Actualidad

El uso de ‘nazismo’ y ‘Holocausto’ en la campaña electoral: lo que piensa la comunidad judía

Spread the love

Las últimas declaraciones de Pablo Iglesias banalizan el genocidio, según asociaciones hebreas

La hoja de ruta de la campaña electoral ha dado un vuelco. Primero, con el descenso de Pablo Iglesias desde la vicepresidencia a la candidatura madrileña de Unidas Podemos. Isabel Díaz Ayuso cambió entonces su «socialismo o libertad» por «comunismo o libertad». El pasado fin de semana, el PSOE hizo lo propio con su rostro «soso, serio y formal». El lema que abandera Ángel Gabilondo ya no es tanto «gobernar en serio». «No es solo Madrid. Es democracia». El tridente de izquierdas (PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos) se alía para enfrentar el «fascismo» de la extrema derecha, una palabra recurrente en los mítines. Términos grandilocuentes y amenazantes que escalan, hasta rozar el mayor genocidio de la historia reciente: el

 Holocausto.

Domingo. Dos días después de que Pablo Iglesias (junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez Villalba) recibiera en su domicilio una carta con cuatro balas. Cinco días después de que el cartel electoral de Vox de la abuela y el mena (menor extranjero no acompañado) desatara la polémica. Mitin en Villalba. El número uno de la formación morada toma la palabra: «Ayer volvían a copiar un cartel de la Alemania nazi, los carteles de la Alemania nazi representaban a los judíos como ratas. Es lo mismo que hacen conmigo, la deshumanización. A una rata se la puede pisotear, se le puede pegar un tiro en la cabeza, no caigáis en ninguna provocación, es lo que están buscando». Sus declaraciones han levantado ampollas.

En la región viven alrededor de 12.000 judíos, la comunidad más numerosa de España. «Pablo Iglesias se compara con una víctima judía del nazismo. Está denigrando un suceso histórico único, el genocidio industrial de un pueblo histórico», critica el presidente de ACOM (Acción y Comunicación sobre Oriente Medio), Ángel Mas. Esta asociación proisraelí difundió hace unos días un vídeo alertando de su «preocupación» de cara al 4-M. Según ellos, Unidas Podemos y Más Madrid tienen «posturas abiertamente hostiles contra los judíos de Madrid». Mas no se detiene en el último discurso de Pablo Iglesias, sino en el «historial» de sendas formaciones.

En 2015, Unidas Podemos promovió en 78 ayuntamientos españoles la declaración de Espacios Libres de Apartheid Israelí (ELAI), una propuesta de boicot al Estado de Israel ante la espiral de violencia en Palestina. El comercio, la cultura y el deporte israelíes se vetaron. ACOM denunció y 78 sentencias judiciales tumbaron los ELAI. El 30 de julio de 2014, Mónica García, ahora candidata de Más Madrid a la presidencia regional, tuiteó: «Los que justifican a Israel son, sencillamente, unos malnacidos». En los últimos años, Iglesias también ha marcado una línea roja con Israel, un «Estado criminal», por su «política de apartheid», «su influencia en la política exterior norteamericana».

Sin embargo, ¿se trata de antisemitismo o antisionismo, la oposición a la doctrina que defiende la creación y mantemiento de una nación judía? Mas responde con otra pregunta: «¿Qué es el antisionismo sino un eufemismo moderno para esconder todos los prejuicios que todos los antisemitas han utilizado? Las mismas caricaturas, los mismos epítetos, los mismos clichés… No se aplica al individuo, sino al único Estado judío, donde viven la mitad de los judíos del mundo».

Frivolizar una masacre

Los señalados se defienden. «No hemos utilizado el adjetivo ‘nazi’ para la extrema derecha porque es una forma de frivolizar, igual con el antisemitismo, es un insulto bastante serio», opina el diputado y candidato de Más Madrid Hugo Martínez. Entre las filas del partido está Jazmín Beirak, diputada judía que entró en la Asamblea de Madrid bajo el paraguas de Podemos en las elecciones autonómicas de 2015. Y la medida 597 del partido propone recursos para el «Observatorio de la Comunidad de Madrid contra el racismo y la intolerancia, velando con especial atención contra el antisemitismo». Este diario ha intentado contactar con Unidas Podemos, sin recibir respuestas.

El choque entre polos opuestos es el denominador común de esta campaña electoral. Comunismo. Fascismo. Democracia. Nazismo. «No es solo por Pablo Iglesias, es por todos. Hay muchos políticos que utilizan el Holocausto y no nos parece bien su banalización», zanjan desde la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE). Aún quedan cinco días de calificativos y discursos altisonantes.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class