Actualidad

Los españoles vuelven a ser el motor del turismo este verano ante las restricciones de otros países

Los turistas nacionales ya gastan un 4% más que en 2019 y los extranjeros un 40% menos, según BBVA Research

Las reticencias a desplazarse fuera de España provocan que entre el 80 y el 90% de los viajeros sean domésticos

El sector turístico ha puesto ‘toda la carne en el asador’ en los meses de verano después de un inicio de año «desastroso». Como ocurriera el ejercicio pasado, los turistas nacionales vuelven a ser el motor del sector durante los meses estivales, aunque no llegarán a compensar la falta de ingresos procedentes de los extranjeros, todavía bajos por las restricciones impuestas en terceros países. El objetivo es superar los pésimos datos del verano de 2020. «Están en juego 40.000 millones de euros de ingresos turísticos», apuntó José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, la Alianza para la Excelencia Turística. Esa fue la cifra obtenida entre junio y octubre de 2019.

Las previsiones apuntan a que la actividad turística crecerá este año un 53% respecto a 2020, aunque todavía será un 47% inferior a 2019. En sí, la recuperación total no se espera hasta al menos el verano de 2022. Pese a la lejanía, hay indicadores que ya van recuperándose. Según BBVA Research, los turistas nacionales ya gastan más que en 2019. En concreto, la última semana de junio gastaron un 4% más que en la misma fecha de 2019. Por contra, el gasto extranjero a final de junio era un 40% menor a los niveles prepandemia y provoca que el gasto total sea un 20% inferior.

El final del estado de alarma impulsó este crecimiento del gasto turístico nacional y se espera que este continúe creciendo. «Mucha gente de ingresos medios y alto dedican un porcentaje alto al ocio y a los viajes. Han ahorrado muchos recursos y están empezando a gastar. Va a ser un verano récord de gasto de turistas nacionales», apunta el economista jefe para España y Portugal de BBVA Research, Miguel Cardoso.

La importancia del turismo nacional tiene dos causas. La primera, las recomendaciones de terceros países de no viajar a España. Y la segunda, las reticencias de los propios españoles a viajar fuera. Esto está provocando que entre el 80 y el 90% de los viajeros en nuestro país sean nacionales. Así lo confirman las empresas consultadas por este periódico, que también afirman que las perspectivas son más positivas que hace un año.

La directora del hotel Principal de Gandía (Valencia), Amparo Benavent, comentó a este diario que estos meses «están siendo mucho mejores que el año pasado; prueba de ello es que en junio de 2020 estuvimos cerrados y este año abrimos ya en mayo». Añadió que siguen recibiendo reservas y que la mayoría de los clientes son nacionales. En parecidos términos se expresó un empleado del apartahotel Myramar, en Fuengirola (Málaga). «Las reservas van bien, sobre todo de nacionales; han aumentado un 70% los fines de semana respecto al verano pasado y un 30% durante la semana».

Desde el hotel Jardín, en Oropesa del Mar (Castellón), dicen que este verano «es mucho mejor que el pasado, con más reservas para agosto», con un 90% de turistas nacionales. Lo mismo opina un encargado del hotel Capitol Boutique, en Santiago de Compostela. Confirma a ABC que «este mes está siendo mejor que el del año pasado y que el 80% de los clientes son nacionales». También advirtió sobre las posibles repercusiones que podrían tener los rebrotes y que las recomendaciones de algunos países de no viajar a España se tradujeran en prohibiciones.

Otro dato es que las reservas para julio y agosto en Paradores se sitúan en el 65,32%, ocho puntos porcentuales por encima de las que había en estas fechas en 2020 y 2019. En concreto, la media de reservas para ambos meses fue del 56,98% y del 57,09% en esos años, respectivamente. Por otro lado, las cifras de ocupación real en julio y agosto alcanzaron, finalmente, una media de 77,15% en 2020 y de 79,20% en 2019, año que batió todos los registros históricos. Según Paradores, estos porcentajes están previstos que se alcancen también en 2021, siempre que la situación de la pandemia permita que el verano se desarrolle con cierta normalidad.

Carburantes

Otro indicador que confirma el crecimiento del turismo nacional es el alza de más de un 22% del consumo de gasolinas y gasóleos de automoción en lo que llevamos de julio respecto al mismo mes del año pasado. En junio ya había subido casi un 19%, según datos del sector. Asimismo, ha aumentado la demanda de queroseno de aviación debido, sobre todo, a los viajes nacionales por turismo y negocios. Este mes multiplica por seis su consumo respecto a julio de 2020, aunque sigue siendo un 50% inferior al de 2019.

