Actualidad

Los europeos acorralan a Orban con insinuaciones para que Hungría deje la UE

Varios países le animan abiertamente a que elija entre cumplir los principios comunitarios u optar por abandonar cuanto antes la Unión Europea

Coincidiendo con la publicación en los principales periódicos de Europa de un manifiesto euroescéptico firmado por el presidente del Gobierno húngaro, Viktor Orban, y en el que evoca prácticamente los mismos argumentos que enarbolaban los partidarios del Brexit, el Consejo Europeo, que empezó ayer a mediodía en Bruselas se convirtió en un ataque de prácticamente toda la UE contra Orban. Este hasta ahora guantaba mal que bien el papel de socio díscolo, pero en su último desafío ha decidido aprobar una ley sobre la relación de la sociedad con la homosexualidad que ha sido considerada como inaceptable y discriminatoria.

Por primera vez desde el Brexit, un jefe de Gobierno como el primer ministro holandés Mark Rutte,

ha llegado a decir que Hungría «ya no tiene cabida en la Unión Europea», y en el interior de la sala del Consejo le preguntó a su colega húngaro Viktor Orban «por qué quieres seguir en la UE si no respetas sus normas». Hasta el habitualmente discreto, jefe del Gobierno portugués Antonio Costa le dijo que si solo quiere una relación económica con la Unión tal vez estaría más cómodo con fórmulas como la de Noruega o Suiza, en lugar de seguir siendo miembro de pleno derecho.

No es la primera vez que Orban lanza una campaña contra la UE o contra sus principales dirigentes. En este manifiesto público sostiene que debe eliminarse el lema de «una unión cada vez más estrecha» y limitar además la capacidad de gestión de la Comisión Europea.

Naturalmente, en el caso de la ley sobre el tratamiento de la información sobre homosexualidad, el primer ministro húngaro Viktor Orban dijo a su llegada que lejos de discriminar a los homosexuales, se considera «un defensor» de sus derechos y que la ley que ha causado semejante revuelo y que prohíbe hablar de temas relacionados con el entorno LGTBI en las escuelas y en determinados contextos de los medios de comunicación no es una norma contra los homosexuales «sino sobre la defensa de los derechos de los niños y los padres», y acusó a los que la critican de no haberla leído.

Orban no quería que se hablara de ello en la reunión, pero no pudo impedirlo porque otros 17 países habían llegado ya con ganas de reprocharle lo que consideran como una violación grave de los principios esenciales y valores en los que se funda la UE. Los mismos diecisiete países que la víspera habían enviado una carta a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para pedirle que tomara cartas en el asunto ante la ley húngara, ayer escribieron otra declaración conjunta en la que se dirigen a las principales instituciones europeas para afirmar que «con ocasión de la celebración del día internacional del Orgullo LGTBI y a la luz de las amenazas a los principios fundamentales y en especial al de no discriminación sobre la base de la orientación sexual, expresamos nuestro compromiso con nuestros valores fundamentales consagrados en el Artículo 2 del Tratado Fundamental de la UE». La carta, que tiene a España entre los firmantes, fue anunciada por el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, que es homosexual y aunque no menciona expresamente a Hungría hace una referencia al espíritu de la polémica norma diciendo que consideran que es necesario «asegurarnos que las futuras generaciones crecen en una atmósfera de igualdad y respeto».

No todos los jefes de Gobierno han sido tan expresamente críticos como Rute, que llegó a decir que «me avergüenzo cuando me siento a la mesa con él», y que su objetivo en esta cumbre era «poner de rodillas a Orban» en este tema de la polémica ley, pero en general el ambiente no fue muy cómodo en la sala de reuniones del Consejo en la cumbre que debía haberse consagrado a las relaciones con Rusia y Turquía. El belga Alexander de Croo le explicó a Orban con cierta sorna que «uno no elige ser homosexual, pero sí puede elegir ser homófobo».

Precedentes

La canciller Angela Merkel había dicho en el Parlamento en Berlin antes de viajar a Bruselas que en su opinión «esta ley está mal y es incompatible con mis ideas sobre política» porque «aunque se permiten las parejas homosexuales, si la información sobre ellas está restringida en otros lugares, entonces eso tiene que ver con la libertad de educación, así que eso es algo que rechazo políticamente».

El francés Emmanuel Macron consideró que están en juego los valores esenciales de la UE y que requieren «luchar contra la discriminación y mano dura contra a quienes atentan contra el estado de derecho» en referencia a la larga lista de abusos de los que se acusa al Gobierno de Orban y que están esperando que se confirme una respuesta legal por parte de la UE «Hace falta un debate entre los Estados miembros franco y firme y luego espero a que las instituciones europeas, en nombre de todos y en nombre de nuestros principios, pongan en marcha los procedimientos necesarios» porque la ley húngara «tal como está puesta sobre la mesa, no me parece conforme con nuestros valores».

La idea de los líderes europeos era la de lograr que Orban retire esta ley y le dé una orientación diferente a esta cuestión, pero las consecuencias políticas de esta cumbre pueden ser muy diferentes, teniendo en cuenta la personalidad del primer ministro húngaro que acepta mal sentirse acorralado. Ayer apenas mantuvo el apoyo de los países del grupo de Visegrado (Polonia, República Checa y Eslovaquia), sus aliados tradicionales.

Una fuente diplomática austriaca, conocedora de la dependencia de Hungría de los fondos europeos, daba por hecho que la sangre no llegará al río y que serán capaces de encontrar una fórmula para evitar la ruptura. Sin embargo, las elecciones del año que viene pueden ser un punto determinante en la situación política en ese país . Hungría lleva años en una espiral de tensiones con la UE, el partido de Orban, Fidesz, ha sido expulsado del grupo popular y la Comisión y el Parlamento han puesto en marcha dos procedimientos de infracción.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class