Lo cierto es que PP y Cs podrían votar a favor de la proposición de Vox. De hecho, ambos partidos añadirán una enmienda conjunta: en lugar de la referencia al Parlamento Europeo, deberá decir que la retirada de estos homenajes se debe producir en cumplimiento de la ley 52/2007. Es decir, la ley de memoria histórica, que, una vez más, tendrá en Madrid una nueva –y seguro que no última– batalla.