Actualidad

España y Grecia, los dos estados de la UE que más aumentaron su deuda pública en 2020

Spread the love

Nuestro país fue el campeón europeo en déficit, con el 11% del PIB

España volvió a recuperar en 2020 la corona del Estado de la UE con un mayor déficit público, algo que no ocurría desde 2017. Con los datos validados por Eurostat, nuestro país cerró el año pasado con un desequilibrio del 11% del Producto Interior Bruto (PIB), muy superior al 6,9% que de media alcanzaron los países de la UE.

Para comparar, España recabó más del doble de déficit que Alemania (-4,2%), casi duplicó a Portugal (-5,7%) y superó ampliamente a Francia (-9,2%), Italia (-9,5%) y Grecia (-9,7%). En cuanto a la deuda pública, nuestro país acabó el año pasado con un 120% del PIB y pasó del sexto país europeo con mayor pasivo público en 2019 a convertirse en el

cuarto, tras Grecia (205,6% del PIB), Italia (155,8%) y Portugal (133,6%), superando así a Francia (115,7%) y Bélgica (114,1%). Porque España fue el segundo estado que más elevó el peso de su pasivo el año pasado, con 24,5 puntos de PIB más que en 2019, solo superado por Grecia (25,1 puntos). Un incremento que también se explica por el hecho de que nuestro país fue el que tuvo una mayor recesión (un 10,8% de caída del PIB), lo que eleva la ratio de deuda.

Una senda que no tiene visos de mejorar a corto plazo. La deuda pública siguió expandiéndose en los primeros compases del año y en febrero aumentó en 18.601 millones de euros, hasta los 1.366.970 millones, según los datos publicados ayer por el Banco de España. Ello supone que el pasivo ya está en el entorno del 122% del PIB, en el 121,9% concretamente si se toman los datos de contabilidad nacional de cierre de 2020. Teniendo en cuenta que tanto el Gobierno como la plana mayor de organismos dan por hecho que en el primer trimestre de 2021 se produjo una contracción de la economía, el peso relativo presumiblemente será mayor. Se trata de la mayor ratio desde 1902, cuando marcó un 123,6% del PIB, según la base de datos del FMI.

De esta forma, mientras la economía adelgazaba, la deuda pública continuó aumentando en 21.400 millones de euros en los dos primeros meses del año. Frente a febrero de 2020, justo antes de que estallara la pandemia, el pasivo ha crecido en 165.256 millones de euros en un solo año. Se trata del mayor incremento interanual desde mayo de 2013.

La mayor parte lo acumula el Estado. De los 1.366.970 millones, la mayor parte depende de la Administración Central, que mediante transferencias ha hecho propio parte del desequilibrio de las comunidades autónomas y de la Seguridad Social. Por subsectores, las comunidades alcanzaron los 302.892 millones, una reducción del 0,2% frente al cierre de 2020 y 4.780 millones más que hace un año. La Seguridad Social, sin embargo, ha aumentado su deuda en cerca de 30.000 millones de euros en un solo año, hasta los 85.353 millones de euros, un pasivo contraído íntegramente con el Estado. Las corporaciones locales, por su parte, bajaron en 764 millones su deuda hasta los 22.236 millones.

Realmente, las -suspensas- reglas del Pacto de Estabilidad parece que tardarán en volver a cumplirse, si es que vuelven: solo Dinamarca tuvo un desequilibrio menor al límite del 3% del PIB. Trece países tuvieron una deuda inferior al 60%, entre los que no se encontraba Alemania (un 69,5%). De media, la UE aumentó su deuda pública en 13,2 puntos hasta el 90,7% del PIB, algo menos de la mitad del aumento que se produjo en España. En la Eurozona el incremento fue mayor, de 14,1 puntos, hasta el 98%. La epidemia deja otro fenómeno: el gasto público en Europa supone ya más de la mitad del PIB continental, un 53,4% en concreto. En España alcanzó el 52,3%.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class