de coches circulan sin seguro ni ITV al día

Circular sin seguro puede implicar una multa que varía desde los 601 euros a 3.005 euros

Aunque en la actualidad las compañías de seguro no obligan a tener la ITV al día para realizar las renovaciones o subrogaciones de sus pólizas, lo cierto es que el estado de la inspección técnica sí que puede afectar a la cobertura del seguro, lo que evidencia la relación que existe entre ambos factores. La inspección técnica permite constatar que un vehículo cumple con las condiciones requeridas para circular, lo que es una garantía para las aseguradoras y para todos los usuarios de la vía, mejorando la seguridad vial.

Según los datos de la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos AECA-ITV, en la actualidad más de dos millones y medio

 de vehículos circulan por las carreteras españolas sin ITV ni seguro; la mayoría de ellos, el 68%, son turismos. Un hecho que ha despertado la atención de las autoridades que ya han iniciado operativos para detectar a los infractores.

Circular sin tener la ITV ni el seguro vigente, es considerado una infracción grave o muy grave. De acuerdo al régimen legal actual, no tener la inspección técnica al día puede conllevar una sanción económica de 200 o 500 euros, dependiendo del caso; mientras que no tener el seguro obligatorio vigente, puede implicar una multa que varía desde los 601 euros a 3.005 euros, según el tiempo sin asegurar y la reiteración de la infracción.

La ITV y el seguro de vehículos deben ir de la mano para garantizar la seguridad vial
Por Guillermo Magaz, director gerente de AECA-ITV

El que casi el 8% del total del parque automovilístico de España no tenga ni la ITV ni el seguro vigente representa un peligro para todos. Pero lo es aún más que, vehículos que no han realizado la ITV correspondiente, sin tener en cuenta si disponen de seguro obligatorio vigente, son 4 de cada 10. Esto significa que ese porcentaje de vehículos puede no estar cumpliendo con los estándares mínimos de seguridad y protección del medio ambiente y puede tener como consecuencia directa un aumento considerable tanto de la siniestralidad en carretera como de las cifras de heridos y fallecidos en accidentes de tráfico.

Son muchos los vehículos que en la actualidad circulan por las carreteras españolas sin el seguro vigente y con la ITV caducada. Es un hecho que no solamente debe preocupar a las autoridades, sino que merece especial atención por parte del conjunto de la sociedad. Un coche que no cumpla con alguno de los requisitos representa un peligro para todos los usuarios de las vías.

La ITV no es un simple trámite, es una evaluación independiente que permite detectar problemas que pueden suponer un riesgo para la seguridad vial y para el medio ambiente. Es necesario que esto se entienda. Las inspecciones técnicas de vehículos salvan vidas, bien sea evitando accidentes de tráfico, bien sea reduciendo la contaminación ambiental. Pese a ello, miles de conductores siguen sin ser conscientes de su importancia.

Aunque una vía de acción para luchar contra el absentismo en la ITV es, sin duda, concienciar a la población sobre la importancia de estas inspecciones; hay muchas otras medidas que podrían ayudar a reducir el número de vehículos que circulan sin este requisito. Una de ellas es la necesidad de establecer la obligatoriedad a las compañías de seguros de vehículos de comprobar la vigencia de la ITV en la contratación, renovación y subrogación de pólizas de seguros.

La propuesta es muy simple: así como en la actualidad las estaciones de ITV no realizan la inspección técnica a aquellos vehículos que no acrediten tener una póliza de seguro obligatorio vigente, las empresas de seguros también deberían exigir como requisito para contratar, renovar y autorizar subrogaciones de pólizas de seguros que el vehículo asegurado tenga la inspección técnica al día. De esta manera, con total seguridad, se reducirá la cantidad de vehículos que se encuentran en las carreteras sin cumplir con las condiciones de seguridad vial y medioambientales exigibles.

Los vehículos que no realizan la ITV son los de mayor riesgo ya que, en muchos casos, circulan con defectos que pueden desencadenar accidentes. Las cifras muestran una clara relación entre las inspecciones técnicas y la siniestralidad en carretera, así como sus consecuencias. De acuerdo con datos de la DGT hasta el 10% de los vehículos de tipo turismo involucrados en siniestros con fallecidos o heridos durante el 2019 tenían la ITV caducada. En el caso de las motocicletas la cifra alcanza el 12% y, para furgonetas y camiones de hasta 3.500 kg la cifra es aún más elevada, pues hasta el 15% de los vehículos de este tipo involucrados en accidentes con víctimas no tenían la ITV en vigor.

La relación entre el seguro del vehículo y la ITV es tan evidente que, en algunos casos, puede afectar la cobertura de la póliza si el vehículo implicado en el siniestro tiene la ITV caducada, por lo que si el accidente es debido a un fallo mecánico que se hubiera podido evitar si el vehículo tuviera la inspección en regla, la compañía aseguradora podría incluso negarse a cubrir cualquier indemnización.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class