Actualidad

La escolta de Irene Montero: “Hice de chófer de la niñera y de familiares”

LA RAZÓN accede a la demanda que interpuso Elena González en agosto de 2019 tras ser despedida de Podemos

Elena González, la ex trabajadora de Podemos que ejerció de escolta de la ministra Irene Montero, aseguró en una demanda que presentó el 16 de agosto de 2019 por despido improcedente que la titular del Ministerio de Igualdad la obligaba a “hacer de chófer de la empleada doméstica y de la niñera”, pero también de “familiares” e “invitados”, según consta en el escrito que dirigió al Juzgado de lo Social número 3 de Madrid tras ser despedida de la formación morada.

LA RAZÓN ha tenido acceso a este documento en el que la ex trabajadora de Podemos denunció que Montero le ordenó que le comprara y le llevara “la cena después del horario de trabajo establecido”, al mismo tiempo que también debía adquirir la “comida de los perros”.

En la demanda, Elena González relata que la ministra Montero le exigía que adelantara su jornada laboral para encender la calefacción en el coche antes de que ella entrara, y “el coche estuviera caliente”. También debía realizar, según la demanda, tareas “de gestión de obras en una de sus propiedades”, y “mantenimiento en propiedades y vehículos privados”.

Compras personales

Asimismo, la escolta relató que la dirigente de Podemos le obligaba, tal y como adelantó “OKDiario”, “a hacer compras personales, como productos de parafarmacia y droguería para bebés, de determinadas marcas y en determinados establecimientos”, pero también “compras de alimentación en supermercados”, concluye la demandante, que completa que en un principio, tras ser contratada por Podemos, realizaba “en exclusiva” labores de “escolta personal” de Pablo Iglesias, “incluyendo viajes, pernoctas y cualquier tipo de desplazamiento”. Pero a partir del 26 de septiembre de 2017 comenzó a realizar esas mismas funciones para Irene Montero, quien según destaca la trataba como si fuera una “asistente personal”.

Dichas tareas se ordenaron, prosigue la demanda, “no sólo en horario de turno asignado (por encima de jornada legal de manera habitual), sino en repetidas ocasiones fuera del horario y turno asignado”, dice el documento, que finaliza: “Estas circunstancias llegaron a suponer situaciones en las que, además de por razones profesionales, también por cuestiones personales, se impidió el descanso obligatorio entre jornada y jornada a la trabajadora, durmiendo cuatro horas, para hacer viajes de larga distancia conduciendo”.

La negativa a acatar esas órdenes, que a juicio de la escolta “no respetaban los derechos y límites de una relación laboral”, fue “el verdadero motivo por el que se dio la orden de que fuera apartada de sus funciones, no sólo con Irene Montero, sino también con Pablo Iglesias”, concluye la demanda de Elena González.

Acuerdo con Podemos

Según informó el diario “El Confidencial”, Podemos llegó a un acuerdo con la escolta pocos días después de que Montero fuera nombrada ministra, por lo que el caso no llegó a juicio, Las fuentes consultadas por LA RAZÓN aseguran que estos acuerdos siempre incluyen una cláusula de confidencialidad.

El titular del Juzgado número 46 de Madrid, José María Escribano, ha citado a declarar como imputada a una asesora de Irene Montero en la investigación por administración desleal en la que intenta esclarecer si Teresa Arévalo, que deberá comparecer el próximo 14 de julio ante el juez, hizo de niñera al cuidado de los hijos de la ministra y del líder de Podemos Pablo Iglesias a cargo de fondos públicos o del partido morado.

También ha llamado a declarar, en este caso como testigo, a la que fuera escolta de la titular del Ministerio de Igualdad. Y lo ha hecho después de que la ex responsable de Cumplimiento Normativo Mónica Carmona denunciara en un escrito dirigido al juez de Madrid que investiga el “caso Neurona”, Juan José Escalonilla, que fue destituida “tras enviar el 25 de noviembre de 2019 un correo a la gerente de Podemos, Rocío Val, y al responsable de Seguridad de Podemos Víctor Martins, solicitando información completa sobre la contratación de esta trabajadora”, en referencia a Elena González.

Dos nuevos testigos

El juez José María Escribano también ha llamado a declarar como testigos a Rocío Val y a Víctor Martins, que deberán aclarar si tenían conocimiento del aviso dado por Mónica Carmona, que hace un mes fue restituida en su cargo de abogada de Podemos tras una decisión judicial.

El “caso Niñera” se instruye de forma separada al de “Neurona” después de que el juez Escalonilla decidiera inhibirse del mismo. Dos jueces investigan otros dos caso. El primero sobre el supuesto cobro de las costas procesales por parte de Iglesias, y el segundo sobre una donación efectuada por Podemos al proyecto Escuela Popular Paulo Freire a través de la Fundación 25-M, ahora dirigida por Juan Carlos Monedero.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class