La mejoría del turismo con respecto al año pasado y las mejores previsiones una vez que la vacunación siga acelerando provocarán un rebrote de la actividad empresarial. Esto permitirá a las compañías del sector sacar a varios miles de trabajadores que continúan en un ERTE. Hay que recordar que en términos de empleo, el turismo ha sido el sector más damnificado de la economía española. Desde que acabara el estado de alarma el 9 de mayo, el turismo ha acelerado su vuelta a la actividad. Así, la Seguridad Social registró al cierre de ese mes 447.800 personas protegidas por un ERTE. De ellas, las actividades de servicios de comidas y bebidas (114.174 trabajadores) y servicios de alojamiento (78.789) concentran el 43,1% del total de trabajadores en esta situación. Son 51.342 trabajadores menos que en mayo (-21%). También descienden los empleados afectados en el resto de sectores relacionados con el turismo, como el de agencias de viajes y operadores turísticos (que pasó de tener el 57,88% de afiliados en un ERTE al 47,99%) y transporte aéreo (del 39,44% al 34,57%).

Incertidumbre

Todas las ramas turísticas señalan que la incertidumbre generada dificulta que esta temporada veraniega vengan los turistas extranjeros que se esperaban hace unos meses. La tardanza del Reino Unido en relajar restricciones y las nuevas recomendaciones de Alemania y Francia de no viajar a España complican la situación, aunque sí se están mejorando, como se esperaba, los malos datos de 2020.

Jorge Marichal, presidente de la patronal hotelera Cehat, comenta que «no va a ser un verano fácil. Esta situación nos va a llevar hasta muy adelantado el verano». Afirmó a ABC que «no vemos una cancelación acentuada de las reservas, pero sí una ralentización de las mismas». Dijo que este verano «no podemos hablar de millones de turistas, sino de solucionar los problemas que se presentan cada minuto».

En el caso de las aerolíneas, el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) españolas, Javier Gándara, declaró a ABC que mantienen las previsiones de que este verano se realicen el 58% de las operaciones que se llevaron a cabo en 2019 con, además, una menor ocupación por avión. Afirmó que «es difícil prever» qué va a suceder este verano tras las noticias procedentes del Reino Unido, Francia y Alemania. Y pone el ejemplo de Portugal, «que pasó de ser el único destino verde de la UE hace unas semanas y recibir a miles de turistas británicos a volver a la situación del semáforo rojo».

Apuntó que «hasta hoy habían aumentado los vuelos domésticos y, a partir de ahora, se incrementarán los procedentes del Reino Unido». De hecho se prevé que hasta unos 850.000 británicos puedan llegar a España en la segunda quincena de julio y en el mes de agosto. Gándara también matiza que hay destinos, como Baleares, que alcanzarán el 90% de las operaciones realizadas en 2019, aunque el 85% de ellas responden a vuelos domésticos.

El presidente de ALA cree que el Gobierno ha hecho muy bien los deberes con la digitalización del certificado Covid, pero pide a la Administración un acuerdo bilateral con el Reino Unido para integrar su certificado NHS con el europeo, «lo que facilitaría los controles en los aeropuertos».

«Queremos viajar»

En el caso de las agencias de viajes, Mercedes Tejero, gerente de la patronal CEAV, apuntó que las reservas de turistas españoles que saldrán del país serán el 40% de las registradas en 2019, el último ejercicio considerado como normal. No hay que olvidar que 2020 acabó con un descenso del 90% respecto al año anterior. «El turismo es muy sensible» a noticias como los rebrotes y las recientes recomendaciones de Francia de no viajar a España y Portugal .

Tejero subrayó a ABC que «los españoles quieren viajar», sobre todo a destinos de proximidad tanto en nuestro país como a la UE, y «aunque la vacunación va muy rápido, se está planificando tarde». Afirma que las agencias de viaje están recibiendo muchas peticiones de información y se realizan reservas que no conlleven gastos de cancelación «porque sigue habiendo miedo».

Pese a la incertidumbre generada por los tres principales emisores de turistas, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo prevé la llegada de 16,9 millones de turistas extranjeros entre junio y septiembre, el 45% de los que vinieron en 2019, pero el triple de la registrada en 2020. Desde la Secretaría de Estado de Turismo afirmaron que la declaración de Alemania de calificar toda España como zona de riesgo «no tiene consecuencias prácticas, ya que ahora, como antes, para entrar en aquel país es necesario presentar un test negativo o certificado de vacunación o de recuperación».

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class