Actualidad

La pandemia dispara los hogares vulnerables a niveles de la crisis de 2008

El 7 por ciento de las familias sufrieron carencia material severa en 2020, la peor cifra desde 2013, según el INE

Una de cada diez no pudieron hacer frente a los gastos de la vivienda o poner la calefacción en invierno

El Instituto Nacional de Estadística (INE) atisbó ayer los primeros efectos de la pandemia sobre las condiciones de vida de las familias españolas. Durante 2020, el número de hogares que sufrieron carencia material severa se dispararon prácticamente hasta los mismos niveles que los peores años de la recesión económica. En el año de la irrupción del SARS-CoV-2, las familias con privaciones graves pasaron del 4,7 al 7%. «Es un dato muy preocupante y apunta a que el año que viene puede ir a peor porque la gente que ya estaba mal antes del Covid ahora está muy mal y además ha aumentado el número de personas en esa situación», señaló a ABC Carlos Susias, presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN-ES).

Las dificultades que afectaron a un mayor número de hogares durante 2020 fueron el impago de los gastos relacionados con la vivienda (pasó del 8,3 de 2019 al 13,5%), no poder mantener la casa a una temperatura adecuada (del 7,6 al 10,9%) o no poder permitirse una comida de carne, pescado o pollo al menos cada dos días (del 3,8 al 5,4%). «Tras 15 meses de pandemia, la crisis sanitaria se ha convertido en una crisis económica y social que ha golpeado con más fuerza a las personas más vulnerables. La pobreza aumenta especialmente en los hogares donde hay niños, de tal forma que el 81% de las familias numerosas ya está en situación de pobreza», alerta a ABC Thomas Ubrich, sociólogo del equipo de estudios de Cáritas Española.

La situación del resto de los hogares también se resintió durante el primer año del Covid-19. Las familias con dificultades para llegar a fin de mes aumentaron un 2,2% y ya suponen una de cada diez, mientras que el 35% no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos ni tampoco pueden irse de vacaciones fuera de casa. Aunque el 41% de los hogares consiguió ahorrar algo de dinero a fin de mes durante 2020 solo uno de cada cinco (19,6%) podía mantener su nivel de vida más de doce meses sin recibir ingresos.

A peor

Las cifras publicadas por el INE arrojaron ayer otro dato preocupante. Después de tres años consecutivos de leve caída, el porcentaje de población en riesgo de exclusión volvió a subir en 2019 y ya afecta al 21% de la población. Esto quiere decir que uno de cada cinco hogares vive con menos de 1.684 euros al mes en el caso de un matrimonio con dos niños o de 802 euros para los hogares de una persona.

El dato es especialmente llamativo, ya que si bien la encuesta fue realizada en el último cuatrimestre de 2020, los ingresos económicos de los hogares tomados por el INE para estimar la tasa de pobreza fue el correspondiente a 2019, es decir, antes de la irrupción del SARS-CoV-2. Pese a ello, la tasa de exclusión creció en tres décimas con respecto al año anterior.

«Estos datos concretos no reflejan todavía la realidad del primer año de pandemia. Sin embargo, nos muestran que las situaciones de pobreza ya estaban en proceso de empeoramiento en el periodo previo a la crisis sanitaria», explica Ubrich.

El porcentaje de personas afectadas por el riesgo de pobreza aumenta si se toma en cuenta el indicador Arope (At Risk of Powerty or Social Exclusion), el baremo que utiliza la Unión Europea (UE) y que sirve para medir la pobreza relativa. Según esta forma de medición, el riesgo de exclusión se extendió en 2019 al 26,4% de la población. La tasa afecta a un mayor número de españoles porque este indicador tiene en cuenta, además de la renta, otras variables, como los niveles de empleo de los distintos miembros de la familia o la capacidad de los hogares para afrontar determinados gastos, como el alquiler o la calefacción.

Mayores de 65 más pobres

Por grupo de edad, la tasa Arope subió en todos los tramos, pero sobre todo entre los mayores de 65 años (4,8 puntos) al pasar en un año del 15,7 al 20,5%. Ubrich achaca esta subida a que «la renta disponible de los hogares en el conjunto del país ha ido aumentando pero las pensiones de las personas mayores se han mantenido estables, es decir, que sus ingresos siguen siendo prácticamente los mismos con el paso de los años perdiendo poder adquisitivo de forma relativa».

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class