Actualidad

Malestar en los empresarios por el cambio de prioridades

John Müller
John Müller

John MüllerABC

El virus que ha venido a añadir incertidumbre a la situación no es el SARS-Cov-2 sino el del poder, el del reparto del poder

El empresariado y el Ibex no son conceptos monolíticos. Siempre hay intereses plurales y disidencias. Pero, ayer, la mayoría estaban atónitos. Y 8 de cada 10, molestos con la incertidumbre que se ha apoderado de la política. Un cabreo sordo, hijo de la frustración que produce el cambio de prioridades, porque el virus que ha venido a añadir incertidumbre a la situación no es el SARS-Cov-2 sino el del poder, el del reparto del poder.

El malestar ya se arrastraba desde la semana pasada con la moción de censura en Murcia, de la que se responsabiliza a la Moncloa. Se la culpa de no haber frenado una jugada que hizo caer las fichas de dominó. Pero ayer la molestia subió

de grado con el coletazo madrileño que supuso que Pablo Iglesias deje el gobierno para competir con Isabel Ayuso en la capital.

Los empresarios tienen clara la estrategia de salida de la pandemia. «¡Vacunación, vacunación, vacunación!», dijo uno de ellos ayer. «Mira lo que está pasando con AstraZeneca (su vacuna fue suspendida hasta nuevo aviso ayer en España), los problemas que hay para conseguir vacunas, y nuestros políticos dedicados a ver quién ocupa más poder», comentaba otro. «¡Me han llamado empresarios europeos hoy, nos ven como unos marcianos por no concentrarnos en la pandemia!», decía uno de Bilbao.

En la CEOE escrutaban con atención los movimientos del Gobierno. Ellos son los que más relación han tenido con la actual ministra de Trabajo y futura vicepresidenta segunda Yolanda Díaz, con la que negocian a menudo. Pero toda la operación anunciada por Iglesias despertaba muchas incógnitas. ¿Y Sánchez renunciará a la prerrogativa del presidente de designar su gobierno y aceptará el diseño impuesto por Iglesias? Pues sí, Sánchez acató desde Francia sin rechistar y hasta dijo que la vicepresidencia segunda lleva la etiqueta de Podemos. ¿Y cómo se solucionará que Díaz pase por encima de la vicepresidenta tercera Nadia Calviño en el orden jerárquico dentro del gobierno, pero la dirección económica, en la que Trabajo está subordinada, siga en manos de ésta?

La decisión de Iglesias también ha avivado las especulaciones en torno a que la legislatura no llegue a su final o que Sánchez se convenza de que debe adelantar las elecciones si no quiere encontrarse más adelante a una derecha reloaded.

También hay inquietud con lo que pueda pasar con los fondos europeos y si se pueden ver afectados por los distintos movimientos. La inesperada decisión de Iglesias de competir en Madrid creó la sensación de que la situación es fluida y todo puede cambiar de un momento a otro.

Pero la queja más extendida es que falta un mando unificado que pugne por las vacunas, que presione a la Comisión Europea como hacen otros gobiernos que están probando vacunas de fuera de nuestra órbita, que imponga medidas comunes en el país que no generen asimetrías entre regiones provocando que la hostelería se hunda en una comunidad y medio sobreviva en otra. Un empresario contaba sus reuniones y parecía un chiste: «¿Y tú a qué hora tienes que volver a casa? A las diez y no puedo cenar fuera. Ah, entonces es que eres de Bilbao. ¿Y tú? Yo a las 11 y puedo beber y cenar en la terraza. Bien, eso es que eres de Madrid. ¿Y tú? Yo tengo que volver a las 6 y no puedo beber en ninguna parte. Ah, eso es que eres francés».

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class