Portada » Marlaska no tiene legitimidad para seguir en su cargo
Actualidad

Marlaska no tiene legitimidad para seguir en su cargo

Marlaska no tiene legitimidad para seguir en su cargo
Marlaska no tiene legitimidad para seguir en su cargo
Spread the love

Según la sentencia de la Audiencia Nacional la destitución de Pérez de los Cobos fue una represalia política del ministro

Los términos de la sentencia de la Audiencia Nacional son inequívocos. Y contundentes. La destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid no atendió a las razones que esgrimió el ministro del Interior, sino a una represalia política. “No podemos concluir”, expone el juez “más que el motivo de la decisión discrecional de cese era ilegal, en tanto que el cese estuvo motivado por cumplir con lo que la ley y el expreso mandato judicial ordenaban […] lo que, entre otras cosas, podría haber sido constitutivo de un ilícito penal”. Es decir, Fernando Grande-Marlaska, en su condición de ex magistrado y ex vocal del CGPJ, sabía perfectamente que estaba vulnerando la ley cuando pidió a Pérez de los Cobos que violase el secreto que le exigía el juez que investigaba el caso 8-M y le informase de los detalles de la imputación del delegado del Gobierno y máximo responsable del PSOE en Madrid, José Manuel Franco. Al negarse éste, Marlaska lo destituyó fulminantemente, sin tener en cuenta la impecable trayectoria de quien se ha destacado siempre por la defensa de la legalidad. Algo que ha vuelto a hacer al vetar el ascenso a general que le correspondía por escalafón.

Tras una sentencia así, el ministro debe abandonar inmediatamente su cargo al haber perdido la legitimidad para seguir ocupando tan alta responsabilidad. Marlaska no puede seguir en el Gobierno ni un minuto más. Porque estamos ante la reprobación judicial de un responsable de Interior más dura desde la sentencia del caso Segundo Marey, que acabó con Barrionuevo en la cárcel, o la que declaró anticonstitucional la llamada ley Corcuera, que provocó la dimisión del también ministro socialista. No es de extrañar, en ese sentido, que su sucesor en el cargo defienda el atropello a un derecho fundamental que supone violar, con una patada en la puerta, la intimidad de un domicilio sin la correspondiente autorización judicial.

Marlaska se ha limitado a anunciar que recurrirá la sentencia. Dado su rasero moral, lo probable es que ni Sánchez ni sus socios de Podemos le exijan dejar el cargo. Entre otras razones porque sus aliados independentistas de ERC vieron con muy buenos ojos la destitución del coronel de la Guardia Civil que había sido enviado a Cataluña a defender la Constitución en el contexto crítico del referéndum ilegal del 1-O. Pero también, porque el ministro del Interior se ha convertido en una pieza clave para el Gobierno de coalición en su relación con la izquierda abertzale. De hecho, el mismo día que el juez emitió la sentencia adelantada el martes en exclusiva por EL MUNDO Marlaska continuó impasible con su inmoral política de acercamiento al País Vasco de presos etarras con graves delitos de sangre. Ayer fue premiado ni más ni menos que Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote, el sanguinario asesino que disparó a bocajarro a Miguel Ángel Blanco y que participó en crímenes como los de Gregorio OrdóñezFernando Múgica o Manuel Zamarreño. Un ministro indigno.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class