Actualidad

España comprará al menos 12 unidades del futuro dron de combate europeo

Benjamín Carrasco

El “Euromale”, que no llegará hasta 2029, podrá portar misiles, una capacidad de la que carecen las Fuerzas Armadas

Los drones son desde hace años una realidad en las Fuerzas Armadas de todo el mundo. Este tipo de sistemas se utilizan ya con frecuencia un amplio abanico de misiones desde la vigilancia de convoyes y rutas marítimas hasta el ataque a objetivos, pasando por el espionaje. Su empleo crece y crece, a medida que también evoluciona la compleja tecnología que incorporan, y nadie duda de que tendrá un papel cada vez más relevante en los conflictos futuros.

España, consciente de ello, no quiere quedarse atrás y apuesta por aumentar sus capacidades en este ámbito. Para ello, el Ministerio de Defensa formalizará en la primera mitad del próximo año, si no hay contratiempos, la adquisición de un lote inicial de 12 unidades (con opción a seis más) del conocido como “Euromale”, un enorme avión no tripulado de última generación, diseñado por un consorcio de empresas europeas, con 26 metros de envergadura, 16 metros de longitud y seis metros de altura. Estas dimensiones, para hacerse una idea, superan en envergadura alar a la de los actuales cazas de combate Eurofighter y F-18 en servicio en el Ejército del Aire español juntos.

La solicitud ya ha sido cursada. En concreto, España encargará para empezar cuatro sistemas, con opción a dos más. Cada uno de esos sistemas está compuesto por tres drones y dos estaciones de control en tierra (GCS, por sus siglas en inglés). Desde estas estaciones, los pilotos dirigen los movimientos del dron y supervisión el correcto funcionamiento de los sensores y las cámaras que incorpora durante la misión. En total, el pedido final podría ascender a seis sistemas, es decir, 18 aviones no tripulados. El sistema incluye además un paquete de repuestos y equipos de apoyo en tierra.

España, Francia, Alemania e Italia

En la fase de diseño y desarrollo del “Euromale” han trabajado durante los últimos cuatro años un grupo de compañías encabezado por el gigante aeroespacial europeo Airbus Defense and Space, en el que también están la italiana Leonardo y la francesa Dassault. El programa está financiado por España, Francia, Alemania e Italia, que comenzarán a operar este nuevo dron a final de la década que viene.

Los países socios y la industria alcanzaron a finales de noviembre un acuerdo clave, después de meses de intensas negociaciones, que recoge el precio final del avión no tripulado -todavía no es público-, define sus capacidades y fija los términos del futuro contrato de producción que deberá firmarse en los primeros meses de 2021. En total, los cuatro países comprarán en un principio 20 sistemas, que serán fabricados a lo largo de 13 años. El calendario actual establece que el primer vuelo será en 2025 y la entrega de los primeros aparatos de serie tendrá lugar en 2028. Todo el programa está gestionado a través de la Organización Conjunta de Cooperación en materia de Armamento (Occar).

Los primeros llegarán a España en 2029

España participa en este programa con un 23%. El Ministerio de Defensa ha invertido durante la etapa de diseño más de 19 millones de euros (19.291.00 euros, exactamente) y, según las estimaciones actuales, los Euromale españoles iniciarán los vuelos en el Ejército del Aire en 2029. “El contrato se espera firma en el primer semestre del año que viene, si se acaban los procesos de staffing de las naciones”, apuntan desde el departamento que dirige Margarita Robles.

El “Euromale” es en el argot militar un sistema aéreo remotamente pilotado de media altitud y gran autonomía, conocido por las siglas RPAS MALE. La aeronave, con un peso máximo al despegue de 11 toneladas, contará con dos potentes motores turbohélice que permitirán alcanzar los 270 nudos y llegar a un techo de vuelo de 46.000 pies, ligeramente superior al de los aviones comerciales. Pero el dato quizás más importante es la capacidad de carga. Podrá portar hasta 2.300 kg de armamento, sensores, cámaras y otros equipos con los que llevar a cabo las misiones.

El dron, además, podrá operar en condiciones meteorológicas adversas y, según destaca Defensa, “contará con soberanía técnica y operativa para los países participantes con control absoluto en la arquitectura y diseño, así como con un certificado de tipo basado en los últimos y más estrictos estándares militares (Stanag 4671 versión 3)”.

Diseñado para portar armamento

Respecto a las misiones, este avión tripulado está diseñado para intervenir principalmente operaciones de inteligencia, vigilancia, adquisición de objetivo y reconocimiento. El término Istar agrupa todas estas misiones. El “Euromale” podrá despegar de su base y en pleno vuelo sobre una determinada área de interés detectar, reconocer, distinguir, localizar, rastrear e identificar varios tipos y clases de objetivos, como, por ejemplo, personas, vehículos, infraestructuras o posibles objetos ocultos. Este tipo de misiones, subraya Defensa, tienen como objetivo apoyar a los cuarteles generales a nivel operativo y táctico, y dar además un apoyo directo de fuerzas terrestres.

Pero hay más. El futuro RPAS MALE también portará misiles. España no cuenta en la actualidad con esta capacidad en ninguno de sus drones en servicio, aunque están en marcha varios estudios para dotar a sistemas remotamente tripulados de armamento. En la configuración Istar armado, el dron podrá realizar misiones de protección de la fuerza o escolta de convoyes, colaborar en operaciones de rescate de personal o proporcionar apoyo aéreo cercano.

Este dron, en definitiva, incrementará de forma notable la capacidad de las Fuerzas Armadas para recabar información y para vigilar e intervenir áreas especialmente sensibles para la defensa nacional. En plano industrial, la gran ventaja es el diseño y fabricación europea garantizará plena soberanía sobre todos los componentes del sistema. Eso sí, todavía habrá que esperar algunos años para que el “Euromale” sobrevuele España.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class